Menú

Subir el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Madrid saquearía más de 100.000 herencias al año

En 2019 fueron 123.300 madrileños los que se beneficiaron de las bonificaciones en Sucesiones y Donaciones. La armonización podría acabar con ellas.

0
En 2019 fueron 123.300 madrileños los que se beneficiaron de las bonificaciones en Sucesiones y Donaciones. La armonización podría acabar con ellas.
La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ayer miércoles | Europa Press

Subir el Impuesto de Patrimonio, una reforma fiscal, 2.339 millones en inversiones y transferencias, gestionar el Ingreso Mínimo Vital… Sánchez ha sellado un pacto con ERC para aprobar los Presupuestos de 2021 a cambio de más de una decena de concesiones económicas. Una de ellas es la armonización del Impuesto de Patrimonio, que es un tributo autonómico y que, actualmente, Madrid tiene bonificado al 100%. Desde el año 2008, este impuesto no existe en la región de Ayuso. Es un impuesto tan obsoleto que tampoco tiene ningún país de la UE, pero el PSOE y ERC se han propuesto obligar a Madrid a recuperarlo.

"Dumping fiscal" o "paraíso fiscal de facto" han sido los calificativos con los que el portavoz de los independentistas, Gabriel Rufián, se ha dirigido esta semana a Madrid. Por otro lado, Pedro Sánchez le mandó ayer miércoles un mensaje a Ayuso advirtiendo de que el Gobierno está preparando "la armonización fiscal de determinados impuestos". El de Patrimonio ya está puesto por escrito, pero en la Comunidad de Madrid están convencidos de que el verdadero objeto de deseo de los socialistas es el Impuesto de Sucesiones.

Así lo advirtió el consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, el pasado viernes. Tras el incremento "forzoso" de Patrimonio que planeaban el Gobierno y ERC, vendría Sucesiones. "El impuesto a las herencias es el objetivo real de los socialistas", alertó Fernández-Lasquetty, que insistió en que el Ejecutivo de Sánchez está usando a los independentistas con el propósito de poder hacer caja con el legado de los fallecidos en la región.

El aviso del consejero no es infundado. Los socialistas y, sobre todo, la propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, llevan años amenazando con subir Sucesiones en Madrid. Hasta a principios de año Montero habló de "armonizar" esta figura, un eufemismo que no significa otra cosa que subir la fiscalidad de manera obligatoria en las regiones con impuestos bajos.

Las asociaciones de contribuyentes, como STOP Sucesiones o la Federación Nacional Contra el Impuesto de Sucesiones, también vienen advirtiendo sistemáticamente de las intenciones de Montero. De hecho, cuando Pedro Sánchez llegó al poder, se dispararon las consultas en los despachos de abogados por parte de contribuyentes que querían saber si era mejor donar en vida para salvaguardar sus herencias del posible sablazo.

Parece más que lógico que si el Gobierno pretende llevar a cabo una "armonización de impuestos" —en plural— tendrá que poner en la diana a algún otro que no sea Patrimonio. Y el Impuesto de Sucesiones y Donaciones es uno de los más jugosos para las arcas del Estado.

¿Cuántas herencias hay en Madrid?

En el caso de Madrid, son más de 100.000 contribuyentes al año los que se benefician de las bonificaciones de Sucesiones y Donaciones en la región cuando un familiar fallece o les dona sus bienes en vida. Si el Gobierno decidiera subir la fiscalidad de este impuesto, estableciendo, por ejemplo, un tipo mínimo, una gran mayoría de los futuros herederos verían incrementados los impuestos. Según los datos de la Consejería de Hacienda facilitados a Libre Mercado, estas son las personas que pudieron acogerse en años anteriores a los beneficios fiscales:

  • 2019: 80.300 en Sucesiones y 43.000 en Donaciones.
  • 2018: 74.603 en Sucesiones y 46.067 en Donaciones.
  • 2017: 67.879 en Sucesiones y 42.230 en Donaciones.

Las cifras bailan, sobre todo, dependiendo del número de fallecidos de ese año y del grado de parentesco que tengan con el heredero. Por ejemplo, los miembros del Grupo IV, que son los familiares con grados más distantes o los llamados herederos extraños, no tienen derecho a ninguna bonificación en ninguna Comunidad Autónoma y no aparecen aquí. Desgraciadamente, en 2020, debido los estragos del coronavirus, las cifras serán mayores.

Aunque Madrid fue la precursora en darle un respiro a los herederos y bonificar casi la totalidad del Impuesto de Sucesiones para los familiares más directos, su armonización no solo afectaría a la región de Ayuso. En los últimos años, muchas regiones han seguido el ejemplo madrileño, como Andalucía, Canarias, Galicia, Cantabria o Extremadura. Así que, si el PSOE se decide a quitarles autonomía también podría enfrentarse a los miembros de su propio partido. Es llamativo que Cataluña haya seguido contribuyendo al infierno fiscal al que somete a sus ciudadanos subiendo el Impuesto de Sucesiones en plena pandemia.

En Libre Mercado

    Servicios