Menú

La 'apropiación' del jamón serrano se le vuelve en contra al Gobierno

Los portugueses están molestos, pero también la Diputación de Granada, que rechaza la Indicación Geográfica Protegida (IGP) para el jamón serrano.

0
Los portugueses están molestos, pero también la Diputación de Granada, que rechaza la Indicación Geográfica Protegida (IGP) para el jamón serrano.
Un plato de jamón serrano | David Alonso Rincón

El Gobierno de España ha impulsado una Indicación Geográfica Protegida (IGP) para el jamón serrano, con la finalidad de protegerlo. Esto supone que este producto solo se pueda producir en España haciendo que ningún otro país pueda fabricar y vender jamones serranos. Esto, según adelanta El Economista, podría hacer que los productores portugueses iniciaran una batalla legal para poder seguir elaborando jamones serranos lusos. Tal y como ha publicado este periódico, la decisión ha provocado un gran malestar en Portugal, con productores que están dispuestos ya a presentar los recursos correspondientes para evitar la apropiación del término por parte de España.

En el pliego de condiciones del Gobierno se limita la producción a todo el territorio español, incluidos el archipiélago canario y balear. "El Jamón Serrano es ampliamente reconocido fuera de España como un producto característico y representativo de la gastronomía española. Este reconocimiento se plasma en múltiples publicaciones de países europeos y de terceros países, vinculando el jamón serrano con España. Igualmente, esta vinculación queda palpable en las referencias a nuestro país que aparecen en el etiquetado de los Jamones Serranos comercializados en los distintos países y en las lenguas respectivas", se puede leer en el pliego.

Polémica

Si bien el Ejecutivo asegura que es para proteger uno de los productos más característicos de nuestro país, la polémica está servida tanto en Granada, Almería y Portugal. La Diputación de Granada ha formalizado una declaración institucional oponiéndose y rechazando este proyecto debido a que entienden que los consumidores serán manifiestamente "llevados a engaño". Además, señalan que sería perjudicial para las producciones amparadas por el sello de indicación geográfica protegida del que gozan productos como el Jamón de Trevélez.

De esta manera, la institución señala que el jamón serrano "no es un nombre que identifique a un producto como originario de un lugar determinado, una región o un país", lo que "se contradice con el actual reconocimiento que el Jamón Serrano tiene como Especialidad Tradicional Garantizada".

Según el texto emitido por la Diputación de Granada "la IGP en sí misma resultará engañosa para los consumidores. Es indudable que la expectativa de los consumidores ante la expresión Jamón Serrano que, además, iría ligada al sello IGP, será la de estar ante un jamón elaborado en la sierra y secado en ambiente natural, cuando en realidad el pliego de condiciones permitirá la certificación de jamones no elaborados en la sierra y secados haciendo uso de aparatos de control artificial de la temperatura ambiental".

Además, en Almería podría ocurrir lo mismo que en Granada, ya que cuenta con una IGP propia para el jamón de Serón, que es elaborado de una manera determinada y en un área geográfica concreta.

En Libre Mercado

    Servicios