Menú

Un agricultor hace el agosto con Filomena al comprar una pala quitanieves unas horas antes de la nevada

Además de limpiar la nieve de las calles de los municipios, el agricultor también está recibiendo una gran demanda de trabajo.

0
Además de limpiar la nieve de las calles de los municipios, el agricultor también está recibiendo una gran demanda de trabajo.
Una máquina quitanieve | Pixabay/CC/planet_fox

El temporal Filomena que llenó España de nieve en 48 horas ha traído varias consecuencias en diferentes ámbitos. Uno de ellos ha sido la necesidad de quitar la nieve de las vías para poder circular con normalidad. Si en las ciudades y pueblos de gran población está siendo una labor complicada que ha imposibilitado los desplazamientos durante días y ha paralizado la actividad económica en algunos sectores, peor ha sido en los pueblos pequeños. Estas localidades con menos recursos y a las que es necesario llegar por carreteras secundarias han sido todavía más damnificadas por la gran nevada.

Precisamente, para solucionar este problema, un joven toledano de 27 años tuvo una gran idea que le ha servido para ganar dinero de forma rápida. Se trata de Rubén López, un agricultor de Alameda de la Sagra, que compró una pala quitanieves unas horas antes de que llegara Filomena y 30.000 kilos de sal. Solo en la pala se gastó 3.000 euros, pero asegura en ABC que la inversión está más que rentabilizada ya que le han llamado de todos los pueblos cercanos para poder quitar la nieve de las calles, ya que nadie más contaba con una maquinaria parecida.

Pero, además de limpiar la nieve de las calles de los municipios, el agricultor también está recibiendo una gran demanda de trabajo para limpiar la nieve de fincas privadas y fábricas. Un negocio temporal, pero que le ha reportado unos ingresos extras en muy poco tiempo y que, además, ha servido para ayudar a los vecinos de todos los pueblos de la Sagra.

Se agotan las palas

La empresa guipuzcoana Bellota ha asegurado a EFE que la demanda de palas ha subido un 800% tras la tormenta Filomena, lo que ha provocado que se agoten las existencias en numerosas tiendas de bricolaje. La compañía, que fabrica 2 millones de palas de manera anual asegura también que no suele ser frecuente que en España se de un pico de demanda tan alto como este, algo que están tratando de solucionar lo más rápido posible.

Así lo constata su director general, Pablo Izeta, quien explica que en España no son frecuentes este tipo de picos de demanda, pero sí lo han experimentado en latinoamérica tras catástrofes naturales como huracanes o terremotos. "Cada vez que ocurre un suceso así se nos disparan las ventas de palas, carretillas, picos, de productos para desescombrar", indica Izeta, del mismo modo que se ha multiplicado en muy pocos días la demanda de palas, "algo muy llamativo, porque no pasa habitualmente en Europa".

En Libre Mercado

    Servicios