Menú

Florida, espejo de Madrid: el éxito del Estado que también evita los confinamientos

Sus datos sanitarios y económicos confirman que no es necesario cerrarlo todo para contener la pandemia, lo que a su vez evita el colapso económico.

0
Sus datos sanitarios y económicos confirman que no es necesario cerrarlo todo para contener la pandemia, lo que a su vez evita el colapso económico.
Florida evita el confinamiento y apuesta, como Madrid, por la adaptación | Gtres

Un año después del inicio de la pandemia de la covid-19, los datos son cada vez mas evidentes. Al contrario de lo que sostuvo el gobierno de España a la hora de imponer un estricto confinamiento, la evidencia internacional acredita que no hay correlación alguna entre aprobar restricciones severas y lograr mejores resultados sanitarios. Por tanto, no tiene sentido insistir en que existe una supuesta tensión entre salvar vidas y salvar la economía, ya que tenemos ejemplos de sobra que demuestran que es posible conjugar un buen resultado en uno y otro plano.

Tomemos el caso de Madrid. Durante el segundo semestre de 2020, tras el fin del "mando único", la estrategia sanitaria del gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha consistido en favorecer la reapertura de la economía y minimizar las restricciones sanitarias. Frente al "cerrojazo" generalizado impuesto en buena parte del territorio nacional, Madrid ha apostado por la apertura. En clave económica, los resultados están siendo más que notables: el crecimiento del PIB en el tercer trimestre del año fue del 25,5%, claramente por delante del 16,4% observado en toda España, mientras que la mejora de la producción en el cuarto trimestre del año llegó al 4,4%, superando holgadamente el promedio nacional del 0,4%.

Pero, ¿acaso supuso esto un deterioro de la situación sanitaria? Nada más lejos de la realidad: Madrid es la segunda comunidad donde menos subieron los positivos, la región con menor crecimiento de las hospitalizaciones y la segunda autonomía con menor repunte de la mortalidad.

Florida, modelo a seguir

El éxito madrileño ha empezado a captar la atención de la prensa internacional, pero no es el único ejemplo de que las estrategias de adaptación arrojan mejores resultados. En Estados Unidos, por ejemplo, cada vez hay más opiniones favorables a la apuesta del gobernador de Florida, Ron de Santis, cuya estrategia sanitaria es aún menos restrictiva que la de Ayuso. ¿El resultado? Los datos de contagiados, hospitalizados y fallecidos son mejores que los de California o Nueva York, dos territorios que sí han apostado por confinamientos masivos y que no solo presentan un peor cuadro sanitario, sino que también sufren una crisis económica muy profunda.

La tasa de mortalidad de Florida se sitúa en la zona media-baja de la tabla nacional elaborada por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades. Entre los mayores de 65 años, los resultados son un 20% mejores que los de California y un 50% más favorables que los de Nueva York. Eso sí: la comparativa está sesgada en contra de Florida, puesto que en California y Nueva York se han detectado numerosos casos de "maquillaje estadístico" (por ejemplo, en Nueva York se estima que el número real de fallecidos en residencias de mayores habría sido un 50% más alto de lo que reconocen las autoridades).

Al igual que hizo Madrid con sus hoteles medicalizados, sus planes de elasticidad y su apuesta por la construcción del Hospital Isabel Zendal, Florida ha aumentado su capacidad sanitaria, creando hospitales de campaña y centros especiales para atender a los contagiados por covid-19. Además, se han tomado medidas específicas orientadas a proteger a la población de mayor edad, que de hecho supone un grupo demográfico mucho más grande en Florida que en cualquier otro territorio de la Unión.

Entre noviembre y febrero, se estima que el 5,8% de los neoyorquinos y el 6,5% de los californianos se contagió de coronavirus, mientras que el porcentaje para Florida fue del 5%, a pesar de que apenas se aprobaron restricciones. Los pronósticos más agoreros, que anticiparon un escenario apocalíptico como resultado de la estrategia del gobernador de Florida, no pudieron equivocarse más.

En cuanto a la economía, el empleo ha bajado un 4,6% pero lleva meses recuperándose, mientras que en California sigue creciendo el paro y la ocupación se ha reducido un 8% y en Nueva York se observa un retroceso del 10,4% que no para de subir. En declaraciones al Wall Street Journal, el gobernador Ron de Santis explica que "la libertad de Florida ha atraído gente y actividad económica al estado. Es el tercer territorio que más población ha captado durante el año 2020. Se trata también del principal destino aéreo por el que están apostando compañías como Southwest, Spirit y United. En lo que va de año, hemos captado 35 grandes empresas que han dejado otros Estados y han apostado por Florida. Creamos el doble de nuevas empresas que California y un 75% más que Nueva York. En el turismo hay datos más que favorables y en el sector inmobiliario no hay caída y el número de transacciones sube un 20%. Los salarios del sector de la construcción reflejan la divergencia: suben un 3,2% en Florida, mientras caen un 4,8% en California y un 9,3% en Nueva York".

"Dijimos alto y claro que toda empresa tiene derecho a operar, que todo el mundo tiene derecho a trabajar, que tenemos que dejar que la gente se gane el pan y salga adelante", explica Ron de Santis, quien diseñó su estrategia sanitaria de la mano de Jayanta Bhattacharya, Martin Kulldorff y Sunetra Gupta, impulsores de la Declaración de Great Barrington que aboga por la adaptación y rechaza las medidas de confinamiento y protagonistas de distintas entrevistas publicadas recientemente por Libre Mercado.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia