Menú

Los choques entre Bill Gates y Melinda y las posibles razones de su divorcio: dinero, poder y feminismo

Melinda Gates ya había dejado caer en un libro autobiográfico que Bill apenas estaba en casa.

0
Melinda Gates ya había dejado caer en un libro autobiográfico que Bill apenas estaba en casa.
Bill y Melinda Gates | Youtube

Bill Gates, la cuarta persona más rica del mundo, se divorcia. El total de la fortuna del matrimonio asciende a 130.000 millones de dólares y el futuro de la Fundación Bill y Melinda Gates es un misterio. Ambos han asegurado que continuarán con su trabajo filantrópico a través de la fundación, que ha contribuido con 50.000 millones de dólares, dinero procedente en buena parte de las donaciones de diferentes gobiernos, entre ellos el de España, a erradicar la polio y la malaria y a investigar tratamientos y vacunas contra el coronavirus, según afirman desde la organización, puesta en tela de juicio por un elevado número de detractores del magnate y que está plagada de polémicas, tal y como recogió Libertad Digital.

La ruptura es definitiva y Melinda, según informa el diario británico Daily Mail, tiene claro que su matrimonio "está irremediablemente roto". No hay vuelta atrás. A sus 56 años, Melinda ha presentado su petición de divorcio de su marido, este pasado lunes en la Corte Superior de Washington, Condado de King.

La texana conoció a Bill Gates en 1987, cuando ella trabajaba en Microsoft como gerente de proyectos y estaba sentada junto a Gates en una cena de negocios. Posteriormente, la pareja se casó en Lanai (Hawai), en 1994 y tuvieron tres hijos: Jennifer, de 25 años, Rory, de 21, y Phoebe, de 18.

bill-gates-melinda.png
Bill Gates, su esposa Melinda y los hijos de ambos I Instagram

Tanto Bill como Melinda han publicado el mismo comunicado en Twitter: "Durante los últimos 27 años hemos criado a tres niños increíbles y hemos construido una base que funciona en todo el mundo para permitir que todas las personas lleven vidas saludables y productivas. Continuamos compartiendo nuestra creencia en esa misión y continuaremos trabajando juntos en la fundación, pero ya no creemos que podamos crecer juntos como pareja en esta próxima fase de nuestras vidas. Pedimos espacio y privacidad para nuestra familia mientras comenzamos a navegar en esta nueva vida".

La pareja no firmó nunca un contrato prematrimonial en caso de divorcio, por lo que Bill y Melinda han contratado a dos de los despachos más poderosos y aclamados de EEUU para ayudar en el divorcio. Ella estará representada por un equipo de cuatro letrados con sede en Nueva York de dos firmas independientes: Cohen Clair Lane Griefer Thorpe & Rottenstreich LLP y Paul, Weiss, Rifkind, Wharton & Garrison LLP. En el caso de su marido, Bill será defendido por tres abogados de Munger Tolles & Olson con sede en Los Ángeles. Uno de los abogados, Charles T Munger, es socio desde hace mucho tiempo del amigo multimillonario de Bill, Warren Buffett. Y es que hay mucho en juego. Parte de su patrimonio incluye propiedades y tierras en cinco estados, un jet privado, una colección de arte y una flota de vehículos de lujo.

Ausencias de Bill

Los motivos de la separación de los multimillonarios no se han hecho públicos, pero, según los principales diarios de la prensa anglosajona, Melinda estaba harta de que Bill no estuviera en casa en nunca, debido a su carga de trabajo. O eso decía él. Ciertamente, el magnate ha estado estos últimos años volcado de lleno en su agenda política llegando a acuerdos con diferentes gobiernos, para conseguir que se cumplan los objetivos de la Agenda 2030, agenda de la que es autor y promotor, junto a su colega, Klaus Swab, director del Foro Económico Mundial, entre otros empresarios de multinacionales y líderes europeos, americanos y chinos.

Melinda no ha solicitado manutención conyugal, pero solicitó una fecha de juicio en abril de 2022. Aunque es probable que el divorcio se resuelva sin juicio, según apunta el Daily Mail. No obstante, da pistas sobre las razones de su separación cuando publica el 23 de abril de 2019, "No hay vuelta atrás. El poder de las mujeres para cambiar el mundo", un libro autobiográfico en el que detalla aspectos de su vida íntima y aboga por el feminismo.

Los motivos

La multimillonaria critica en su ensayo las ausencias de Bill y cuestiona el papel de la mujer en los entornos laborales. Para ella, las féminas no están empoderadas y tienen un trato desigual hacia los varones, sumándose así al carro del #MeToo americano, pese a que ella misma se licenció libremente como informática y ocupaba ya en 1987 un alto cargo en Microsoft.

De hecho, Melinda es una de las mujeres más ricas del mundo por delante de millones de hombres del planeta, pero ella considera, según recoge en su libro, que en Occidente las mujeres no están en igualdad de condiciones. La multimillonaria se define en redes sociales como "mujer de negocios, abogada global en la defensa de mujeres y niñas, codirectora de la fundación Gates y fundadora de Pivotal Ventures".

Sus discusiones con Bill fueron in crescendo desde hace varios años y ya en 2019, poco después de su 25 aniversario de boda, Melinda declaró en una entrevista a The Sunday Times que "Bill luchaba por equilibrar el trabajo con la familia". Además, dejó caer que tenían profundos desacuerdos y la tensión entre los dos era cada vez mayor. Admitió que pasaron por "momentos muy duros", debido a que ella tenía que compaginar ser la esposa de un icono mundial con "su papel de madre y ama casa", algo que cuesta creer debido al gran servicio doméstico del que dispone una de las parejas más ricas del mundo.

Y aunque ya se especula sobre cómo será la división de la fortuna del matrimonio, cabe destacar que no es la separación más cara de la historia. Ese título lo lleva Jeff Bezos. El fundador de Amazon repartió su fortuna de 150 mil millones de dólares con su esposa MacKenzie en 2019, después de que se revelara que estaba engañando a su mujer con Lauren Sánchez, una periodista, presentadora de televisión y empresaria hispanoamericana.

Por último, y a diferencia de Bezzos, en lo que sí está de acuerdo la pareja es en que dedicarán al menos la mitad de su dinero a la Fundación y seguirán trabajando juntos. Sin embargo, ella ya ha dejado caer que su carrera profesional va a estar volcada con el feminismo. De momento, el relato para sacar rédito ya lo tiene montado: exesposa a la que su marido multimillonario ignoraba y la dejaba sola en su mansión a cargo de sus hijos. ¿La veremos en el show de Oprah Winfrey? ¿Victimizada a lo Meghan Markle? Seguramente. Al tiempo.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot