Menú

'Confía', el proyecto que empezó fabricando batas con la pandemia y hoy reparte 20.000 comidas al mes

La asociación, con Javier Pereda al frente, ha distribuido 100 toneladas de alimentos. LM se mete "hasta la cocina" del comedor de Vallecas.

0
La asociación, con Javier Pereda al frente, ha distribuido 100 toneladas de alimentos. LM se mete "hasta la cocina" del comedor de Vallecas.
Voluntarios preparando las cenas solidarias del Comedor de San José, en Puente de Vallecas. | Yésica Sánchez

La historia de Confía comienza con el inicio de la pandemia. Nació del sentir de la gente ante la escasez de material de protección y la situación de desprotección en la que trabajaban nuestros sanitarios, de la voluntad de ayudar de un gran grupo de voluntarios, que se unió para cambiar las cosas. Y lo consiguieron: repartieron 168.000 batas fabricadas por sus voluntarios con bolsas de basura.

Este es el germen de la Asociación Confía, que se constituyó como tal con el aumento de las necesidades de la población. Pasaban los meses y la pandemia hacía estragos en los barrios más humildes. Su alma mater, Javier Pereda, recibió una llamada pidiendo auxilio: "nuestra gente tiene hambre". Son las palabras que pronunció la Hermana María Sara, del Comedor de San José (parroquia de San Ramon Nonato, en Puente de Vallecas).

Sin perder tiempo, él puso en marcha la maquinaria. Contactó con aquellos habían ayudado en la "operación bata", para repartir comida, en principio seca (latas, botes, etc.), pero enseguida se dio cuenta de que no era suficiente. "Con la situación que ha generado la pandemia, con la falta de trabajo y de movilidad, la gente no podía cocinar", exclama Javier. Así que empezaron con la comida preparada. "Inicialmente en unos volúmenes muy pequeños", explica, "en torno a 180 raciones de comida semanales".

En la actualidad, Confía reparte más de 5.000 raciones de comida a la semana, en colaboración con distintas parroquias. En sólo diez meses, han distribuido más de 100 toneladas de alimentos. Una cantidad difícil de imaginar en un mismo sitio. Javier pone un ejemplo muy clarificador: "Imagina el follón cuando salen los aficionados del Bernabéu, el Wanda Metropolitano y el Camp Nou. Pues nosotros hemos dado de comer a esa multitud que saldría de los tres estadios a la vez".

Las cenas solidarias

Uno de los sellos de identidad de Confía son las cenas solidarias que organizan en el Comedor de San José, en Puente de Vallecas. Una iniciativa que es anterior a la propia asociación y a que estallara la pandemia. Tras ella, de nuevo Javier Pereda, quien explica que "dos jueves de cada mes, en lugar de repartir comida, compartimos la comida con la gente del barrio". Entre 200 y 250 cenas, compuestas por: primero, segundo y postre.

comedor-san-jose-vallecas-280521-4-3.jpg
Los menús preparados por los voluntarios de Confía para el Comedor de San José.

Con cada una menú completo, va una sonrisa de ida y vuelta. El acto se convierte en una fiesta, que prepara durante la tarde un grupo de voluntarios. Entre ellos, unos trabajadores de Coca cola como Carmen, Eugenio e Iñaki que se han unido al proyecto gracias a un convenio de colaboración de Confía con su empresa, pero que -a la hora de colaborar- son uno más.

"Hay mucha gente deseando venir para ayudar", dice Carmen, que siente el deber de "compartir lo que tenemos". Eugenio destaca que se va a casa pensado: "hoy he aportado algo para mejorar la sociedad en la que vivo". Para Iñaki, que se estrena el día en que reciben la visita de LD, también ha sido una experiencia gratificante. "Esa mano se necesita", sentencia.

Aunque la asociación Confía puede presumir de tener muchas manos, tendidas y dispuestas a ayudar, las de los más de 500 voluntarios que colaboran en el día a día de la actividad, que va muchos más allá de este comedor social. Virginia, por ejemplo, que -como otros colaboradores- cada fin de semana cocina diez raciones de comida, que posteriormente llevan a los puntos de distribución de alimentos.

Otros proyectos de ‘Confía’

La actividad de la asociación ha dio creciendo, de manera que en la actualidad da de comer a más de 1.500 personas al día, y reparte cestas de la compra semanales con productos frescos y secos, así de como de higiene y limpieza, a más de 3.000 familias en Vallecas, San Blas, Entrevías, Aravaca y los poblados marginales de Fuencarral.

"Llegamos a un acuerdo con la casa de Cristo Rey de Pozuelo, que son colaboradores parroquiales, y puso a nuestra disposición las cocinas y a su gente, para que dos días a la semana podamos recoger la comida, recién preparada", comenta Javier, muy satisfecho con la colaboración de la Iglesia. "Se vende fatal, pero es la que la que nos ha dado de comer, nos ha tapado, y nos ha dado calor, sin pedir nada a cambio", advierte. Y eso intentan hacer también desde Confía.

La razón de ser de la asociación es el reparto de alimentos, pero: en la campaña de frío, distribuyeron mantas y ropa de abrigo; durante el confinamiento, alegraron con flores a nuestros mayores. Es evidente que su labor es reconfortante, para los que dan y para los que reciben. Aunque su máxima ilusión es que deje de ser necesaria. "Si nosotros desaparecemos en un corto plazo, significaría que todo esto que hemos hecho ha sido por algo muy bueno y que todo va a ir mejor", asevera Javier.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia