Menú

El auge de la Economía Circular: mucho más que reciclaje

Estamos ante un cambio de paradigma que supondrá un alivio para el planeta y un ahorro de costes para las empresas.

Estamos ante un cambio de paradigma que supondrá un alivio para el planeta y un ahorro de costes para las empresas.
Las ciudades circulares necesitan electrificarse | LM

El actual modelo económico propio de la Revolución Industrial y basado en "Extraer, Producir y Tirar" ha llegado a su fin. El cambio climático, la contaminación atmosférica, el agotamiento de los recursos naturales y la difícil gestión de los residuos requieren desvincular el crecimiento económico tanto del consumo indiscriminado como del deterioro ambiental.

La alternativa a este modelo económico, ya caduco, está en la Economía Circular, una estrategia de desarrollo que cada vez está ganando más adeptos alrededor del mundo y que va mucho más allá del tradicional reciclaje: estamos ante un cambio de paradigma. Así, la fórmula mágica de la Economía Circular consiste en combinar la competitividad, la innovación y la sostenibilidad con el objetivo de realizar un uso más eficiente de los recursos. Esos recursos son aprovechados y se reincorporan al proceso productivo, lo que supone un alivio considerable para el planeta, pero también, un ahorro de costes para las empresas, ya que minimizan el uso de materiales y/o componentes a la hora de realizar su actividad.

Por tanto, no es de extrañar que cada vez más compañías se estén sumando a una iniciativa que contribuye a cuidar el medioambiente y que evita el despilfarro de productos o energía. Endesa es una de ellas. "El desafío del cambio climático nos obliga a evolucionar hacia una nueva economía más sostenible basada en un modelo eficiente, eléctrico y renovable, contemplando los principios de economía circular y desacoplando el crecimiento económico del consumo de recursos", señala su directora general de sostenibilidad, María Malaxechevarría.

¿Qué es la Economía Circular?

Las tres patas de la Economía Circular son: usar recursos renovables, mantener el valor de los productos y materiales el mayor tiempo posible y minimizar la generación de residuos. A continuación, los cinco pilares de Endesa:

  1. Inputs circulares: a través de fuentes renovables y de recursos materiales reutilizados o reciclados.
  2. Extensión de la vida útil de los activos y productos actuando sobre el diseño, posibilitando su reparación.
  3. Producto como servicio: se favorece la contratación de un servicio en lugar de la venta de un producto.
  4. Plataformas para compartir: aplicaciones digitales para compartir activos.
  5. Nuevos ciclos de vida: soluciones que preserven el valor de los activos y productos al llegar a su fin de vida.
grafico-circularidad-endesa.png

Todos estos hitos favorecen el uso de menores cantidades de materias primas y potencian la utilización de energías renovables, lo que contribuye a la ansiada descarbonización de la Agenda 2030 promovida por las Naciones Unidas. Para entonces, los países habrán reducido un 23% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto a 1990, el 42% de la energía procederá de renovables (el doble que en 2020) y se habrá mejorado la eficiencia energética un 39,5%.

"Es muy importante el impulso de la economía circular para conseguir una sociedad descarbonizada. La descarbonización a través del mix energético (cierre de térmicas e impulso de renovables) conseguirá una reducción de emisiones a nivel global del 55%, pero para conseguir el resto, es necesario ir hacia un modelo circular en los diferentes eslabones de la cadena de valor", señala la directora general de sostenibilidad de Endesa. Así, "ese Flujo de energía tiene que ser renovable y se va a conseguir con la descarbonización del mix energético, pero también necesitamos trabajar sobre el Flujo de los materiales, lo que se consigue con la economía circular Son dos conceptos que tienen que ir unidos a la hora de luchar contra el cambio climático e ir hacia una sociedad descarbonizada", añade María Malaxechevarría.

El futuro de la ciudad será Circular

Un ejemplo de la unión de estos dos conceptos son las Ciudades Circulares, donde ciudadanos, empresas y administraciones públicas incorporan la economía circular en la gestión de materiales, energía y residuos y contribuir así al desarrollo sostenible del lugar donde viven.

Como la mayoría de la población reside en núcleos urbanos, es imprescindible que las ciudades evolucionen hacia un modelo económico sostenible, que pasa por desarrollar energías renovables para no generar emisiones, impulsar modelos avanzados en economía colaborativa para compartir recursos y extender su vida útil, fabricar aparatos que sean fácilmente reparables y regenerar al máximo los residuos.

A día de hoy, ya se está llevando a cabo este cambio sin precedentes en las ciudades a través de la Red de Ciudades Circulares. A nivel mundial, el Grupo Enel está apoyando numerosas iniciativas de acercamiento a la circularidad en ciudades como Bogotá (Colombia), Pittsburgh (Pensilvania), Vila Olímpia (Brasil) o Santiago de Chile (Chile).

En Europa es importante destacar la relevancia que el nuevo Plan de Acción para la Economía Circular de la Unión Europea le otorga al rol que cumplen las ciudades y los territorios para realizar la transición. Tanto es así, que Ámsterdam pretende convertirse en una ciudad totalmente circular en 2050.

En España, Endesa está colaborando con diversas administraciones públicas y otras empresas, incluso con carácter intersectorial, para difundir este concepto e identificar oportunidades de colaboración donde se puedan plasmar estos principios en iniciativa y proyectos tangibles para la sociedad. La transformación histórica está en marcha.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador