Menú

Las empresas 'pandémicas' se preparan para el futuro: ¿qué será de los fabricantes de mascarillas o geles?

Muchas empresas se han visto obligadas a adaptarse o han disfrutado de una mayor oportunidad de mercado en sus productos, impuestos por la covid-19.

0
Muchas empresas se han visto obligadas a adaptarse o han disfrutado de una mayor oportunidad de mercado en sus productos, impuestos por la covid-19.
Producción de en Vitae Pharma, empresa de reciente creación dedicada exclusivamente a la fabricación de mascarillas | Vitae Pharma

Si bien no es ningún misterio que la actual crisis sanitaria provocada por la covid-19 ha supuesto un enorme golpe a nivel económico, una de sus consecuencias más graves ha sido la situación de incertidumbre continua para el tejido productivo y las empresas. Aunque haya constancia de las importantes restricciones y de las pérdidas significativas que de forma general han sufrido y siguen sufriendo los negocios, la realidad es que apenas se tiene conocimiento directo de las decisiones empresariales que han debido de tomar los negocios para la supervivencia o, en casos aislados, la maximización de la actividad.

Muchas empresas se han visto obligadas a reinventarse y optar por una producción distinta a la suya previa a la pandemia. Otras, no especialmente numerosas, han disfrutado de una mayor oportunidad de mercado debido a las extraordinarias condiciones sanitarias que vivimos desde hace ya casi año y medio.

Los sectores de las mascarillas y de la desinfección, de la piel en el caso de los geles hidroalcohólicos y de superficies en el caso de los servicios de limpieza, han concentrado de manera excepcional gran parte de dicha reconversión empresarial y del incremento de la actividad.

Producción de mascarillas

El elemento más característico —todo un símbolo— de la crisis sanitaria de la covid-19 sin duda es la mascarilla. Es por ello que su necesidad y su uso, incluso exigido legalmente, han modificado por completo su mercado, disparando la demanda y, como consecuencia, su fabricación. En este sentido, han sido muchos los competidores que han comenzado a producir mascarillas bien a través del reemplazamiento de los medios de producción en empresas con actividad previa, bien mediante negocios de nueva creación, algunos con meses de existencia y producción exclusiva de estos productos.

En Onteniente (Valencia), una región especializada tanto en maquinaria como en producto de la industria textil, la reconversión de las empresas de la zona ha sido especialmente intensa. Una de estas empresas ha sido Bordados Barber, especializada en bordados religiosos, que actualmente dedica una parte del negocio a la confección de mascarillas bordadas de alta calidad.

mascarilla-bordada-tela-cofradia-bordados-barber.jpg
Mascarilla bordada para cofradía de Bordados Barber

Ante las peticiones de cofradías y otros círculos religiosos, Bordados Barber comenzó a adquirir producto textil a proveedores especializados y a conseguir la certificación necesaria para la confección de mascarillas. Sin embargo, no ha sido la única. El gerente de la empresa, Juanjo Barber, afirma en declaraciones a Libre Mercado que en Onteniente "las empresas no paran de reinventarse". Afirma que desde el primer momento varias empresas locales comenzaron a fabricar mascarillas, EPI y otros productos similares, incrementando el conocimiento y el desarrollo en este ámbito y extendiéndose posteriormente a otras de la zona. Sin embargo, estas empresas puntualmente productoras de mascarillas recuperarán previsiblemente su actividad previa tras la pandemia.

Con poco más de un año de existencia, Vitae Pharma es una de las empresas de nueva creación que han entrado al mercado de las mascarillas durante la pandemia, concretamente en el mes de abril como consecuencia del grave desabastecimiento de productos de protección sufrido en España. Debido a la ausencia entonces de una industria española fuerte, la dependencia de productos importados, especialmente provenientes de China, fue total, y aún hoy estos productos ejercen una enorme presión al sector en nuestro país. Según afirma a Libre Mercado Jorge Lázaro, gerente de Vitae Pharma, 9 de cada 10 mascarillas siguen siendo importadas.

Lázaro asegura que el sector privado valora más el producto nacional que el sector público, que compra sobre todo a China. "Las adjudicaciones y contratos públicos funcionan básicamente por el precio. Al final, nosotros tenemos unos costes más elevados por las certificaciones que nos exigen y no podemos entrar a competir con los productos de fuera. En el sector privado sí que valoran y compran productos fabricados en Europa, pero en el sector público no ocurre lo mismo", explica.

Para poner en valor la mascarilla hecha en España, más de una decena de empresas del sector, entre las que se encuentra Vitae Pharma, han constituido la Asociación Española de Fabricantes de Mascarillas, Batas y EPI (OESP), de la cual Jorge Lázaro también ocupa el cargo de vicepresidente. Pese a que se trata de un producto cuya demanda y producción irremediablemente irá disminuyendo, el mercado del sector sanitario, hasta ahora principalmente abastecido por China, y la catalogación de la mascarilla como producto estratégico —otra de las reivindicaciones de la OESP— representan las principales alternativas de continuidad en el largo plazo para las empresas como Vitae Pharma, que confía en mantener su actividad y continuar dedicándose a la fabricación de mascarillas.

vitae-pharma-fabrica-mascarillas.jpg
Producción de mascarillas en Vitae Pharma

Producción de geles hidroalcohólicos

La recomendación del uso de geles hidroalcohólicos desde el primer momento por parte de las autoridades sanitarias provocó, además de una gran escasez inicial, un aumento exponencial de la demanda que sin duda ha tenido respuesta desde las empresas. Algunas de ellas como Arehucas, reconocida marca de ron y licores con sede en Gran Canaria, transformaron parte de su actividad para, en este caso, incrementar dentro de la destiladora de alcohol para consumo humano el tratamiento de este para su uso sanitario a partir de la misma materia prima, llegando incluso a producir exclusivamente este último durante un periodo de dos meses.

Con el estallido de la pandemia, la enorme necesidad de gel hidroalcohólico llevó a que Arehucas produjese alcohol incluso con destino a la península. Pese a la estabilización que ha sufrido el mercado desde entonces, la compañía ha mantenido parte de su actividad en este aspecto y todavía continúa teniendo algunas líneas de producción dedicadas al alcohol para uso sanitario, aunque cada vez a niveles más parecidos a los que ya mantenía con anterioridad a la crisis sanitaria como parte residual del negocio.

Otras empresas propias del sector como SPB, líder con sede en Cheste (Valencia) y proveedora de los productos de El Bosque Verde o Deliplus de Mercadona, respondieron de forma inmediata a la creciente demanda con un incremento sin precedentes en la producción.

Fuentes de la compañía en declaraciones a este medio, sin embargo, afirman que precisamente la entrada de nuevos productores al mercado y el aumento de la competencia, junto con la propia estabilización del consumo, han normalizado tanto la producción —aunque en todo caso en niveles superiores a los registrados pre-covid— como los turnos de producción. Al igual que en el sector de las mascarillas, conforme se reduzca la demanda y, por consiguiente, la producción, el abandono de la actividad por parte de los productores eventuales determinará el futuro del sector con la estabilización del mercado una vez finalice la crisis sanitaria.

Servicios de desinfección

Por su parte, algunas empresas del sector de la limpieza también han tenido que reforzar sus prestaciones ante la creciente demanda de servicios de desinfección contra el coronavirus. Este es el caso de Limpiezas Segovia, una empresa familiar con sede en Madrid y con casi 60 años de historia que desde el principio de la pandemia comenzó a ofrecer a sus clientes estos servicios especializados.

desinfeccion-limpiezas-segovia.jpg
Desinfección de Limpiezas Segovia

Tal como declara a Libre Mercado, Margarita Pilas, gerente de Limpiezas Segovia, afirma que "lo que ha salvado a la empresa en la pandemia ha sido hacer procesos de limpieza más a fondo con desinfección y nebulización". Además de la necesidad de cantidades mayores de productos de limpieza y desinfección como la lejía, encarecidos por el incremento de la demanda, Margarita señala que primero el confinamiento y, posteriormente, el teletrabajo han reducido el número de servicios prestados al provocar el cierre de oficinas y locales —su principal lista de clientes—, una circunstancia que probablemente no solo continúe afectando al negocio en el corto plazo dado el creciente número de puestos en remoto en las empresas.

Temas

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot