Menú

¿Vuelta a las oficinas o teletrabajo? Claves de la estrategia de las empresas ante el fin de las vacaciones

Las ofertas de teletrabajo en España han incrementado en un 214%, y los trabajadores en remoto ya representan un 11,2% de la población activa.

0
Las ofertas de teletrabajo en España han incrementado en un 214%, y los trabajadores en remoto ya representan un 11,2% de la población activa.
CaixaBank, Repsol y Telefónica coinciden en su modelo para afrontar el futuro laboral en nuestro país. | Alamy

Dadas las circunstancias sanitarias, económicas y también laborales sufridas desde el estallido de la pandemia del coronavirus, el sector empresarial español —como en el resto del mundo— ha impulsado de manera definitiva el teletrabajo.

En su afán por regularlo todo, el Gobierno aprobó por decreto la ley del trabajo a distancia. En esta norma, el Ejecutivo recoge qué debe considerarse teletrabajo, concretamente aquel "que se preste, en un periodo de referencia de tres meses, un mínimo del 30% de la jornada, o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo".

Así, el último informe Remote Work in Western Europe publicado por Adecco, donde se analizan las ofertas de teletrabajo publicadas durante el periodo comprendido entre mayo de 2020 y abril de 2021, recoge un crecimiento de dichas ofertas en España del 214%. En el conjunto de seis países de Europa occidental analizados —Alemania, Países Bajos, Francia, Reino Unido, España e Italia—, el incremento es del 126%.

Pero si atendemos a las cifras del Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (Ontsi), España partía con una realidad alejada de la implantación que ya tenía el teletrabajo en nuestros homólogos europeos. Según este informe los trabajadores a distancia en España durante el primer trimestre de 2021 representaron el 11,2% de la población ocupada. Por su parte, la Encuesta de Población Activa de la Unión Europea —que ya situaba a España por debajo de la media europea para el periodo 2011-2019— coloca el promedio actual de los países miembros un punto por encima de los datos de España, con un peso del 12,3% de la población ocupada.

La apuesta de CaixaBank, Repsol y Telefónica

Una vez superados los momentos de mayor adversidad de la crisis sanitaria, con avances en el proceso de vacunación —asumido también desde las propias empresas— y restricciones menos agresivas a la actividad social y comercial, el sector empresarial se plantea una nueva fase en relación al teletrabajo.

Una muestra de ello es el ejemplo de CaixaBank. Según fuentes de la compañía consultadas por Libre Mercado, tras establecer un régimen de teletrabajo para el 100% de la plantilla en centros corporativos y del 50% en oficinas durante los peores meses de la pandemia, desde el verano pasado ha ido siguiendo un plan progresivo de regreso a la actividad presencial basado en turnos alternativos de trabajo en remoto y presencial. Gracias a esto, en oficinas, es decir, direcciones territoriales y la red comercial, actualmente ya dispone del 75% y del 100% de presencialidad respectivamente. Por otra parte, en centros corporativos alcanzó primero un 20% y posteriormente un 35%, y está previsto que el 1 de septiembre aumente de nuevo hasta el 50%.

Un caso similar es el de Repsol. Aunque con experiencia previa en cuanto a teletrabajo gracias a que desde 2008 ofrece a sus empleados distintas opciones para trabajar a distancia, el incremento de sus trabajadores en remoto en marzo de 2020 fue igualmente significativo, más que doblando los 2.800 teletrabajadores con los que ya contaba hasta alcanzar los 6.000, según datos de facilitados por Repsol a este medio. Aun habiendo mantenido entonces presencialmente a cerca de 11.000 trabajadores —dado que sus servicios se consideran esenciales—, en Repsol ya han alcanzado el objetivo del 50% de la presencialidad tras iniciar en mayo de 2020 la vuelta paulatina a la actividad presencial.

Telefónica, por su parte, también parece haber seguido un camino similar. Fuentes de la compañía afirman que, después de que sus trabajadores en remoto pasasen de representar el 20% al 90% de su plantilla durante los meses de confinamiento, actualmente la práctica totalidad se ha reincorporado al trabajo en un régimen de semipresencialidad con el mismo límite de aforo del 50%.

Pero las compañías no sólo muestran similitudes en las actuales circunstancias. Tras haber sido preguntadas por el futuro, estas tres empresas también coinciden en su apuesta por un modelo híbrido, flexible, que complemente presencialidad y teletrabajo siempre que la actividad lo permita. Está claro: el teletrabajo ha venido para quedarse.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia