Menú

El Gobierno provoca un desplome sin precedentes en las aportaciones a los planes de pensiones

La voracidad de Hacienda, que eliminó los incentivos a los planes de pensiones seca las aportaciones a las puertas de la inflación. Caen un 94%.

0
Gabinete económico: Aprobada la primera parte de la reforma de las pensiones La Noche de Dieter

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

La voracidad de Hacienda, que eliminó los incentivos a los planes de pensiones seca las aportaciones a las puertas de la inflación. Caen un 94%.
María Jesús Montero, ministra de Hacienda | EFE

Las pensiones han sido noticia esta semana por la aprobación por parte del Ejecutivo este mismo martes del "Proyecto de Ley de garantía del poder adquisitivo de las pensiones y de otras medidas de refuerzo de la sostenibilidad financiera y social del sistema público de pensiones" que recoge aquel acuerdo alcanzado con patronal y sindicatos. Una "contrarreforma", tal y como explicaba Domingo Soriano en este artículo en el que enumera las principales características del plan del Gobierno. Un plan que abunda en la insostenibilidad del sistema.

Pues bien, en este contexto esta semana también hemos conocido otra noticia relacionada con el poder adquisitivo de los pensionistas en España: Los planes de pensiones privados han sufrido una merma histórica en sus aportaciones. En concreto, según datos de Inverco (la asociación de gestoras de inversión), las aportaciones a los fondos de pensiones se han reducido en un 94% en el primer semestre de 2021 respecto al periodo anterior.

¿Por qué ha sucedido este fenómeno? Quizá a que a finales de octubre del año pasado el Gobierno incorporó al proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2021 un recorte de 8.000 a 2.000 euros en las aportaciones máximas de los planes de pensiones individuales con derecho a deducción del IRPF. Este cambio entró en vigor el 1 de enero. Es decir, el Gobierno se cargó de un plumazo los incentivos fiscales al ahorro y la inversión de cara a la jubilación, y lo hizo no sólo en un escenario de pérdida de poder adquisitivo de las pensiones y riesgo de sostenibilidad de las mismas, sino también a las puertas de un proceso inflacionario que amenaza gravemente con reducir el poder adquisitivo de los españoles.

Si los precios suben con fuerza, pero pensiones y salarios no lo hacen, sólo el dinero bien invertido será capaz de conservar su poder adquisitivo, atenuando el efecto de la inflación.

Así durante el primer trimestre de 2021, y después de que el Gobierno borrara los incentivos fiscales a este producto, las aportaciones a los planes de pensiones ascendieron a 79 millones de euros, frente a los 846 millones del mismo periodo del año anterior.

En el primer semestre de este año los planes de pensiones registraron unos incrementos del patrimonio respecto al mismo periodo del año anterior del 4,89%, con lo que el total se sitúa en 81.212 millones de euros. Del incremento de 3.786 millones al que equivale ese 4,89%, solo 79 millones se corresponden con captaciones, mientras que los 3.707 millones restantes se deben a un rendimiento positivo de las carteras.

Respecto a 2020, la diferencia es notable: en el primer semestre se registraron captaciones por 846 millones de euros y un rendimiento negativo de las carteras de 3.874 millones.

Fondos de inversión

Caso contrario es lo que ha sucedido en las aportaciones a los fondos de inversión. Si en el primer semestre de 2020, fruto de la pandemia y el miedo a las terribles caídas que sufrió el mercado, se produjeron reembolsosos por 1.738 millones de euros, en el primer semestre de este año se han producido aportaciones y captaciones netas por un importe de 17.378 millones.

Sin alternativa

Ya a finales de 2020 en Libertad Digital reunimos a un grupo de expertos precisamente para tratar ese cambio legislativo que condenaba a los planes de pensiones privados. Comentaban entonces los expertos citados en LD que el Gobierno estaba justificando la eliminación de los incentivos fiscales a los planes privados de pensiones para favorecer los planes de empleo, (los que ponen en marcha las empresas para sus empleados). El problema es que el Gobierno todavía no ha dado pistas de cómo va a incentivar estos planes. ¿Lo peor? Que ni el 1% de las pymes tiene un sistema de ahorro mediante plan de empleo.

Peor que en otros países europeos

El informe Inverco, además, desvela que las gestoras no creen que el ahorro en planes de pensiones esté suficientemente incentivado en comparación con otros países del entorno y reclama una mejor fiscalidad en la prestación, así como un sistema de adscripción por defecto en las empresas.

Un informe de Inverco sobre el año 2020 y sus previsiones para el 2021 pone de relieve que "las aportaciones se verán muy influidas por el nuevo límite máximo de aportación impuesto a los planes de pensiones del Sistema Individual".

La propuesta de Inverco

Ante esta situación, Inverco ha propuesto al comité de expertos para la reforma fiscal aumentar el límite de aportaciones de los planes de pensiones individuales a 5.000 euros desde los 2.000 actuales.

El comité de expertos creado por el Ministerio de Hacienda para la reforma del sistema tributario abrió el pasado junio un espacio de participación y un correo electrónico para recibir las propuestas relativas a esta cuestión.

Inverco destaca que con datos de 2019, esta elevación del límite no tendría un efecto presupuestario "relevante", pero "permitiría incorporar en el colectivo amparado por los límites de aportación a casi un 30% de los aportantes de 2020", en buena parte autónomos, para quien considera "crucial" esta cuestión.

Planes de pensiones de empleo

En cuanto a los planes de pensiones de empleo, la patronal pide al comité fiscal una deducción del 10% en el Impuesto sobre Sociedades por aportaciones a planes de pensiones de sus trabajadores y exención con posible compensación vía impuestos en base de cotización de la Seguridad Social.

A esta petición se suman otras reclamaciones, como nuevos estímulos fiscales para las empresas, como la no limitación de la aportación del trabajador al plan, el establecimiento de un sistema de aportación por defecto y que las aportaciones a sistemas de empleo solo sean consolidables si el trabajador se jubila a la edad legal.

Para ambos tipos de planes, tanto de empleo como individuales, proponen flexibilizar los límites de aportación, el tratamiento como renta del ahorro de los rendimientos generados por las aportaciones y la exención de plusvalías por venta de inmuebles hasta 240.000 euros, con aportación al plan de pensiones y cobro en forma de renta financiera a largo plazo.

Todo ello, incentivos no sólo para el ahorro de los trabajadores, sino también para la inversión del mismo.

La inflación, a las puertas

El ahorro es fundamental. Los expertos coinciden en que el sistema público de pensiones no será suficiente como para permitir que los pensionistas mantengan el poder adquisitivo. El consenso de los analistas estima que en 2050 el número de pensionistas se doblará y el ratio de cotizante/pensionista se estrechará hasta el 1/1 o incluso menos. Esto hace insostenible el sistema.

Pero si esto asusta, también lo hace en estos días la presión alcista de los precios. La temida inflación (el gran monstruo que asusta desde hace meses a los mercados) se manifiesta en estos días en los precios del gas (se ha multiplicado por 5 en el último año), la factura de la luz (con incrementos de más del 200%), o en los precios industriales, que se han disparado en julio el 15,3% en tasa interanual.

La inflación medida en tasa anual está creciendo a un ritmo del 2,5% en la Unión Europea, según los últimos datos que ha publicado la agencia estadística comunitaria, Eurostat, y que ofrecen la comparativa entre los precios del pasado julio y los del mismo mes del año en el pasado ejercicio 2020. En julio de 2021, los precios subieron en España un 2,9% en tasa interanual, por encima de la media europea.

La subida generalizada de precios ocasiona, de facto, una merma en el poder adquisitivo de los ahorradores, que ven cómo cada vez pueden adquirir menos bienes y servicios con su dinero.

En un escenario inflacionario el ahorro no es suficiente, ya que no hacemos crecer nuestro dinero para que mitigue el efecto pernicioso de la inflación. Por eso, una buena solución es la inversión, bien en planes de pensiones privados, bien en fondos de inversión, en inmuebles, etc. Y por ese motivo, que el Gobierno haya castigado un vehículo de inversión tradicional para los ahorradores españoles que les permitía afrontar la jubilación con un extra que les ayudase a mantener el poder adquisitivo resulta tan grave en estos momentos.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia