Menú

Cataluña, la antítesis de Madrid: aprueba un nuevo impuesto a los coches de hasta 100 euros

La tasa se aplicará a aquellos turismos, furgonetas y motocicletas sobre la base de emisiones de dióxido de carbono de 2020.

La tasa se aplicará a aquellos turismos, furgonetas y motocicletas sobre la base de emisiones de dióxido de carbono de 2020.
Será de obligado cumplimiento para personas física y jurídicas titulares de un vehículo y con domicilio fiscal en la comunidad autónoma durante 2020. | Alamy

La Generalidad no deja respirar a los conductores catalanes. El Gobierno autonómico ha respondido al fin de los peajes peajes de la AP-2, AP-7, C-32 norte y C-33 con un nuevo impuesto que graba a las emisiones de CO2 emitidas por los turismos y las motocicletas. Según la Agencia Tributaria de Cataluña (ATC), este tributo afectará a más de 2,3 millones de vehículos y a 1,65 millones de contribuyentes en la región. En total, la Generalidad espera recaudar 65,9 millones de euros anuales con este nuevo palo.

La medida entra en vigor pocos días después de que la Comunidad de Madrid haya anunciado que eliminará todos los impuestos propios. Así, la región se convertirá en la única Comunidad Autónoma con todos sus impuestos propios suprimidos, frente a Cataluña, que es la que más tasas tiene. Los tributos que desaparecerán en la región de Isabel Díaz Ayuso son el impuesto sobre depósito de residuos, el impuesto sobre la instalación de máquinas recreativas en establecimientos de hostelería y un tercero de recargo sobre el Impuesto sobre Actividades Económicas, que ya no operaba desde 2009.

El consejero de Economía, Javier Fernández-Lasquetty, ha sido el principal impulsor de la eliminación de los tres impuestos propios que quedaban en la región, así como de la que será la mayor rebaja del IRPF en la historia de Madrid. Esta rebaja beneficiará a más de tres millones de contribuyentes, especialmente a las rentas más bajas. Con su puesta en marcha, los madrileños tendrán un ahorro fiscal global cercano a los 300 millones de euros.

Hasta 100 euros por vehículo

El impuesto, que se puede pagar a través de la web de la ATC, se aplica a aquellos turismos, furgonetas y motocicletas sobre la base de emisiones de dióxido de carbono de 2020. Será de obligado cumplimiento para aquellas personas físicas y jurídicas titulares de un vehículo y con domicilio fiscal en la comunidad autónoma durante 2020. Aunque aquellas personas jurídicas que tengan un establecimiento en Cataluña y un vehículo registrado también tendrán que hacer frente al nuevo tributo, independientemente de que su residencia fiscal esté fuera de las fronteras catalanas.

Como ocurre con el impuesto de circulación, la tasa varía en función de las emisiones de cada vehículo. Así, los menos contaminantes, que son aquellos coches que están en el rango de 120 y 140 gramos de CO2 por kilómetro, pagarán 11 euros anuales. Aquellos vehículos que estén entre 140 y 160 pagarán 24 euros anuales, mientras que los que se sitúen entre 160 y 200 abonarán 56 euros. Finalmente, los más contaminantes pueden llegar a pagar hasta 100 euros al año. El pago del tributo empezará a efectuarse a partir del próximo 15 de septiembre.

Temas

En Libre Mercado