Menú

"¿Qué pasa si nada funciona?": Alemania también avisa de qué hacer en caso de gran apagón

En Alemania también consideran los apagones masivos un riesgo del que merece la pena alertar a los ciudadanos.

0
En Alemania también consideran los apagones masivos un riesgo del que merece la pena alertar a los ciudadanos.
EFE

La campaña de Austria para preparar a sus ciudadanos para un gran apagón y los mensajes de Suiza, vinculados a su dependencia energética de la UE, no son los únicos: en la vecina Alemania, el pasado 2 de octubre el departamento de Protección Civil de Renania del Norte-Westfalia celebró su primer día de Apoyo ante Catástrofes bajo el lema Blackout (apagón): qué hacer si nada funciona. Lo celebró en el centro de Bonn, con el apoyo del Ministerio federal de Protección Civil.

Según una nota del Gobierno alemán, miles de personas visitaron los puestos para informarse de cómo protegerse ante una emergencia y recibieron consejos en caso de catástrofe y folletos centrados en posibles caídas de electricidad. Participaron cuerpos de seguridad y hubo charlas e iniciativas especiales destinadas a niños y jóvenes. En el país se sigue recordando el gran apagón que se vivió hace 15 años en Münster por la nieve, el peor desde la Segunda Guerra Mundial, y que dejó a miles de personas sin electricidad seis días en pleno invierno.

Las autoridades regionales vincularon este primer día dedicado a emergencias y centrado en los apagones a las trágicas inundaciones del pasado verano: "Si cae la electricidad cae todo. Nada funciona, como comprobaron muchos compatriotas en las catastróficas inundaciones del pasado mes de julio. Deberíamos prepararnos lo mejor posible", declaró el ministro regional del Interior, que también avisó de que "Alemania no está a salvo de graves catástrofes y es importante que la población sea sensibilizada y correctamente informada".

Con este fin, el estado organizador ha creado una página dedicada íntegramente a un hipotético gran apagón repasando todo lo que se explicó en esa jornada y en la que se incluye un cuestionario para comprobar si se está bien informado y un folleto con consejos y advertencias. Algunos ejemplos:

  • Sobre el agua corriente: recuerdan que la electricidad es esencial para la canalización de agua y recomiendan que en los primeros momentos del apagón se aproveche para recoger todo el agua posible antes de que se interrumpa definitivamente.
  • Sobre el frío: en un país donde el invierno puede ser muy duro, el folleto señala que en muchas casas la calefacción es eléctrica y pueden vivirse situaciones muy difíciles. Aconsejan tener mantas, sacos de dormir y ropa de abrigo, recurrir a amigos o vecinos si están en casas mejor aisladas o acudir a puntos de ayuda que logren instalar las autoridades.
  • Sobre la luz: aconsejan hacer acopio de velas, linternas y baterías y tenerlas guardadas en un lugar donde sean fácilmente localizables de noche.
  • Sobre el dinero en efectivo: dado que los cajeros y las tarjetas se volverán inútiles, recomiendan tener dinero en efectivo suficiente para mantener a toda la familia durante cinco días.

También se aconseja que cada miembro de la familia tenga prevista una mochila pensada para cinco días con ropa, material de primeros auxilios, artículos de higiene y artículos como abrelatas, radio a pilas y linterna, entre otras cosas. Piden incluir móvil y cargador para estar listo cuando la energía comience a volver. En cuanto a la alimentación, recomiendan hacer acopio de alimentos no perecederos para cinco días, entre los que citan conservas, leche, pasta y frutos secos.

No es la única iniciativa llamativa en Alemania que coincide con la escalada de precios de la energía: hace unas semanas, el mismo departamento publicó un recetario para cocinar sin electricidad.

En Libre Mercado