Menú

Deliveroo se va de España con un despido dorado para sus riders: "No tenían obligación de darnos nada"

Deliveroo, la empresa "explotadora" para la izquierda, se marcha de España otorgando unas generosas indemnizaciones a sus repartidores.

0
Deliveroo, la empresa "explotadora" para la izquierda, se marcha de España otorgando unas generosas indemnizaciones a sus repartidores.
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz | Cordon Press

Deliveroo se marchará de España el próximo lunes 29 de noviembre. Fue el pasado mes de julio cuando la plataforma de reparto de comida a domicilio informaba de que ya no quería seguir trabajando en nuestro país.

En el comunicado que emitía entonces, Deliveroo no hacía ni una sola mención al Gobierno, aunque su huida del mercado nacional se anunciaba cuando faltaba menos de un mes para que entrase en vigor la polémica ley Rider de Yolanda Díaz, que obligaba a las empresas a contratar a todos los repartidores de España que operaban como autónomos. ¿Demasiada casualidad?

Siguiendo la práctica general que acostumbran a llevar las empresas con los políticos, Deliveroo no quiso entrar en polémicas con el Ejecutivo de Pedro Sánchez y se limitó a mencionar la falta de competitividad en el mercado nacional para justificar el abandono del país. Por el contrario, sus competidores directos, Uber Eats y Glovo, decidían adaptarse a la Ley Rider. O Ley Díaz…

45 días por año trabajado

Desde que llegara al Ministerio de Trabajo, Yolanda Díaz se propuso acabar con el modelo de reparto a domicilio que han impulsado las nuevas tecnologías a través de la figura del autónomo. Díaz llegó a calificar este trabajo como "un modelo laboral basado en la explotación" y una de sus medidas estrella ha sido fulminarlo. Calificar a estas plataformas de explotadoras y hasta de esclavistas ha venido siendo la tónica recurrente por parte de la izquierda desde su aterrizaje en España.

Pero resulta que la explotadora Deliveroo ha aprobado un suculento despido para los "más de 3.500 riders" que cuantifica la compañía. Se trata de una indemnización de 45 días de salario por año trabajado frente a los 20 días que marcaría la ley. Para calcular la partida correspondiente a cada repartidor han utilizado los ingresos de su último año.

El salario para calcular las indemnizaciones de sus autónomos consistiría en "la totalidad de los ingresos percibidos, sin IVA, sin propinas, desde el 2 de agosto de 2020 a 31 de julio de 2021 (dividido entre 364, dará el "sueldo" por día, y se usará para la base de cálculo", explicó la empresa en un documento al que ha tenido acceso Libre Mercado. También, han fijado una indemnización mínima, por lo que si esta indemnización de 45 días fuera inferior a 1.000 euros, todos los repartidores cobrarán mínimo esos 1.000 euros. Eso sí, "si no se ha facturado nada desde el 2 de agosto de 2020 a 31 de julio de 2021, no se genera derecho a indemnización alguna, ni a los 45 días ni al mínimo de 1.000 euros".

Además, la empresa les ha ofrecido "un programa de ayuda a la recolocación que prestará Randstad, de seis meses de duración y de 9 meses para los mayores de 45 años". Aquellos que tengan más de 55 años "a la fecha de extinción y no tengan otro trabajo, tendrán derecho a que la empresa les pague un convenio especial con la seguridad social hasta los 61 años".

Indemnizaciones de 10.000 euros

10000-deliveroo.jpeg
Indemnización de más de 10.000 euros

Tras la entrada en vigor de la Ley Rider -y aun teniendo claro iban a marcharse antes de eso- Deliveroo decidió contratar a sus repartidores antes de acometer un despido colectivo que empezaría a negociar con los representantes de los trabajadores. Ya en la carta de despido enviada a toda la plantilla con fecha del 19 de noviembre reconocen que "la Ley Rider trae consigo una serie de complicaciones para las empresas del sector".

El presidente de la Asociación Profesional de Riders Autónomos (APRA), Jordi Mateo, cuenta a Libre Mercado que los riders "están muy sorprendidos con la compensación extra de las indemnizaciones". Es más, "no tenían obligación de darnos nada porque nosotros éramos autónomos y el autónomo no tiene indemnización cuando se rescinde la actividad, pero se querían ir bien. Dejándolo todo bien atado" asegura. Tal y como ha podido comprobar este periódico, hay indemnizaciones tan suculentas que superan los 10.000 euros para los más antiguos. "Una vez más se ha demostrado que no habían venido a explotarnos", añade Mateo.

La lectura que hace el abogado y profesor de derecho laboral de la UOC, Víctor Canalda, es que "ante el periodo de incertidumbre que se le planteaba a Deliveroo, donde los tribunales han fallado en su contra y ante el miedo a posibles sanciones, la empresa ha querido resolver su marcha de España de manera rápida y fácil dando estas indemnizaciones muy por encima de la ley".

"El que nos ha precarizado es el Gobierno"

Eso sí, aunque Mateo asegura que los repartidores "están agradecidos, también están muy cabreados por cómo ha actuado el Gobierno restringiendo nuestra actividad. El único que nos ha precarizado es el Gobierno, que ha dejado a casi 4.000 familias sin un puesto de trabajo".

Cuando Deliveroo llegó a España, surgieron asociaciones de riders que se situaron tanto a favor como en contra de su propio modelo. Como ya publicó Libre Mercado, centenares de riders pertenecientes a APRA denunciaron que, con la norma de Díaz, perdían toda su autonomía, por lo que pidieron hasta en manifestaciones seguir trabajando por cuenta propia. También, estos profesionales negaban tajantemente las acusaciones de precarización hacia la labor que ellos mismos desempeñaban día tras día. "Nos dicen que estamos explotados cuando no saben nada de nuestro trabajo. Nosotros somos nuestros propios jefes", señalaba una repartidora.

Además, el momento para introducir esta ley no podía ser más inoportuno, ya que en plena pandemia del coronavirus, el reparto a domicilio era lo único que había servido para impulsar al sector de la hostelería, golpeado por las restricciones y la falta de clientela.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia