Menú

Impuestos, pensiones o empleo: el plan de Gabriel Boric que amenaza la economía chilena

El nuevo presidente de Chile pretende expandir el control del Estado en educación, pensiones o salud apoyado en un aumento de cotizaciones e impuestos

El nuevo presidente de Chile pretende expandir el control del Estado en educación, pensiones o salud apoyado en un aumento de cotizaciones e impuestos
Gabriel Boric | Alamy

Gabriel Boric, a sus 35 años, se convertirá el próximo 11 de marzo en el presidente más joven de la historia de Chile tras ganar en segunda vuelta, y con amplio margen, al candidato de derecha José Antonio Kast.

De esta forma, la coalición izquierdista representada por Boric, que agrupa, entre otros, al Partido Comunista de Chile, ha obtenido más de 4 millones y medio de votos, un 55,87% del total.

Para lograr la victoria, el político y líder estudiantil se ha valido de un mensaje en pro del progreso y la transformación social, la agenda LGTBI o la lucha contra las desigualdades. Todo ello pese a que, como ya explicó Libre Mercado, Chile es el país latinoamericano que más progreso social y económico ha logrado en las últimas décadas, acompañado con un hundimiento de las tasas de pobreza y desigualdad.

A fin de lograr esta transformación del país, Boric defiende un desmantelamiento del "neoliberalismo" que, según él, rige el país, y propone en su programa la creación de una gigantesca estructura estatal, financiada a cargo de mayores ingresos tributarios, que se apropie y controle el conjunto de la sociedad del bienestar chilena.

Nacionalización de las pensiones

Boric propone acabar con uno de los pilares esenciales del modelo económico chileno: las pensiones privadas de capitalización individual. Para ello, aboga por efectuar una transición hacia un modelo en el que lo cotizado por los trabajadores no se ahorre en una cuenta propiedad del trabajador y gestionada por las administradoras de pensiones (AFP), sino que se dirija directamente a las arcas del Estado, que ahorrará parte de las aportaciones y prometerá al ciudadano el cobro de su pensión. Paralelamente, se incrementarán las cotizaciones en 6 puntos hasta llegar al 18% del salario.

Además, este sistema será complementado con un pilar de reparto no contributivo, que proveerá una pensión básica a todos los chilenos con independencia de cuánto hayan trabajado. A fin de "asegurar la sustentabilidad" del sistema ante el envejecimiento de la población, el programa de Boric propone la creación de un Fondo de Reserva: un mecanismo similar al existente en España, y que de poco ha servido ante el profundo cambio demográfico y el déficit estructural del sistema.

Nacionalización de la Sanidad

Con la excusa de "mejorar la gestión para hacernos cargo de la crisis sanitaria", el programa del nuevo presidente de Chile propone la creación de un Fondo Universal de Salud (FUS) público, que pasará a recaudar el 7% del salario de todos los trabajadores, hasta ahora administrado por medio de seguros privados de salud (ISAPRE). Estas cotizaciones, unidas a un aumento del gasto público en salud, contribuirán a crear un Servicio Nacional de Salud, "basado en prestadores de la red pública", y que ofrecerá atención primaria "al 100% de la población" y la "gratuidad para la totalidad de fármacos cubiertos por el FUS".

Expansión y centralización de la educación pública

En la actualidad, el papel del Estado en el sistema de educación obligatoria chileno se basa, fundamentalmente, en la concesión de cheques educativos (sistema de vouchers) a las familias, que eligen libremente al colegio al que quieren llevar a sus hijos. Las escuelas son propiedad, por lo general, de los municipios o comunas, o bien de entidades privadas. A este respecto, Gabriel Boric pretende intensificar las reformas emprendidas desde el año 2014, las cuales tienen el objetivo de restar protagonismo a las entidades privadas y los municipios, y traspasar el control de las escuelas hacia agencias estatales.

En cuanto a la educación superior y universitaria, Boric aboga por condonar las deudas estudiantiles contraídas para costear sus estudios. Para ello, el Estado se hará cargo del importe adeudado, el cual se abonará de una manera gradual a las entidades de crédito que proveyeron los préstamos. A partir de entonces, se transitará hacia un modelo de "gratuidad universal" del sistema de educación superior, complementado con una expansión de instituciones educativas y universidades estatales.

Menos familia, más Estado

La presidencia de Gabriel Boric "establecerá un Sistema Nacional de Cuidados (SNC) que coordine con perspectiva feminista, intersectorial y comunitaria diferentes espacios institucionales bajo los principios del cuidado como un derecho social y humano, de acceso universal". Para ello, se intensificará, mediante la creación de nuevas agencias y organismos, el papel del Estado en el cuidado de los hijos, las personas con discapacidad y los ancianos.

Incremento de los impuestos

Adicionalmente al aumento de las cotizaciones sociales, y para sostener todos los planes sociales prometidos por el nuevo presidente electo, se ha anunciado un incremento de la presión fiscal de 8 puntos del PIB chileno, que pasaría de alrededor del 21% a cerca del 30% del PIB.

Para ello, el programa del líder izquierdista propone un alza en el impuesto del IRPF que afectaría a las rentas altas, una reducción de exenciones, nuevos impuestos a la riqueza, nuevos impuestos verdes, un recargo a las empresas dedicadas a la minería de cobre y la persecución de la evasión y elusión fiscal.

impuestos-gabriel-boris-recorte.png
Propuesta de nueva recaudación de Gabriel Boric.

Reforma laboral

En cuanto al mercado laboral, Gabriel Boric propone un "alza escalonada del salario mínimo, con el objetivo de que nadie que trabaje una jornada completa viva junto a su familia bajo la línea de la pobreza". El objetivo es que este pase desde los 337 mil pesos actuales (343€) hasta los 500.000 pesos (509€) a final de legislatura.

Por otro lado, promoverá una jornada laboral de 40 horas semanales, se dará mayor poder a los convenios colectivos y los sindicatos, y se revisará el alcance del despido por necesidades de la empresa.

Para que este conjunto de medidas "no tengan un impacto negativo en el desempeño económico de las mipymes", el programa de Boric propone regar estas "con nuevos subsidios directos".

Temas

En Libre Mercado