Menú

Enfado en el INE por las dudas sobre el IPC: ¿está mal calculada la inflación?

El IPC del 6,5% "es absolutamente correcto" dice el INE, después de que CaixaBank Research crea que es menor. ¿Y si para el ciudadano fuera mayor?

El IPC del 6,5% "es absolutamente correcto" dice el INE, después de que CaixaBank Research crea que es menor. ¿Y si para el ciudadano fuera mayor?
Hombre comprando artículos en un pequeño supermercado del centro de Barcelona | Alamy

El Instituto Nacional de Estadística (INE) no es un organismo mediático, lo que no significa que esté exento de críticas (algunas, con razón), pero bien es cierto que rara vez el INE es el protagonista de alguna de las polémicas del día... hasta esta semana.

Todo comenzó el pasado lunes, cuando el servicio de estudios de CaixaBank, CaixaBank Research, publicó un documento en el que aseguraba que "el cálculo de los precios de la electricidad sesgó al alza a la inflación en 2021". La razón que esgrimía CaixaBank es que, a la hora de calcular el IPC de diciembre (que reveló que los precios subieron la friolera de un 6,5%), el INE no había tenido en cuenta los precios de la luz en el mercado libre, que el que viene fijado de antemano por la compañía la eléctrica a través de una especie de tarifa plana que permite al consumidor saber lo que va a pagar por la energía que consuma por el tiempo que dure el contrato.

Históricamente, esas tarifas planas eran más caras. A cambio, el cliente quedaba protegido de los vaivenes del mercado eléctrico. Todo cambió con la subida sin precedentes de la luz en 2021: los clientes del mercado libre quedaron blindados y pagaron menos por la electricidad que los que estaban en la tarifa regulada (los que sí han sufrido que la luz haya roto la barrera de los 300 euros el megavatio/hora porque su recibo es volátil). Eso sí, como ya explicamos en Libre Mercado, el blindaje del mercado libre no será por mucho tiempo.

"El INE destaca en su nota de prensa que no utiliza los precios del mercado libre para el cómputo de electricidad en el IPC a pesar de que aproximadamente un 60% de los hogares en España tienen este tipo de contrato" señala CaixaBank Research, que ha calculado que el año 2021 hubiera terminado con una inflación general "del 4,7% en vez del 6,5% oficial". Esta supuesta sobreestimación del INE no tardó en empezar a acaparar los titulares de la prensa, ya que, de ser cierta, el Estado tendría que haber abonado una menor cuantía a la subida de las pensiones o los inquilinos tendrían que pagar menos por la subida de sus alquileres, por poner dos ejemplos, ya que el IPC es una variable que influye en multitud de actualizaciones de precios de nuestra vida diaria.

Enfado: "Es absolutamente correcto"

Sin embargo, el INE ha desmentido categóricamente a Caixabank y asegura que su cálculo no contiene ningún error o sobreestimación. "Es preciso remarcar que el IPC es un indicador basado en una metodología clara y precisa" asegura el organismo en un comunicado. "Todos los elementos que componen su metodología siguen las normas internacionales, y han sido respaldados por la Oficina de Estadística de la Unión Europea (EUROSTAT), lo que permite que este indicador se adapte a los reglamentos de la UE", añaden.

Hay que dejar claro, que, hasta ahora, el INE solo tenía en cuenta los precios del mercado regulado en el cálculo del IPC. Es decir, "nunca" había incluido los precios del mercado libre para estimar la inflación, señalan fuentes del organismo a este periódico, como exigiría CaixaBank. Entonces, cabe preguntarse que, siguiendo esta teoría, y teniendo en cuenta que, en 2020, el precio de la luz fue especialmente barato, ¿estaríamos hablando de un IPC infraestimado en 2020, cuando el mercado libre era más caro que el regulado?

Lo que sí reconoce el INE es que, en enero de 2022 tenía "previsto" incluir los precios del mercado libre en el IPC (con la cantidad de clientes que están acogidos ya a estas tarifas, tiene lógica), pero los datos que le daban las eléctricas no estaban suficientemente completos. "El INE y las empresas del sector han venido trabajando para incorporar el mercado libre en el cálculo del indicador. Sin embargo, la información suministrada al INE no tiene aún el suficiente detalle para hacerlo con las garantías de calidad necesarias" aseguran.

Así, el INE considera que esos "esfuerzos se han visto afectados por el informe" publicado por CaixaBank Research. "Evidentemente, el INE no comparte estas conclusiones. Por un lado, se desconoce la metodología en la que se basa el estudio de CaixaBank (solo se sabe que ha utilizado recibos domiciliados en CaixaBank)" y aseguran que "las facturas de los clientes no sirven para medir la inflación". El INE se defiende concluyendo que su IPC "es absolutamente correcto y goza de todas las garantías nacionales e internacionales de precisión y fiabilidad".

¿Los precios solo han subido un 6,5%?

Con los enfrentados argumentos de Caixabank y del INE encima de la mesa, lo que probablemente cabe preguntarse es si de verdad los precios han subido un 6,5% este año y no lo han hecho todavía más. No hay más que salir a la calle a consumir para sospechar que el coste de la vida quizá esté por encima de lo que asegura el INE y en la línea totalmente opuesta de lo que dice Caixabank. Economistas como Daniel Lacalle están convencidos de ello.

"El IPC tiende a suavizar el efecto de la inflación en los ciudadanos porque pone bienes y servicios de consumo diario en una cesta con los de compra esporádica. Incluye referencias y ponderaciones que reducen el coste real de la vida y no tiene en cuenta otras variables fundamentales, como los precios del alquiler", señala Lacalle, que también desarrolla esta idea en Twitter.

"El IPC y el PIB siempre favorecen al Gobierno. El primero, porque las cosas cuestan más de lo que apunta el IPC y el segundo, porque siempre se puede inflar el PIB con más gasto público y más endeudamiento", añade en declaraciones a este periódico.

Además, hay que tener en cuenta que las rentas más bajas no consumen lo mismo que las más altas o que los jubilados, por lo que la desviación es notable para cada uno de ellos. Preguntado al INE por todas estas cuestiones, señalan que sus cálculos "intentan ser lo más certeros posibles dentro de que es una estadística. Para el cálculo del IPC, analizamos 210.000 precios al mes provenientes de tiendas, tickets o webs", aseguran. Cada cinco años, el INE saca de la cesta unos productos y mete otros dependiendo de los hábitos de consumo. Por ejemplo, "en 2016, metimos las suscripciones a Netflix y el café de cápsulas y sacamos las cámaras de vídeo. Este año, hemos incluido las mascarillas y sacado el MP3, entre otros muchos artículos". ¿Por qué percibimos que la vida está más cara que ese 6,5%? "Puede ser porque cada uno tenemos nuestro propio IPC y porque también percibimos más los precios que suben que los que bajan", responden. Habrá que ver si han convencido al lector.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador