Menú

Podemos quiere aplicar un impuesto a los alimentos "nocivos" para recaudar 800 millones

Dentro de la reforma con la que Podemos está intentando contraprogramar las subidas de impuestos de Sánchez, una propuesta ha pasado desapercibida.

Dentro de la reforma con la que Podemos está intentando contraprogramar las subidas de impuestos de Sánchez, una propuesta ha pasado desapercibida.
Ione Belarra e Irene Montero | Cordon Press

Nuevo cisma entre PSOE y Podemos por la cantidad -y el tipo- de impuestos con los que pretenden sorprender a los contribuyentes este año. El pasado lunes, la formación morada presentó una nueva propuesta fiscal para recaudar la friolera de 30.000 millones de euros al año.

En un acto que bautizó como "Tax the Rich: Equilibrar la balanza fiscal" y que reunió a la izquierda más radical del panorama actual, desde miembros de Bildu a los de ERC pasando por el secretario general del Partido Comunista de España (PCE), Enrique Santiago, y el exlíder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, Podemos anunció a bombo y platillo las líneas maestras de su plan. Poco después, publicó un documento de 19 páginas con todos los detalles.

La ofensiva de impositiva de Podemos incluye elevar un 10% el impuesto de Sociedades a las empresas eléctricas por un periodo mínimo de cinco años sujeto a prórroga, sustituir el Impuesto de Patrimonio por un nuevo tributo a las grandes fortunas, subir el IRPF a las rentas superiores a los 120.000 euros o un impuesto a las viviendas vacías, entre otras medidas. En la siguiente tabla, están desglosadas cada una de las partidas y sus previsiones de recaudación.

reforma-fiscal.jpg

La clasificación del IVA es la única que presenta un saldo negativo porque, en este punto, Podemos propone rebajar del 21% al 10% este impuesto a las peluquerías y servicios veterinarios, bajar al tipo superreducido los productos de higiene femenina y de alimentación animal o ampliar la lista de alimentos y bebidas no alcohólicas con un tipo superreducido del 4%. "En todo caso, se excluirán aquellos para los que resulte desaconsejable por motivos de salud pública" matizan.

Esta aclaración es fundamental si nos vamos al punto bautizado como "impuestos para la salud" donde la formación morada pretende recaudar 800 millones de euros. ¿Cuáles son estos productos?

Llegan los ‘fat tax’

En su documento, Podemos señala que "los Health Taxes, o impuestos de la salud, son impuestos que gravan productos con impacto claramente negativo en la salud. Estos impuestos permitirían reducir el consumo de ciertos productos –que terminan generando un alto coste para la sanidad pública por las enfermedades asociadas a ellos–, y a la vez incrementar los ingresos públicos repartiendo la carga fiscal de forma más eficiente".

El partido de Pablo Iglesias pone como ejemplo a la subida del IVA a los refrescos (aunque no tuvieran azúcar) que ha comandado el ministro de Consumo, Alberto Garzón, junto a Hacienda. "Los Presupuestos Generales del Estado de 2021 ya aumentaron el tipo impositivo de bebidas azucaradas desde el 10% hasta el 21%, mientras que algunos territorios ya han establecido regulaciones similares" señalan. El pasado año, Hacienda recaudó 314 millones de euros con esta subida fiscal.

Así, siguiendo la estela de la subida del IVA a los refrescos, Podemos propone "establecer un impuesto sintético que grave la calidad nutricional de los alimentos (fat tax), penalizando aquellos cuyo consumo resulte nocivo para la salud". ¿Qué considerará la formación morada un alimento nocivo? No dan detalles, aunque no hay que olvidar que desde el Ministerio de Consumo vienen defendiendo el sistema Nutri-Score, que es el etiquetado de alimentos en forma de semáforo que ya está presente en millones de alimentos y que ha causado una gran polémica en la industria alimentaria. Para la OCDE, los "impuestos de la salud" se aplican a los bienes que afectan negativamente salud, en particular: tabaco, alcohol, refrescos y determinados alimentos con grasas o sal.

De hecho, el propio Alberto Garzón ya planteó un impuesto a los ultraprocesados o la "comida basura" que hizo saltar las alarmas entre las empresas que fabrican los productos que pasan por procesos industriales. Recientemente, en Cataluña (que fue la primera región en subir los impuestos a los refrescos) también se ha propuesto un tributo a los ultraprocesados. Ahora, Podemos habla de los alimentos "nocivos" en su nueva reforma fiscal, por lo que el sector de la alimentación -y el bolsillo del consumidor- vuelve a situarse en su punto de mira.

Como ya publicamos en Libre Mercado, llama la atención que Podemos haya realizado este documento cuando queda menos de un mes para que los "expertos" de Hacienda publiquen las subidas de impuestos que el Gobierno pondrá en marcha este año dentro de la reforma fiscal que han prometido a Bruselas. Tanto es así, que ayer miércoles, María Jesús Montero, calificó la propuesta de sus socios de gobierno de "inoportuna". Desde Podemos, aseguran que "eliminar la brecha de recaudación de entre 7 y 8 puntos porcentuales del PIB de España con la de la Unión Europea", como pretende el Gobierno, implicaría una subida de impuestos de 87.000 millones de euros, aunque ellos plantean subir en 30.000 millones. Habrá que ver a cuánto asciende todavía el sablazo de María Jesús Montero.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios