Menú

Portugal vuelve a bajar impuestos y António Costa deja en evidencia a Sánchez

Costa quiere "bajar los impuestos para ayudar a las clases medias, sobre todo a las familias con hijos y a los jóvenes que empiezan su carrera".

Costa quiere "bajar los impuestos para ayudar a las clases medias, sobre todo a las familias con hijos y a los jóvenes que empiezan su carrera".
Sánchez con Antonio Costa en Lisboa | EFE

"Hemos pasado la página de la austeridad, hemos pasado la página del estancamiento". Así de rotundo se muestra el primer ministro en funciones de Portugal, António Costa, cuando se le pregunta por sus planes económicos para la nueva legislatura. Tras su victoria en las elecciones generales celebradas hace escasos días, el líder socialista ha anunciado que tiene previsto bajar los impuestos para acelerar la recuperación.

"Es la mejora general de los ingresos lo que ayuda a dinamizar la economía", afirmó Costa en plena campaña electoral. Después de la cita con las urnas, el homólogo de Pedro Sánchez ha recalcado que su objetivo es "bajar los impuestos para ayudar a las clases medias, sobre todo a las familias con hijos y también a los jóvenes que empiezan su carrera profesional".

Se estima que, una vez se adopten las medidas planteadas por el primer ministro en funciones, la rebaja tributaria supondrá el fin del pago del Impuesto sobre la Renta para unas 170.000 familias o, lo que es lo mismo, el 5% de los hogares portugueses dejaría de tributar en el gravamen directo por excelencia, una vez se apliquen los cambios previstos por Costa.

El programa de Costa también incluye una mejora regulatoria en el Impuesto de Sociedades, donde se pretenden eliminar los "pagos especiales a cuenta", que básicamente constituyen una suerte de retención o adelanto en el Impuesto de Sociedades. Si el Partido Socialista cumple su palabra, las pymes quedarán exentas de hacer este pago, con ánimo de favorecer la liquidez de las empresas de menor tamaño.

También se contempla el apuntalamiento de diversas mejoras impositivas introducidas en los últimos años, como la tasa del 0% que se aplica sobre las criptomonedas o la tarifa plana del 20% aplicada en el IRPF de los extranjeros que se trasladan al país. De modo que la política fiscal de Costa no puede estar más alejada de la estrategia tributaria de su socio español, Pedro Sánchez, o de su aliado alemán, Olof Scholz, quien también ha anunciado una rebaja de 30.000 millones en los impuestos en el marco de su alianza con los liberales.

Temas

En Libre Mercado