Menú

Las consecuencias para los agricultores y ganaderos españoles de la invasión a Ucrania

Las asociaciones agroalimentarias vaticinan nuevas subidas de precios por los problemas de suministro de cereales.

Las asociaciones agroalimentarias vaticinan nuevas subidas de precios por los problemas de suministro de cereales.
Agricultor examinando la cosecha de trigo | Alamy

"Ahora mismo, nadie sabe cuánto vale el cereal en el mercado" asegura el secretario general de la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe), José Manuel Álvarez. "El mercado nacional está paralizado y solo funciona el de futuros", añade.

Ya ha pasado más de un día desde que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, iniciara la invasión de Ucrania, y buena parte de las industrias del mundo están haciendo cálculos sobre cómo les va a repercutir esta guerra a sus negocios.

En España, el Ministerio de Comercio ha mandado un comunicado intentando tranquilizar a las compañías del país con intereses en ambos países. "En el caso de Rusia y Ucrania, las relaciones comerciales españolas son muy limitadas", aseguran. "Las exportaciones totales a Rusia de productos españoles solo suponen un 0,7% (2.213,3 millones de euros) del valor global de nuestras exportaciones, mientras que en el caso de las exportaciones españolas a
Ucrania supone solamente son un 0,2% (681,8 millones de euros) del total", explica el departamento de Reyes Maroto.

Inquietud entre agricultores y ganaderos

Pero esta comunicación no dice nada sobre las importaciones, que es lo que está inquietando al sector agroalimentario, sobre todo, a la parte de la ganadería debido a la cantidad de cereales que compra a Ucrania nuestro país. "España es muy dependiente del cereal extranjero porque tiene que alimentar a una cabaña ganadera muy grande", explica José Manuel Álvarez a Libre Mercado. "Normalmente, producimos unos 20 millones de toneladas de cereal al año y consumimos unos 35-37 millones. El 80% de lo que consumimos es para alimento animal" asegura.

Según los datos de la patronal del comercio de cereales, el 30-35% del maíz que importamos procede de Ucrania, nuestro primer mercado, por delante de Brasil y Francia. El 10% del trigo y hasta el 70% del aceite de girasol también procede del país recientemente invadido. Estas cifras coinciden con las que da Asaja. Y es que, España fue el segundo destino de las exportaciones ucranianas de maíz

"A Ucrania le dicen El granero de Europa porque tiene una tierra indónea para el cultivo de cereal, un suelo oscuro -como el que aquí puede verse en Burgos- un gran terreno y una temperatura ideal", explica el experto.

"Hay mucha incertidumbre en el sector porque los puertos de Ucrania han cerrado y nos han dejado de enviar cereales. Ahora, tenemos reservas suficientes en los graneros y almacenes, pero no sabría decir hasta cuándo porque estamos en plena campaña con Ucrania" explica el experto. De diciembre a junio, España exporta cereales ucranianos y después, recurre a otros países, como Brasil, por lo que febrero es un mes muy inoportuno para cortar este flujo de suministro.

Si la guerra no acaba pronto, Álvarez considera que España tendrá que importar cereales de otros países y apunta a EEUU. Eso sí, "para traer cereales de la UE, será necesario que la UE reduzca las trabas a los transgénicos" señala.

Vaticinan nuevas subidas de precios

Además, la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) alerta de que la falta de suministro de cereales amenaza todavía más a los precios de la ganadería y la agricultura. "El destino de todas estas importaciones es, fundamentalmente, la elaboración de piensos para nuestra ganadería y una falta de suministro derivará en el encarecimiento de estas materias primas, algo que para los ganaderos españoles sería de fatales consecuencias en estos momentos que nos vemos afectados por la sequía que padece España", señalan. "Otros factores de producción agrícola como abonos y fertilizantes también se pueden ver seriamente afectados por el comercio con Ucrania, y eso provocará nuevas subidas de precios" añaden.

En la misma línea va la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG). Su responsable de Ganadería, Jaume Bernis, señala que, en el porcino, el 70% del coste de producción corresponde a los piensos, por lo que, si el suministro de maíz ucraniano se paraliza, aumentaría la subida acumulada del 32% que ya ha registrado el alimento para el ganado desde hace unos meses. "El agua no llega, empieza la crisis de Ucrania, es la tormenta perfecta para los márgenes del ganadero, que además están sufriendo ya un importante alza de los precios de la energía", ha sentenciado.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios