Menú

¿Putin hunde nuestra economía? Los datos que desmontan la excusa del Gobierno

Las brutales subidas en electricidad y gas antes del conflicto de Ucrania desmontan la patética excusa del Gobierno.

Las brutales subidas en electricidad y gas antes del conflicto de Ucrania desmontan la patética excusa del Gobierno.
Nadia Calviño y Pedro Sánchez, este lunes, en Moncloa | EFE

El Gobierno ha virado por completo su discurso. Ya no disfrutamos de una vigorosa recuperación económica que envidia toda Europa, ni veremos germinar el maná europeo que recibieron los miembros del ejecutivo en forma de ridículos aplausos públicos a Pedro Sánchez por lograr 140.000 millones de fondos de ayuda de la UE para recuperarnos de la crisis del coronavirus (mitad a fondo perdido, mitad en forma de créditos blandos).

SM3Lc1VtHOCLRRV0l

Tampoco saca pecho el Gobierno por los datos de empleo, o de PIB, de déficit o de deuda. Ya no. Tampoco la ministra Calviño: ahora la guerra de Putin es la culpable de la situación económica que tenemos por delante.

La vicepresidenta económica del Gobierno se ha presentado este lunes en Televisión Española para advertirnos de varias cosas que hasta antes de ayer daba por sentadas: que la recuperación "vigorosa" está en entredicho, que la inflación que hasta antes de ayer iba a ser coyuntural, ya no va a ser tan temporal, y que los precios de la luz y el gas van a seguir subiendo. Eso sí, todo por culpa de Putin.

Para Calviño no hay ninguna duda del impacto de la guerra sobre la economía española: "Se trata de una situación grave que tiene un impacto desde el punto de vista económico y de la evolución de los precios. Lo digo para que no quede, desde ese punto de vista, ninguna duda".

Calviño propone ahora desligar los mercados eléctricos europeos del precio del gas porque el repunte de la energía está siendo una de las "principales consecuencias del conflicto". No aclaraba Calviño si la brutal subida experimentada desde el verano en los precios del gas y la electricidad le parecía menos grave que la actual.

Junto con el alza de los precios de la energía, las otras dos vías de impacto económico vienen por el deterioro del comercio y el eventual efecto sobre la estabilidad financiera de los mercados. Por último ha dicho que aún es pronto para hacer una estimación del impacto del conflicto sobre el PIB de España, ya que dependerá de la duración del ataque a Ucrania y de la evolución de los mercados energéticos, entre otros factores.

La realidad que obvia el Ejecutivo

Se olvidan los miembros del Gobierno, y en este caso Calviño, de que los datos económicos ya estaban muy deteriorados a finales del mes de febrero, antes de que estallara el conflicto.

Inflación

El Ejecutivo culpa de la inflación (por encima del 7%) a la guerra de Putin, pero olvida que ese último dato de IPC (7,4%) corresponde a todo el mes de febrero y no a la última semana (cuando estalló el conflicto bélico). Y también olvida que España cerró el año 2021 con una inflación desbocada en el 6,7%, máximos en 29 años. Y en 2021 Putin no había invadido todavía Ucrania.

En su análisis de este lunes en Libre Mercado, el economista José María Rotellar, detalla ese fortísimo incremento de la inflación y el momento en que comenzó.

ffcvx.jpg

El precio de la luz sube un 1.500% en un año

Otro de los datos que machaca la credibilidad del Ejecutivo casi cada día es el del precio de la electricidad. El presidente Sánchez ya ha roto su promesa de que pagaríamos lo mismo que en 2018 por el recibo de la luz, pero no está evitando el vertiginoso crecimiento del precio del MW/hora. Este lunes pagamos 442,54 euros el MW/hora de media, frente a los 27,73 euros el MW/hora que pagábamos el mismo 7 de marzo de 2021, lo que entraña una subida del 1.495%.

Culpa Calviño, y lo hacía también María Jesús Montero la semana pasada de esta escalada de precios a las consecuencias económicas de la invasión de Ucrania. Sin duda, esto hace que la situación empeore, pero de nuevo olvida que veníamos de una subida indiscriminada de precios y marcando máximos históricos casi todas las semanas desde el verano de 2021. El máximo histórico anterior al que marcamos hoy se fijó el 23 de diciembre de 2021, cuando pagábamos 379 euros el MW/hora, frente a los 46,3 euros el MW/hora del 23 de diciembre de 2020, una subida anual del 718%.

El precio del gas sube un 1.775% en un año

Pero nos dice el Gobierno que la culpa de esta vertiginosa subida del precio de la luz tiene que ver con el precio del gas, y no le falta razón. Además, nos dice que el precio del gas sí se ve directamente afectado por la invasión rusa de Ucrania y el cierre de los gasoductos que conducen esta materia prima hasta Europa. Sin embargo, lo que no recuerda el Ejecutivo es que, aunque esta situación ahora empeore por el conflicto, ya veníamos de una brutal escalada de estos precios.

Este 7 de marzo pagamos 300 euros el MW/hora de gas, frente a los 16,55 euros MW/hora del 7 de marzo de 2021, una subida de 1.775%. ¿Cuándo fue el máximo anterior? El 22 de diciembre con 183 euros el MW/hora de gas. Frente a los 18,8 euros de diciembre de 2020, un año antes. Una subida del 873%.

Los datos no dejan lugar a dudas. La inflación y el problema de escalada de precios que sufrimos en España no tiene que ver con la guerra de Putin sobre Ucrania, sino que es un problema que venimos arrastrando desde el pasado verano y que habla de los desequilibrios en el mix de generación eléctrica que tenemos en España.

Carburantes

Lo mismo sucede con los precios de los carburantes. El conflicto está ejerciendo una presión alcista sobre los precios del petróleo y sus derivados, pero simplemente endurece y cronifica un problema que ya registraba España: el nuestro fue el país de la UE donde más subió el precio de la gasolina en 2021, registrando un aumento del 22% con respecto al precio marcado en enero de 2021 y superando el precio medio de la zona euro que, entonces, estaba en 140 céntimos.

¿Por qué el Gobierno sí tiene la culpa?

El Ejecutivo, sin embargo, y pese a esta evolución de los precios que ya arrastramos desde el verano y que han situado la inflación que sufre la industria en el entorno del 40% (el sobrecoste que paga la industria en desarrollar los bienes y servicios que consumimos), no ha tomado una sola medida que alivie esta situación a familias o empresas. Más bien al contrario.

Decisiones como la contrarreforma laboral, el incremento del salario mínimo interprofesional, la aprobación del ingreso mínimo vital, la reforma del sistema de pensiones que diseña Escrivá, o la indiscriminada subida de impuestos que ha presentado María Jesús Montero, suman más carga y coste al sistema productivo en España. Un sistema productivo que, como confesaba en conversación con Libertad Digital, el representante de ATA, Lorenzo Amor, está lleno de cicatrices por el covid, y cualquier turbulencia puede desangrar de nuevo a las empresas y autónomos en España.

Los últimos datos de empleo, pese a que reflejan una fuerte creación de empleo desde los peores momentos de la pandemia del covid 19, todavía estamos lejos de mantener un dinamismo laboral como el que teníamos antes de que estallara la crisis de la covid 19 en 2020.

El número de concursos de acreedores sigue disparado y el Gobierno no reduce su exposición a la deuda pública, cada vez más abultada y superando ya el 120% del PIB con más de 1.400.000 millones de euros y situándonos como uno de los países con más deuda pública del mundo.

La gran mentira del Gobierno

Estos datos dejan negro sobre blanco la gran mentira del Gobierno sobre la "vigorosa" recuperación que decían vivía nuestra economía. Y lo hacían mientras los precios se disparaban, la deuda pública se enquistaba como una de las mayores del mundo, el déficit aumentaba y diseñaban un mercado laboral más rígido y costoso para las empresas.

En el momento en el que se avecinan subidas de los tipos de interés y distorsiones en el mercado que encarecerán materias primas de las que son dependientes nuestra industria y empresas, el Gobierno encarece el acceso al empleo así como los impuestos que pagan empresas y familias.

Con estos datos encima de la mesa, ¿la culpa de la situación económica que vive España es sólo culpa de la invasión de Putin o el conflicto sólo empeorará unos datos que ya eran enormemente preocupantes?

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad