Menú

Se acaban los 20km/h extra para adelantar: ¿seguridad o recaudación?

La DGT reconoce que la eliminación del margen para adelantar en vías convencionales favorece la instalación de más radares de tramo.

La DGT reconoce que la eliminación del margen para adelantar en vías convencionales favorece la instalación de más radares de tramo.
Los adelantamientos en vías secundarias serán más difíciles de realizar. | Alamy

El pasado lunes 21 de marzo entraron en vigor los cambios introducidos en la Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial. Entre las reformas implementadas, ha destacado especialmente la eliminación del margen de 20 km/h para adelantar en las carreteras convencionales, medida que ha suscitado una gran polémica.

La DGT ha justificado esta supresión recordando que en el año 2019 se produjeron 239 fallecidos por colisión frontal en vías convencionales, de forma que la modificación de la norma "va en consonancia con el principio de Sistema Seguro de eliminar o reducir los riesgos, y los adelantamientos son uno de ellos".

La norma, por tanto, prohibirá todos los adelantamientos que se realicen a una velocidad superior a la establecida por la vía, equiparando la situación a la del resto de países de la UE. Ya en el 2020, la DGT viene promoviendo este cambio legislativo con el fin de desincentivar los adelantamientos en vías secundarias. Pere Navarro, director del organismo lo apoyó alegando que "no pasa nada por ir detrás de un camión".

En contraposición, no son pocos los detractores de esta reforma. Automovilistas Europeos Asociados (AEA) consideran de "absolutamente decepcionante" la nueva ley en su conjunto, ya que "incide en el aspecto sancionador y dejar sin resolver aspectos que hoy están incidiendo en la movilidad y la seguridad", mientras que ha rechazo expresamente la eliminación del margen de 20km/h. A este respecto, el presidente de la asociación considera que "ni existe normativa europea al respecto", ni se ha aportado ningún informe técnico que avale la medida, ni el coste económico de su implementación.

En la misma línea, la portavoz de la Plataforma de Motoristas por la Seguridad Vial ha tachado de "barbaridad" la medida. "Creo que no están bien informados porque se ha hecho mucha presión también desde las asociaciones de víctimas", declaró a Europa Press. Por su parte, RACE ha criticado la falta de debate técnico entorno a asuntos como la supresión del margen para adelantar: "No está comprobado que sea una medida que contribuya a una reducción de los siniestros viales, ampliándose tanto el tiempo como la distancia para realizar una maniobra peligrosa", declaró su director.

En este sentido, es preciso remarcar que, de acuerdo a los cálculos efectuados por Juan José Alba, Ingeniero Mecánico y profesor de la Universidad de Zaragoza, el tiempo requerido para adelantar a un camión se triplica circulando a 90km/h respecto a si se hiciera 20km/h más rápido, como hasta ahora permitía la ley.

Más radares, más peajes, más recaudación

Partiendo del amplio debate generado en torno a la efectividad de la medida sobre la reducción de la siniestralidad, hay quienes se plantean si uno de los motivos que han empujado a eliminar el margen de adelantamiento pueda ser el de aumentar la recaudación por parte de la Administración Pública.

Hasta ahora, muchas de las multas que se emitían por exceso de velocidad en vías convencionales eran recurridas por los conductores, que, siempre y cuando no excedieran en 20km/h el límite de la vía, podían alegar que la velocidad extra se debía a un adelantamiento. Sin embargo, con la nueva ley en vigor, esta exención desaparece y, por tanto, es previsible que la recaudación se vea incrementada.

Concretamente, la situación descrita se producía especialmente con las sanciones emitidas por los radares de tramo, que miden la velocidad media del vehículo en un segmento de la vía y, por tanto, no son capaces de distinguir si el exceso de velocidad puede deberse a los adelantamientos.

Ahora que la norma ha cambiado, se allana el camino para que la DGT incremente la presencia de este tipo de dispositivos. El propio director del organismo público apunta en esta dirección: "Eliminar el margen de 20 km/h para adelantar puede favorecer en el futuro la instalación de más radares de tramo, que son más justos que los que están en un solo punto", declaró Pere Navarro.

Por otro lado, la eliminación de los 20km/h provocará que las carreteras convencionales sean más lentas y menos transitables. Quien conduzca por ellas, no solo deberá circular a una velocidad sensiblemente inferior a las autovías o autopistas, sino que, en muchos casos, se verá obligado a permanecer por detrás de camiones aún más lentos ante la imposibilidad de poder adelantarles con suficiente margen. Esto incentivará el trasvase de conductores hacia las autopistas y autovías, para las que se espera la implementación generalizada de peajes en el 2024. De nuevo, más recaudación.

Como ya explicamos en Libre Mercado, los incentivos de la DGT y la Administración van muy de la mano. Pese a que el primero es, a priori, un ente autónomo, tres de cada diez euros que recauda se dirigen directamente a las arcas del Estado sin que se sepa cuál es su destino concreto.

Temas

En Libre Mercado