Menú

Empresarios alemanes alertan de la peor crisis "desde la Segunda Guerra Mundial" si se quedan sin gas

Alemania ha puesto en marcha un plan de emergencia ante un posible corte del gas. Los empresarios alertan del desastre que vendría.

Alemania ha puesto en marcha un plan de emergencia ante un posible corte del gas. Los empresarios alertan del desastre que vendría.
Planta de la alemana BASF | Europa Press/Archivo

La crisis tras la última amenaza de Putin de cortar el gas, exigiendo a sus compradores pagar en rublos, quedó momentáneamente resuelta este jueves pero el miedo persiste entre los empresarios. Tras una conversación con el presidente ruso, el canciller Olaf Scholz afirmó que seguirían pagando el gas en euros porque así lo establecen los contratos. Desde El Kremlin, se especificó que los países considerados "hostiles" podrán pagar en euros pero tendrán que abrir cuentas en el banco ruso Gazprombank, que convertirá la divisa en rublos.

Scholz reiteró ante la prensa que dejar de comprar gas a Rusia es inviable en una semana en que se ha activado un plan de emergencia ante posibles cortes de suministro, que en su primera fase pide a familiares y empresas que ahorren, pero que incluye, en caso de escasez, el racionamiento del gas. El país debate ahora qué sectores industriales serían los primeros en quedarse sin energía en caso de embargo mientras aumentan los mensajes desde las empresas alertando del "desastre" que supondría para la economía del país por la intensa dependencia del gas ruso.

Este viernes, se ha referido a la falta de gas el CEO de la industria química más importante del mundo, BASF, que necesita de esa fuente de energía para múltiples procesos. Martin Brudermüller alerta en una entrevista en Frankfurter Allgemeine Zeigung de que problemas de suministro podrían llevar al país a su "peor crisis desde el final de la Segunda Guerra Mundial", con recortes en grandes compañías mientras que otras de menor tamaño se verían abocadas a desaparecer.

Brudermüller se refirió a las voces en el país que piden cortar los lazos con Rusia tejidos durante años bajo los mandatos de Gerhard Schroeder y Angela Merkel. En su opinión, quienes lo reclaman no alcanzan a comprender los riesgos que supondría "un experimento así: "¿Queremos ver cómo se destruye nuestra economía, que tantas décadas ha costado construir?". El empresario avisa además de que las dimensiones de la crisis, cuyas consecuencias serían "mucho peores que las de la pandemia", no se podrían paliar con ayudas y subvenciones: "El Estado no podría pagarlo". Como ejemplo de lo que ocurriría pone a su propia empresa y a su principal planta en Alemania, donde trabajan 40.000 personas: "Llegado un punto, no podríamos seguir operando un lugar como Ludwigshafen", algo que afectaría a la fabricación de productos de "primera necesidad".

Una advertencia similar lanzó esta semana Reiner Hoffman, presidente de la patronal alemana. En su opinión, se producirían "daños irreparables" a la cadena de producción y una fuerte subida del desempleo. La recesión que provocaría tendría un "efecto dominó que perjudicaría gravemente a toda la economía europea". Según un informe de Der Spiegel, 1,2 millones de empleos dependen de la industria química, metalúrgica y alimentaria, los tres sectores más dependientes del gas en el país.

Por el momento, el gas sigue fluyendo hacia Occidente según relatan este viernes los medios alemanes, algunos de los cuales incluyen gráficos sobre la situación de los almacenes de gas, en este momento en un 26% de su capacidad.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador