Menú
José T. Raga

Una asignatura de primer año

¿Por qué el BCE anticipa ahora cuándo dejará de comprar deuda a los Estados miembros y cuándo subirá los tipos de interés?

¿Por qué el BCE anticipa ahora cuándo dejará de comprar deuda a los Estados miembros y cuándo subirá los tipos de interés?
Sede del BCE. | Archivo

Así suele y así debe ser; los conceptos fundamentales en cualquier saber, más si permiten el acceso a posiciones de poder de los menos, deben preceder a la designación de éstos.

Soy consciente de que el predicamento personal, que para tantos constituye la razón vital de su ser, se consigue mediante la ostentación de sus capacidades o facultades. Tal alarde concierne unas veces a capacidades intelectuales, en otras abarca la divulgación, de palabra o de obra, de privilegios en la información –dejando constancia de que se sabe lo que otros no, probablemente por ser secreto–, y con frecuencia comprende verdaderos poderes para hacer lo que otros no pueden.

Es tal el peligro del engreimiento que quien lo sufre o –situándonos en su mente– quien lo disfruta generará disfunciones en los mercados, incentivando o desincentivando a los buscadores de rentas, a los especuladores…

En estos casos, el secretismo, será una virtud, al no discriminar entre sujetos – los que reciben información y los privados de ella–. ¿Por qué la CNMV suspende la cotización de una empresa en bolsa cuando está pendiente de un hecho que puede alterar la misma?

La historia es bien elocuente, pero muchos o la desconocen o prefieren silenciarla.

En estos casos, la responsabilidad se distribuye entre personas e instituciones. O, dicho de otro modo, si no por norma vigente, sí por consideraciones éticas, el secreto sobre hechos que pueden condicionar las actitudes de los sujetos –discriminando entre conocedores e ignorantes– debería convertirse en una obligación personal e institucional, cualquiera sea su ámbito de actuación.

Una institución está en el foco de atención de cuanto vengo diciendo, por razón de la materia objeto de su actividad. Me refiero a la banca central y, específicamente, a su actuación sobre el dinero en sí y, en muchas ocasiones, también sobre el mercado de títulos.

No hace tanto tiempo –apenas veinte años y cuatro meses–, todos lo recordamos, disponíamos de la peseta como unidad de cuenta y como medio de pago. Ésta conoció devaluaciones en su paridad con el resto de monedas, así como cambios en las condiciones crediticias –tipos de interés–. En ningún caso fueron anunciadas con tiempo para que los agentes pudieran tomar decisiones especulativas. Siempre se publicitaron en sábado por la noche.

¿Por qué el BCE anticipa ahora cuándo dejará de comprar deuda a los Estados miembros y cuándo subirá los tipos de interés? El anuncio es de esperar que produzca movimientos de los ventajistas. El presidente Sánchez y sus colegas del Sur ya están preparando paquetes extraordinarios de deuda, para su colocación, antes de que concluya el plazo anunciado.

Resultado del anuncio: beneficiado, el ventajista –el Gobierno–; perjudicada, España, que incrementa su deuda, por aquello de que a tipo de interés cero, demanda de crédito infinita.

Bastaba con copiar la historia; por algo se hacía.

Temas

En Libre Mercado