Menú

La escasez y los precios del litio empujan a las empresas automovilísticas a comprar minas

Una tonelada de litio costaba 4.450 dólares (4.202 euros) en el año 2012, en 2022 ha pasado a los 78.032 dólares (73.696 euros).

Una tonelada de litio costaba 4.450 dólares (4.202 euros) en el año 2012, en 2022 ha pasado a los 78.032 dólares (73.696 euros).
Batería de litio. | Alamy

El precio del litio se ha disparado de forma notable en la última década. Así, mientras que una tonelada costaba 4.450 dólares (4.202 euros) en el año 2012, en 2022 ha pasado a los 78.032 dólares (73.696 euros). Una subida exponencial que, unida a su escasez está llevando a las empresas automovilísticas a adentrarse directamente en el mercado de diferentes maneras. De hecho, Tesla ya ha dejado abierta la puerta a esta posibilidad, aunque no es la única.

Elon Musk ha sido el primero en dar la voz de alarma a través de su cuenta de Twitter. El empresario aseguraba lo siguiente: "¡El precio del litio ha llegado a niveles de locura! Tesla podría tener que adentrarse en la minería y la refinación directamente, a menos que mejoren los costos. No hay escasez del elemento en sí, ya que el litio se encuentra en casi todas partes de la Tierra, pero el ritmo de extracción/refinamiento es lento". Aunque, por el momento Tesla no ha anunciado nada de manera oficial, en 2021 patentó un nuevo sistema de extracción del mineral. Mientras tanto, ha llegado a un acuerdo con Ganfeng Lithium, el mayor suministrador mundial de Litio, para garantizarse el suministro.

Volkswagen también se está moviendo dentro del mercado, además de anunciar un acuerdo con Vulcan Energy para comprar litio, se ha aliado con Umicore y 24M Technologies para fabricar baterías. Además, instalará una planta en Sagunto (Valencia) para fabricar baterías de litio para sus vehículos eléctricos. Mientras, General Motors o BMW están invirtiendo en la extracción de litio tanto en California como en Argentina.

Si bien, todavía ninguna de estas grandes compañías ha dado el paso de comprar minas y empezar a extraer el mineral de forma directa, la puerta queda entreabierta después del mensaje de Musk y de las apuestas de otras empresas por la inversión, a través de terceros, en este mercado. Y es que, el principal problema por el que no hacen esto es por el tiempo que conllevaría y el alto coste. Supondría un fuerte desembolso y varios años de espera para poder comenzar a extraer las cantidades de litio requeridas para cubrir la demanda.

Pero, el litio no es el único problema para la fabricación de baterías. El cobalto y el níquel también preocupan a la industria de los automóviles. El níquel, por ejemplo, llegó a subir más de un 90% en este año y llevó a la Bolsa de Londres a suspender la cotización del metal de forma temporal.

Temas

En Libre Mercado