Menú

El auge de la casa de empeños a la que acudían desde Lola Flores a Concha Velasco

La subida de precios y el temor a una nueva crisis vuelven a poner de moda el Monte de Piedad, la casa de empeños más famosa de Madrid.

La subida de precios y el temor a una nueva crisis vuelven a poner de moda el Monte de Piedad, la casa de empeños más famosa de Madrid.
Trabajos de clasificación de joyas y oro en el Monte de Piedad de Madrid. | David Alonso Rincón

Contaba Concha Velasco que cuando Paco Marsó le regalaba una joya enorme, su primer pensamiento nunca era con qué iba a lucirla, sino lo que podría hacer con el dinero que le dieran por ella en el Monte de Piedad. "La empeño y con lo que me den monto las escaleras de Mamá, quiero ser artista —relataba la actriz a Vanity Fair—. El decorado giratorio de La rosa tatuada, de Tennesse Williams, fue gracias a un broche que traje aquí", confesaba sin reparos.

Hoy, casi 25 años después de este último estreno, la casa de empeños más famosa de Madrid continúa siendo el mejor refugio de actores y artistas jóvenes que "no tienen trabajo fijo y pasan por rachas mejores y peores", pero también de miles de ciudadanos que se han visto golpeados por la pandemia y la imparable escalada de precios de los últimos meses.

"Tenía una peluquería y la he tenido que cerrar, así que ahora sólo me queda recurrir a esto si quiero seguir pagando las facturas", nos cuenta Carmen. La joven espera su turno en la sala principal, donde no es la única autónoma que hace cola para saber cuánto le pueden dar por esas joyas que, en la mayor parte de los casos, guardan por su valor sentimental, pero que apenas usan en el día a día. "Yo soy venezolana y le envío a mi madre todo el dinero que puedo para allá, pero con la subida de la luz, del gas y de la comida, cada vez lo tengo más complicado, así que voy a ver si con esto puedo aguantar un poco más hasta ver si remonta mi tienda", lamenta Liz.

monte-de-piedad-compro-oro-madrid-2022-00009.jpg
La sala de espera de la sede del Monte de Piedad en Madrid. | David Alonso

Crédito rápido con bajos intereses

"La principal ventaja es la rapidez con la que te llevas el dinero a casa. En apenas 10 minutos tienes un crédito sin tener que dar explicaciones a nadie, simplemente dejando como garantía tu patrimonio y con unos intereses infinitamente más bajos que los que ofrecen los llamados créditos rápidos o las tarjetas de crédito", explica Santiago Gil de la Rosa, director del Monte de Piedad, situado en la madrileña Plaza de Las Descalzas. Concretamente, un 5% anual para importes inferiores a 300 euros y un 8,25% para el resto, aunque únicamente se cobran intereses una vez que se retiran las piezas y sólo por el tiempo exacto que permanezca en manos de esta institución.

monte-de-piedad-compro-oro-madrid-2022-00001-recorte.jpg
Santiago Gil de la Rosa, director del Monte de Piedad. | David Alonso

Al otro lado del mostrador, 17 tasadores trabajan sin descanso. Una joven entrega un puñado de anillos de oro, que van a parar a una pequeña báscula. "Aquí tienen la garantía de que están bien calibradas y de que nadie les va a estafar", explica en contraposición a los múltiples negocios de Compro Oro casi clandestinos que salpican numerosos edificios del centro de Madrid.

La tasadora aplica un ácido para comprobar que efectivamente las piezas son de oro, determina su valor en función de sus kilates y le informa del dinero que pueden ofrecerle. En caso de duda, disponen de un laboratorio con técnicas mucho más sofisticadas. Tras firmar un pequeño contrato —en el que se incluyen las fotografías de las joyas y el peso que muestra la báscula—, mete los anillos en una caja y ésta baja por un carril robotizado a la cámara acorazada que está justamente bajo nuestros pies. "Sólo el sistema sabe a qué hueco va a parar exactamente. Ni siquiera nosotros lo sabemos", nos explica el director mientras nos muestra una apasionante sala con acceso restringido, de la que nos pide no dar detalles por motivos de seguridad.

monte-de-piedad-compro-oro-madrid-2022-00005.jpg
Un trabajador del Monte de Piedad revisando varias joyas. | David Alonso

El 97% recupera sus joyas

La clienta se va satisfecha con su dinero contante y sonante. "El crédito se concede por un año, pero, si quisiera, mañana mismo podría recuperar sus joyas y sólo pagaría por el tiempo que las ha dejado aquí", aclara Gil de la Rosa. El procedimiento es igual de rápido: "Desde que se da la orden, hasta que se localiza la caja y se sube hasta aquí para su devolución, el robot tarda un máximo de 12 minutos".

A pesar de los prejuicios que puedan existir al respecto, lo cierto es que el 97% de los clientes recuperan sus joyas, lo que indica que la mayor parte de ellos solicita este dinero para pasar un bache puntual o afrontar una inversión que finalmente da sus frutos. "Es la primera vez que vengo y la verdad es que esperaba encontrarme con gente muy necesitada, pero he visto a muchas señoras con ropa y bolsos de marca", confiesa Isabel, casi avergonzada por sus prejuicios. "Ahí hay una clienta que sólo con nosotros tiene más de 100.000 euros en créditos. Si realmente necesitase el dinero, sólo tendría que vender sus joyas", apunta el director.

Las razones por las que acuden al Monte de Piedad son de lo más variopintas. "Yo antes venía por necesidad, ahora vengo porque tener aquí mis cosas es mucho más barato que meterlas en una caja fuerte de cualquier banco", nos explica Diana, otra de las mujeres que espera para ser atendida.

Las subastas

Las piezas que, pasado un año, no se recogen salen a subasta. "La ventaja es que, si se vende por encima del valor que el cliente adeudaba, no sólo se salda el crédito, sino que ese dinero de más va a parar a su bolsillo, no nos lo quedamos nosotros", matiza el director. Estas pujas son precisamente otro de los grandes atractivos de la institución.

"Nosotros venimos porque nos han dicho que aquí podemos conseguir joyas magníficas a muy buen precio", nos cuenta una pareja de mediana edad mientras sostienen el folleto de la próxima cita. En él, se publicitan desde un colgante con forma de garra con un precio de salida de unos 320 euros, hasta unos pendientes de oro blanco y brillantes por valor de 24.000. Detrás del mostrador, podemos ver las bandejas con todas las joyas que se adjudicaron en la última subasta y que ya están listas para ser enviadas a sus compradores. Entre ellas, un Cartier valorado en 4.000 euros.

monte-de-piedad-compro-oro-madrid-2022-00010.jpg
Un reloj de subasta valorado en 400.000 euros. | David Alonso

Venta de lingotes de oro

Mientras observamos las piezas, la cola de las primeras ventanillas ha ido creciendo. Se trata de los puestos de MonteOro, un apartado dedicado a la compraventa de este metal precioso y, especialmente, a la adquisición de lingotes. "La incertidumbre por la guerra de Ucrania y la inflación ha hecho que se vuelva a mirar al oro como valor refugio y la verdad es que esta parte está yendo muy bien", asegura Gil de la Rosa, que recuerda que, solo en el último año, el oro ha subido un 12,5%.

"En los últimos cinco años, se ha incrementado un 54%, pero es que, desde el año 2000, estamos hablando de una subida de más del 500%. Al final, inviertes en una casa y, yo lo pienso con la guerra de Ucrania, de repente puedes ver cómo todo tu patrimonio desaparece. Por eso, siempre está bien invertir parte de tus ahorros en oro, porque es un valor seguro", advierte el director de la oficina.

Los lingotes más baratos cuestan alrededor de 75 euros. Los más caros —los de 1 kilo—, rondan los 60.000. "En España todavía no está muy extendido, pero en otros países como Alemania sí existe la cultura de tener oro, porque saben que, en caso de necesidad, lo puedes vender fácilmente y empezar de cero".

monte-de-piedad-compro-oro-madrid-2022-00002.jpg
Una réplica de lingote de oro del Monte de Piedad.

De Lola Flores a Concha Velasco

Dada la variedad de servicios que ofrece hoy en día, la institución está tratando de eliminar la palabra "Piedad" de su nombre comercial y darse a conocer únicamente como "El Monte". Lo hace "a petición de los clientes" y con el objetivo de no trasmitir precisamente esa sensación de que todo el que recurre a ella lo hace buscando caridad.

Entre sus más célebres clientes no sólo destaca Concha Velasco, sino que su historia también esconde el nombre de otras grandes de la escena española. "Lola Flores, Lina Morgan y yo veníamos tantas veces que el conserje de la entrada ya nos conocía", confesaba la actriz en una entrevista concedida en 2017.

Labor social

monte-de-piedad-compro-oro-madrid-2022-00003-recorte.jpg
Padre Piquer. | D.A.

En estos momentos, la institución fundada hace nada menos que 320 años por el Padre Piquer cuenta con una red de seis oficinas situadas en Madrid —la que hoy visitamos—, Móstoles, Córdoba, Granada, Alicante y Palma. Entre todas ellas, suma 55.000 clientes, con más de 138.000 créditos vivos por valor de 86,5 millones de euros. Sus ingresos se destinan a la Fundación Montemadrid, una entidad privada sin ánimo de lucro dedicada a promover la Acción Social, la Educación o la Cultura.

No en vano, entre sus proyectos más destacados del ámbito cultural, se encuentran centros tan conocidos como La Casa Encendida o el Palacio de la Música, cuyas obras de rehabilitación comenzarán este año con el objetivo de recuperarlo y devolverle su uso como espacio escénico en plena Gran Vía madrileña.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro