Menú

El lío recaudatorio de Escrivá: prometió a Bruselas aumentar los ingresos con las nuevas cotizaciones de los autónomos

A diferencia de lo argumentado a Bruselas, el Gobierno dice que la recaudación de las nuevas cotizaciones de los autónomos "va a ser neutral".

A diferencia de lo argumentado a Bruselas, el Gobierno dice que la recaudación de las nuevas cotizaciones de los autónomos "va a ser neutral".
El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá durante la sesión extraordinaria de la Comisión de Seguimiento y evaluación de los acuerdos del Pacto de Toledo, ayer jueves en el Congreso. EFE/ Chema Moya | EFE

Cuesta creer que el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, lleve más de un año trabajando en la reforma más importante del régimen de autónomos, generando todo tipo de titulares perjudiciales para su imagen y enfrentándose con buena parte de las asociaciones de autónomos para que la recaudación se quede como está.

Sin embargo, esa es la respuesta que viene dando el Ejecutivo en los últimos días a la pregunta del millón: ¿cuánto va a recaudar de más el Gobierno con las nuevas cotizaciones por ingresos reales de los autónomos en los próximos años? La versión que ha dado el Ministerio de Seguridad Social es el efecto sobre la recaudación del sistema "va a ser neutral". Es decir, que lo que se recaudará extra por unos autónomos a los que se les subirá la cuota se compensará con lo que se recaudará de menos por los que tendrán cuotas más bajas.

Esta afirmación contrasta con las promesas del Gobierno en el Plan de recuperación, transformación y resiliencia que envió a Bruselas a cambio del dinero europeo para paliar la crisis del coronavirus. Dentro del "Componente 30: Sostenibilidad a largo plazo del sistema público de pensiones en el marco del Pacto de Toledo", el Gobierno suscribe con Bruselas un nuevo sistema de cotización a la Seguridad Social de los trabajadores autónomos por sus ingresos reales en el que reconoce que lo que quiere solucionar es la pérdida de recaudación que genera que los trabajadores por cuenta propia coticen por la base mínima.

"Se trata de implantar gradualmente un nuevo sistema de cotización en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) basado en los rendimientos por la actividad económica desempeñada. De este modo se ha de corregir la distorsión generada por la facultad de elección de la base de cotización que supone una merma de recursos para el sistema y un nivel más bajo de acción protectora para los autónomos" reza el documento.

reta-bruselas.jpg

"El resultado del reconocimiento a los trabajadores autónomos de la facultad de elección de la base de cotización es que casi el 85% del colectivo lo hace por la base mínima; del resto, menos del 9% lo hace por bases que no superan 1.964,70 euros al mes –con una base media de 1.435,70 euros mensuales–, mientras que apenas el 6,6% cotiza por bases próximas a la máxima. Esta es la principal explicación de que la recaudación por cuotas solo represente el 57,02% del gasto en prestaciones, circunstancia que agrava el déficit del RETA pasando de un resultado negativo de 4.943 millones en el año 2010 a otro, también negativo, de 8.673,14 millones en el año 2019" lamenta el Gobierno, en una clara declaración de intenciones por recaudar más que ahora niega.

Tan evidente es la intencionalidad recaudatoria del Gobierno con la medida que, desde la asociación de autónomos UPTA aseguran a este Libre Mercado que el Gobierno va a recaudar 2.500 millones de euros más en los próximos tres años con su puesta en marcha.

Los argumentos del Gobierno

tabla-tramos.jpg

Según el Gobierno, esos autónomos que pasarán a pagar más impuestos en 2023 serán todos los que ganen más de 1.700 euros al mes. Ahora, la mayoría abona 294 euros al mes. En concreto, el 84% de los afiliados al RETA cotiza por la base mínima gane lo que gane porque prefieren pagar menos impuestos aunque tengan menos coberturas sociales. El año que viene, el Gobierno no les dejará elegir.

La defensa de Escrivá a su medida es que sólo el 24% de los 3,4 millones de autónomos de España pagará más que ahora (parece que son pocos para el ministro) y el resto pagará menos o igual. Es decir, que uno de cada cuatro autónomos (los que ganen más de 1.700 euros, una cuantía nada boyante) tendrá que soportar el peso de toda la subida de impuestos del Gobierno con la que dice ahora que se va a quedar comido por servido en ingresos, aunque a Bruselas le prometiera lo contrario.

En esta reforma, Hacienda tendrá un papel protagonista para determinar la cantidad de impuestos que tendrán que pagar a la Seguridad Social los autónomos ya en 2023. El dep​​​​artamento de María Jesús Montero cruzará datos con la Seguridad Social "para evaluar la coherencia de la cotización y los rendimientos económicos" que afirmen tener los trabajadores por cuenta propia. Este punto amenaza con abrir un nuevo cisma con Hacienda, ya que de sobra son conocidas las dificultades que el fisco le pone a los autónomos para deducirse sus gastos, como las dietas, la luz o el vehículo de empresa.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador