Menú

Miedo a la subida del gas: el caso de la comunidad que decidió clausurar su caldera

La temida subida de los recibos de pisos con calefacción central ha llevado a vecinos y comunidades a buscar alternativas.

La temida subida de los recibos de pisos con calefacción central ha llevado a vecinos y comunidades a buscar alternativas.
Miedo a la subida del recibo de la comunidad por la calefacción central | Pixabay/CC/ri

Noviembre es la fecha más habitual de encendido de las calefacciones centrales pero ya se está hablando del impacto que ese momento va a tener en los recibos de las comunidades que tienen ese sistema para calentarse. La subida de precios de la energía ya se notó con fuerza en el invierno pasado pero este año la factura se disparará, algo que notarán especialmente aquellos bloques de viviendas con un sistema de calefacción central por gas.

Los administradores de fincas temen un repunte de la morosidad de las comunidades de propietarios, con familias que serán incapaces de afrontar los recibos mientras que el resto tendrá que asumir la parte de la cuota comunitaria impagada. En declaraciones a LM, vaticinan problemas para las comunidades "con tesorería muy justa" y cuentan cómo en muchos bloques están empezando a tomar medidas para hacer frente a una factura que se va a multiplicar.

Renunciar a la caldera

Entre las decisiones que ya se están adoptando está la de reducir el número de horas de encendido aunque hay comunidades, explican desde el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid, que han optado por renunciar a la calefacción central. Es el caso de un bloque de la calle Viriato, en el madrileño barrio de Chamberí, uno de los que disfrutan de rentas más altas de la capital. La comunidad del edificio, con diez pisos de unos 140 metros cuadrados más un local, y calefacción central de gas con contadores individuales, decidió este año clausurar la caldera ante las previsiones y las enormes facturas pagadas el pasado invierno.

Una de las vecinas llegó a pagar 420 euros en diciembre de 2021 y 950 euros en enero, febrero y marzo de 2022 por tener sus nueve radiadores abiertos. En otro piso donde los propietarios decidieron cerrar cinco de los nueve radiadores, la factura de enero, febrero y marzo fue de 430 euros cuando en diciembre de 2021 habían pagado 249. En otra vivienda, la casera tuvo que pactar con las inquilinas que ella asumiría la mitad de la factura energética para que no dejaran la casa. En total, el repostaje de gas de la comunidad en diciembre de 2021 supuso 3.300 euros; pasó a enero a 5.300 euros y alcanzó en febrero y marzo los 5.900 euros.

Los vecinos, según el acuerdo alcanzado por la comunidad, prescindirán de la calefacción central y calentarán sus viviendas con métodos alternativos, mayoritariamente mediante bomba de calor aprovechando sus sistemas de aire acondicionado. En otras comunidades muy grandes, según cuentan desde el Colegio de Administradores, no se ha podido adoptar la decisión de cerrar la caldera pero sí han optado por reducir drásticamente las horas de encendido.

La inviable opción de la TUR

Los administradores alertan de subidas en los recibos de más del 400%, como ocurrió en otro bloque donde en 2020/2021 pagaron por la calefacción unos 600 euros en total, repartidos en seis recibos, que subieron a 680 el invierno siguiente y que estiman que este invierno pueda ascender a 2.835 euros por los seis meses, unos 472 euros al mes. Una situación similar viven las comunidades con calefacción central por gasóleo: en una comunidad con una caldera de 15.000 litros, llenarla costó en 2020 la friolera de 7.986 euros mientras que en agosto de 2022 se pagaron 21.000 euros.

Se da la paradoja de que mientras que en los hogares con caldera de gas individual los ciudadanos tienen la opción de cambiarse del mercado libre a la Tarifa de Último Recurso, las comunidades carecen de esta opción porque superan el máximo establecido para beneficiarse de esta tarifa (50.000 kWh/año) y tienen que consumir gas al mismo precio que la gran industria.

Los administradores llevan meses solicitando al Gobierno que permita a las comunidades acogerse a esta tarifa para poder sortear en parte la subida de la energía. También reclaman que la anunciada reducción del 21% al 5% en la factura del gas, que el Gobierno decidió aplicar también a las comunidades de propietarios, se extienda a 2023 y no sólo hasta el 31 de diciembre de 2022.

Qué hacer para ahorrar en calefacción

Entre tanto, el Consejo ha distribuido entre sus colegiados consejos para reducir el consumo en comunidades con calefacción central, como:

  • Retrasar lo que se pueda el encendido de la calefacción y reducir las horas.
  • Colocar dispositivos para medir la temperatura exterior que permitan activar la calefacción sólo cuando sea necesario.
  • Reducir al menos dos grados la temperatura de la instalación.
  • Revisar las calderas de forma exhaustiva para garantizar que funcionen de la forma más eficiente posible.
consejos-ahorro-calefaccion-central.jpg
CAFMadrid

A los vecinos con calefacción central, les aconsejan, entre otras cosas,

  • Considerar otras opciones para calentar la vivienda (aparatos eléctricos, bomba de calor e incluso butano).
  • Revisar el estado de los radiadores y evitar los cubrerradiadores.
  • Apagar los radiadores en estancias no utilizadas o en zonas de ventilación.
  • Cambio de ventanas por sistemas más aislantes.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro