Menú

La UE da 2.500 millones a Alemania para quitar centrales de carbón tras autorizarle 450 para ponerlas

La ayuda alemana para centrales de carbón fue autorizada pese a violar la normativa de competencia.

La ayuda alemana para centrales de carbón fue autorizada pese a violar la normativa de competencia.
Ursula von der Leyen, presidente de la comision europea, con el canciller alemán | EFE

Hace un mes, la UE autorizaba ayudas de Estado por valor de 450 millones de euros para céntrales térmicas de carbón en Alemania. Justo la fuente de energía más contaminante. Unas semanas después, la misma UE da ayudas a la misma Alemania para quitarlas: nada menos que 2.500 millones de euros. Toda una metáfora de la política energética de la UE en plena Agenda 2030. Y en plena crisis energética.

La argumentación técnica de Bruselas para dar ahora esta ayuda de 2.500 millones para quitar centrales de carbón pasa por la necesidades ecológicas: "Hoy en día, los Länder alemanes de Renania del Norte-Westfalia, Brandeburgo, Sajonia y Sajonia Anhalt lanzan la programación del Fondo de Transición Justa (JTF) para apoyar su transición justa a una economía verde", señala la Comisión Europea.

Compromiso de reducir un 65% emisiones CO2

"Alemania se comprometió a reducir las emisiones de CO2 en un 65% y a la neutralidad climática para 2045. El compromiso del país de eliminar gradualmente el carbón para 2038 o antes, será un paso importante hacia su objetivo climático", explica la UE. "Los programas de Transición Justa Territorial de 2.500 millones de euros ayudarán a estas cuatro regiones a asegurarse de que su transición a la neutralidad climática no deje atrás a nadie en la economía y la sociedad locales", sentencia Bruselas.

Pero lo más chocante es que hace escasos meses, la misma Bruselas, tras quedar toda Europa atrapada en una crisis energética por no poder contar con fuentes estables y baratas de energía, admitió las prohibidas ayudas de Estado para permitir instalar centrales térmicas, las más contaminantes, en Alemania. Todo un resumen de la política energética europea.

La Comisión Europea aprobó, de este modo, una ayuda alemana de nada menos que 450 millones de euros para "reemplazar la generación de electricidad en medio de la escasez de gas natural en Rusia", señaló Bruselas en ese momento y en uno de sus comunicados.

Lo cierto es que la Comisión Europea ha aprobado, de este modo y en virtud de las normas de ayudas estatales de la UE, una medida alemana temporal para permitir que cinco centrales eléctricas alimentadas por lignito —es decir, carbón— entren en situación de "listas y en espera" para poder ser activadas en cualquier momento y dependiendo de la urgencia por la previsible falta de gas natural. Y en cerca de un mes, una ayuda multimillonaria justo para lo contrario: de 2.500 millones.

Todo un ejemplo de coherencia y planificación técnica.

Agenda 2030

La nueva ayuda sigue la pauta de la Agenda 2030. Y la de hace un mes la violaba, precisamente, por la evidencia técnica y práctica de que ese dogmatismo ecologista llevaba a la imposibilidad de contar con fuentes de energía en momentos clave y especialmente delicados.

La ayuda alemana para centrales de carbón, de hecho, fue autorizada pese a violar la normativa de competencia —se trata de una ayuda de estado— por la necesidad de energía y por los brutales costes que implica preparar las plantas para funcionar de inmediato. "La medida, en virtud de la cual se podrá proporcionar ayuda hasta el 31 de marzo de 2024 a más tardar, contribuirá a salvaguardar la disponibilidad de gas natural en medio de la escasez de este gas procedente de Rusia en el contexto de la guerra de Rusia contra Ucrania", reconoció Bruselas sin matices.

Ahora, vuelve Bruselas a los postulados de la Agenda 2030.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro