Menú

Importantes bodegueros, indignados con las renovables: "Te arruinan la vida y el negocio"

Los bodegueros ya no venden botellas de vino. Embotellan paisajes. Los mismos que ahora se ven amenazados por los parques eólicos.

Parques eólicos y fotovoltaicos contra el cultivo de la vid en La Rioja

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Los bodegueros ya no venden botellas de vino. Embotellan paisajes. Los mismos que ahora se ven amenazados por los parques eólicos.
Alvaro Palacios y Michael VaughanAlvaro y Michael, un escritor de vinos canadiense de Ontario, en una plantación de uva en La Rioja. | Flickr/CC/epeigne37

Mientras la atención mediática se concentra estos días en la Cumbre del Clima, en Egipto, el bodeguero más reputado del mundo echa cuentas en su bodega de La Rioja Baja. Álvaro Palacios acaba de decidir que no invertirá en su Alfaro natal los 18 millones de euros que tenía previstos.

"Ya teníamos en El Bierzo una bodega con Rafael Moneo y ahora le llegaba el turno a mi tierra. La finca ya se ha pagado muy cara, a 2 millones de euros después de los cuatro años que nos ha costado conseguirla. La bodega eran unos 16 millones, más los empleados. De momento seguiremos donde estamos hasta que me aguante el cuerpo porque mi familia tampoco puede más".

Son ya 18 años los que este Quijote lleva luchando contra los molinos. En concreto, contra los 19 parques fotovoltaicos y los 14 eólicos que bordean sus viñedos. A esto se suman 6 nuevos proyectos en curso para los que al Parlamento regional no le ha temblado el pulso en suspender la protección del suelo.

"Somos artistas en cagarla. La biodiversidad está mutilada"

"Encima lo que generan no se queda aquí porque son promotores ajenos por completo a la región que van y te arruinan la vida y el negocio. Es terrible", sentencia Palacios. Molinos de 200 metros que se ven incluso desde Navarra. Allí también impactan directamente en el negocio de Iñaki Sanz Larrea, cofundador de Viña Zorzal. "Somos artistas en cagarla", sentencia. "Pasa lo mismo que con el boom inmobiliario: Venga a construir casas por todos los lados y a recalificarlo todo sin orden ni concierto"

Lo sabe bien porque sus viñedos ahora mismo están rodeados de 30 parques eólicos y 1.800 placas fotovoltaicas que "afectan – asegura - a la vegetación y a la fauna. Aquí hay pajaritos que se comen bichos, ovejas que pastan y dejan abono. Todo lo que es la biodiversidad del entorno se ve afectada y mutilada", asegura.

Y los datos le avalan. Sólo en los 5 primeros años de funcionamiento, estas centrales acabaron con la vida de más de 200 buitres leonados y de cientos de especies de aves protegidas.

"Ya no vendemos botellas de vino. Embotellamos paisajes"

"Esto por no hablar del turismo rural y del impacto a la imagen bucólica de los viñedos", añade. Extensiones que están empezando a disminuir en pos de los bosques chatarra, lo que impacta directamente en la producción. Las Bodegas Palacios pueden llegar a sacar 5.500 botellas anuales que se venden a 300 euros. "Pero, es que además está la imagen hacia el comercio de las visitas continuadas de importadores de todo el mundo y de prensa internacional".

"Nosotros ya no vendemos botellas de vino", asegura Viña Zorzal. "Vendemos historias, embotellamos paisajes y viñedos. Lo nuestro es único y no podemos permitir que cuando viene alguien de fuera vea molinos, centrales fotovoltaicas, todo el sistema de evacuación que conlleva, que no cuidamos el paisaje o que no tenemos una ordenación del territorio"

Nuestro vino es internacional. Ningún país del mundo tiene la riqueza vitivinícola de España que los bodegueros saben llevar a lo más alto: "Una pena", asegura Palacios, "porque los bodegueros somos gente que defendemos nuestro país por todo el mundo, viajamos nos dejamos la vida en llevar el orgullo de un país a lo más alto para que luego los políticos, la gente que gestiona este país, te destroce tu futuro"

"Francia no pone un molino ¡Ni se les ocurre!"

Palacios tiene claro que hay que elegir entre enoturismo y energía eólica: "Francia no pone un molino, ni Italia en el Piamonte o la Toscana, ¡Ni se les ocurre!". Por su parte, Sanz Larrea, cree que sí pueden convivir si se hace con mesura: "En Viña Zorzal ahora mismo estamos terminando una instalación fotovoltaica de autoconsumo. Es compatible. Pero por qué hacer una macrocentral que dañe el paisaje y negocios ya existentes cuando tenemos todos los tejados libres"

En lo que sí coinciden es en que "el Gobierno de La Rioja ha optado por defender frente al vino, un sector del que viven las familias riojanas pese a que estos proyectos eólicos no generan beneficio económico en la región". Son años de reuniones políticas, de promesas y un gasto ingente en abogados. "Estamos en los tribunales", dice Sanz Larrea, "tenemos contenciosos con varios parques eólicos porque las palabras se las lleva el viento y mientras llegan esas buenas palabras aquí se están autorizando tropecientos parques de todo tipo".

Se niegan a que su negocio, su esfuerzo y su uva acaben pisados por los bosques de chatarra.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios