Menú

La angustiosa reacción de dos propietarias al ver cómo los okupas han destrozado sus respectivas casas

Los vídeos forman parte de la campaña de Navidad que la Plataforma de Afectados por la Ocupación ha puesto en marcha para concienciar a la sociedad.

Los vídeos forman parte de la campaña de Navidad que la Plataforma de Afectados por la Ocupación ha puesto en marcha para concienciar a la sociedad.

Como cada año, la Plataforma de Afectados por la Ocupación ha lanzado su campaña de Navidad para concienciar a políticos y ciudadanos de los graves problemas ocasionados por esta lacra de la que cualquiera puede convertirse en víctima. En esta ocasión, la plataforma ha querido poner el acento en la crueldad de los okupas cuando, después de un largo proceso judicial que arruina a muchos propietarios, no les queda otra que abandonar la vivienda.

"La sociedad piensa que el problema que nos afecta finaliza cuando recuperamos nuestra casa okupada tras largos años de procesos judiciales. Sin embargo, para nosotros comienza otra pesadilla al ver la maldad con la que algunos okupas e inquiokupas actúan contra nuestra casa. Destrozos, suciedad, olores, paredes pintadas, electrodomésticos inservibles, etc. suponen otro de los problemas que tenemos que asumir los afectados -lamenta la plataforma dirigida por Ricardo Bravo-. La legislación es lenta y no asocia el delito de okupar con los destrozos que ocasionan, por lo que, nuevamente, la víctima tiene que afrontar un proceso penal, sin apenas garantía de éxito".

"Me han destrozado la casa"

Al dineral que tienen que destinar los propietarios para reparar los daños causados, se suma su desesperación y su rabia por ver sus casas totalmente desmanteladas "con alevosía y saña". Ese sentimiento es el que muestra precisamente uno de los vídeos que las víctimas han usado para los christmas que ya circulan por redes sociales. En él, se escucha la angustiosa narración de una mujer de Asturias que graba el estado en el que se encuentra su vivienda, una vez que ha conseguido desalojar a los okupas.

"Esto es horrible. Me han destrozado la casa -dice mientras llora desesperada- Mira cómo tengo todo, por favor… No hay derecho". En imágenes, un jardín completamente desmantelado, toneladas de basura vertidas a propósito y unas escaleras de acceso a la vivienda llenas de estiércol. Una vez dentro, el panorama es igualmente desolador. "Me han quemado la casa -se lamenta al ver la cocina-. Mira mi salón. Todo roto, sin muebles. Y todo igual", continúa su relato mientras muestra habitaciones desiertas, puertas y ventanas deterioradas, y hasta colchones destrozados que han sido arrojados fuera.

El drama de María Rosa

El caso de esta propietaria no es el único. Hace tan solo unos días, María Rosa -una víctima de Almería de cuyo desgarrador testimonio dio cuenta en su día Libre Mercado- recuperó por fin su casa. En el vídeo que ella misma grabó tras poder acceder al inmueble después de 32 meses, muestra cómo los okupas han arrancado marcos y cristales de las puertas, y han destrozado todos los muebles, además de robar numerosos enseres: "Se han llevado un chaislongue, una secadora, un colchón…". Lo que los okupas han dejado en la casa presenta un estado lamentable, se queja María Rosa, que muestra a cámara el lavavajillas "destrozado a patadas", la vitrocerámica partida y camas, sofás y sillas rotas en todas las habitaciones.

"No solamente se han tirado 32 meses viviendo a costa mía, sino que encima me han destrozado la casa con maldad, a mala leche", denuncia esta propietaria, que esconde un auténtico drama personal. Tras perder a su hijo de 18 años en el incendio de su propia vivienda, María Rosa decidió alquilar el piso que había heredado de su padre, ya que sobre él aun pesaba una gran hipoteca que no podía asumir.

Lo que jamás imaginó es que sus inquilinos se acabarían convirtiendo en sus okupas y que, además, presumirían de ello mientras veían cómo ella se pluriempleaba para poder llegar a fin de mes con un marido en paro y dos niños pequeños, uno de ellos con discapacidad. El matrimonio que okupó su casa llegó a decirle a la cara que no le pagaba "porque no le daba la gana" y que ya sabían cómo funcionaba todo porque era reincidentes. "Me contaron que se tiraron 9 años viviendo en una casa de un fondo buitre hasta que les echaron, y me advirtieron de que de la mía tampoco se iban a ir hasta que un juez no les echase", relataba a LM María Rosa, que acabó siendo agredida y amenazada de muerte por sus okupas.

Un llamamiento a políticos y ciudadanos

Esta Navidad, la Plataforma de Afectados por la Ocupación ha decidido recordar su caso y el de otras tantas víctimas, entre ellas unos abuelos de Fuenlabrada -ella con cáncer y él con Parkinson- que han vivido un auténtico calvario. Su objetivo no es otro que concienciar a la población y reclamar "mucha más empatía que la que tiene nuestra ministra de Igualdad". Y es que no hay que olvidar que, en su afán por minimizar un problema que Podemos siempre ha justificado, Irene Montero llegó a decir que "el problema de la okupación es un problema inventado".

Frente a tal consideración, las víctimas recuerdan que 2021 se cerró con 17.000 okupaciones. Y eso sin contar con los numerosos casos de inquiokupación -inquilinos que dejar de pagar- que, al ir por la vía civil, no se contabilizan en las estadísticas. Con todo, reclaman a los políticos mayor empatía, pero también a los ciudadanos. "Hoy me ha pasado a mí, pero mañana te puede pasar a ti", advierten.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios