Menú

Indignación en Cantabria por el encargo de los trenes de Renfe que no caben en los túneles

La oposición culpa a Pedro Sánchez y Miguel Ángel Revilla a quienes califican como "Pepe Gotera y Otilio".

La oposición culpa a Pedro Sánchez y Miguel Ángel Revilla a quienes califican como "Pepe Gotera y Otilio".
Tren de Cercanías en Cantabria. | MESAS Movilidad

La situación que se está viviendo en Cantabria por el retraso de los trenes de Cercanías es propio de una película de Berlanga, aunque va más allá porque no roza el absurdo, lo supera. El caso es que la renovación de 21 trenes de la red de Cercanías se va a retrasar dos o tres años por un fallo en las dimensiones remitidas desde Renfe a la empresa encargada de construirlos, Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF).

Es decir, los trenes encargados no cabe en los túneles de la región. Así lo confirmó la semana pasada la secretaria de Estado de Transportes, Isabel Pardo de Vera, durante su visita a Asturias, una comunidad que también se ha visto afectada por esta demora.

Los partidos de la oposición han lamentado la "chapuza de los trenes que no caben por los túneles" y han culpado de este "nuevo despropósito" tanto al Gobierno de España como al de Cantabria.

Por su parte, el PP, principal partido de la oposición, cree que lo ocurrido es un "nuevo ridículo del Gobierno Sánchez-Revilla".

Mientras, Cs sostiene que la razón esgrimida en relación a un fallo de cálculo en las dimensiones aducido es una "excusa" del Ejecutivo central para no entregar los trenes a la comunidad y Vox cree que tras este "despropósito la cabeza que debe rodar es la de Miguel Ángel Revilla".

"Pepe Gotera y Otilio"

La presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha considerado que lo ocurrido es un "nuevo ridículo" del "Gobierno de Revilla y Pedro Sánchez" en materia de infraestructuras ferroviarias y considera que "estamos en manos de Pepe Gotera y Otilio" –los de "chapuzas a domicilio" de Francisco Ibáñez–, pero sobre todo en materia de Cercanías, y que, según ha dicho, "está conduciendo a Cantabria a una decadencia cada vez más irreversible".

Buruaga ha confesado perpleja por lo ocurrido, que, según ha reconocido, "parecería un chiste si no fuera tan grave". "Pero lo cierto es que la situación es ya insoportable y Revilla y Sánchez se están riendo de los cántabros a carcajadas", ha añadido.

En su opinión, lo sucedido es la "máxima expresión de la incompetencia del Gobierno de Revilla; el abandono del Ejecutivo de Pedro Sánchez y la cara dura de los dos, que está empujando a Cantabria a una decadencia cada día más irreversible".

"Tres años esperando 21 trenes que nos quitaron para llevar a Cataluña y ahora nos dicen que hicieron mal su trabajo, que no siguieron el asunto como debían y que tenemos que seguir esperando otros tres", ha lamentado Buruaga, quien ha opinado que lo ocurrido "es la consecuencia de El Hormiguero: de que el Gobierno regional se dedica a cualquier cosa menos a preocuparse de los proyectos importantes y que afectan a los cántabros".

Por otra parte, se ha preguntado "si de verdad estos señores son los que tienen que hacer llegar el AVE a Cantabria y quién se puede creer que algún día traerán el tren con Bilbao si son incapaces de garantizar lo más elemental, de hacer bien un contrato, de asegurar el funcionamiento ordinario de la administración y que un tren quepa por un túnel".

"No solo no habrá tren con Bilbao. Es que no habrá trenes ni a Piélagos. Revilla y Sánchez son un desastre para Cantabria", ha reflexionado.

La presidenta ha anunciado que el grupo parlamentario popular va a formular una interpelación inmediata al Gobierno ante un hecho que, a su juicio, "no tiene excusa posible para que, al menos, dé explicaciones, porque sabe que las responsabilidades nadie las va a asumir".

Y es que, según ha dicho, Revilla "no hizo nada hace tres años y ahora no hará más que los aspavientos inútiles a los que tiene acostumbrados a los cántabros".

Cs cree que es una excusa

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Félix Álvarez, ha criticado duramente la situación que vive Cantabria con los trenes de cercanías y lo ocurrido en esta ocasión.

Para Álvarez, las explicaciones que da el Gobierno de España para retrasar tres años la fabricación de los trenes "no son creíbles". "El Gobierno de España necesita una excusa para no fabricar esos trenes porque, sencillamente, no hay dinero, y el que hay, va para los de siempre, porque Cantabria nunca ha sido la prioridad de Pedro Sánchez", ha aseverado.

"El AVE a Reinosa avanza a velocidad de tortuga; el de Bilbao es una quimera y una mala broma; el Corredor del Atlántico no le interesa al Gobierno de Revilla, y ahora las cercanías, usadas por miles de cántabros y tan necesarias para vertebrar Cantabria, tendrán que esperar, por una confusión en la altura de los túneles, tres años que luego serán ocho", ha lamentado Álvarez.

Además, el líder 'naranja' ha añadido que "los trenes que teníamos en mejor estado los hayan enviado a Cataluña para contentar a sus socios independentistas, a cambio de unas diligencias obsoletas y antiguas, que se averían cada dos por tres".

"Por mucho papeluco, por mucha promesa que le hicieran a Revilla para apoyar los Presupuestos Generales del Estado, nada de eso se iba a cumplir, porque Sánchez, con el apoyo de Revilla, desprecia a Cantabria en favor de aquellas comunidades y partidos, entre ellos los independentistas y populistas, que le mantienen en el poder", ha recalcado Álvarez, quien ha insistido que "el Gobierno de Revilla vive del marketing".

"Una cosa son las promesas, las infografías, los cantos de sirena, y otra ejecutar las infraestructuras que tanto necesita Cantabria", ha añadido.

Además, para el portavoz 'naranja' lo ocurrido es "otro ejemplo de la inutilidad" del diputado regionalista en el Congreso, José María Mazón, quien, según Álvarez, "no pinta nada, que se somete a los caprichos de Sánchez, que son los caprichos y las exigencias de Podemos, ERC, del PNV y de Bildu".

Ante esta situación, ha anunciado que Cs ya ha registrado una batería de preguntas para que el consejero de Industria, Francisco Javier López Marcano, responda ante el pleno del Parlamento por este enésimo ataque y desprecio a Cantabria.

Vox pide la cabeza de Revilla

Y por su parte, Vox ha centrado sus críticas por lo ocurrido en Revilla, por ser el "principal valedor" de la política ferroviaria que se ha llevado a cabo en Cantabria durante décadas "al permitir que los Ejecutivos nacionales hayan ninguneado a la región en multitud de ocasiones". Por ello, cree que es la cabeza del presidente "la primera" que debe rodar por lo ocurrido.

Cristóbal Palacio ha mantenido que "Cantabria tiene unas infraestructuras ferroviarias tercermundistas gracias a la complicidad del regionalismo" y ha afirmado que "no hay ni una sola reivindicación real de PRC y PSOE exigiendo un mínimo mantenimiento en las instalaciones".

En este sentido, ha criticado que regionalistas y socialistas se han mostrado "impasibles ante los reiterados incumplimientos por parte del Ministerio en los plazos y obras previstas".

Asimismo, Palacio cree que Revilla no puede pedir explicaciones a los demás cuando "ha sido el primero" que ha jugado con proyectos inverosímiles de trenes de alta velocidad a Cantabria "mintiendo de forma consciente" a los ciudadanos para "conseguir votos a cualquier precio".

Vox cree que es Revilla el primero que tiene que dar explicaciones" ante sus "promesas incumplidas" en materia ferroviaria. "Trenes de alta velocidad a Santander, a Bilbao, luego a Reinosa. Y la realidad es que Cantabria está aislada y no forma parte de ninguno de los proyectos de expansión del transporte que están sobre la mesa tanto en el Ministerio como en Europa", ha aseverado Palacio, quien insiste en la "cooperación ineludible" que en ello ha tenido Revilla.

Revilla pide explicaciones

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, echa balones fuera y cree que el fallo en las dimensiones de los trenes de Cercanías que va a retrasar la llegada de la flota comprometida para la región es "una chapuza monumental" y espera "que vuelen cabezas".

Así lo ha valorado este jueves Revilla en declaraciones a RNE, recogidas por Europa Press, que espera que en la visita de partido que tiene prevista la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, este sábado, 4 de febrero, en Castro Urdiales, "dé explicaciones y rueden cabezas".

A su juicio, "no tiene justificación alguna" y le parece "inaudito" que esto le pueda ocurrir a una administración. "No sabemos si la culpa es de Renfe o de Adif", ha añadido Revilla, para quien "la chapuza es gorda, gorda".

Según ha indicado, el presidente de Asturias, con quien mantenido una conversación "está que trina también con ese tema". "Esperamos una respuesta, una respuesta que tiene que ser cuándo vamos a tener esos trenes", ha dicho Revilla, que ha pedido "que los responsables paguen las consecuencias".

El Gobierno de Cantabria, formado por PRC y PSOE, ha instado al Ejecutivo central a aclarar "de forma urgente" los motivos que retrasarán la llegada de los nuevos trenes de Cercanías previstos para la comunidad y "a resolver" la situación y "agilizar" lo máximo para que éstos estén "lo antes posible" para acabar con las "graves carencias" que tienen los que actualmente circulan, algunos con más de 40 años.

Así lo ha señalado el vicepresidente regional, el socialista Pablo Zuloaga, al ser cuestionado este jueves sobre el retraso en la llegada de los 21 trenes comprometidos en 2020 para Cantabria para renovar la flota de Cercanías por un fallo en el cálculo de las dimensiones.

Zuloaga ha lamentado este retraso en la llegada de estos nuevos trenes que, según ha dicho, son "absolutamente necesarios" para renovar las actuales unidades rodantes que circulan por Cantabria, con más de cuatro décadas de antigüedad y que, según ha reconocido, sufren averías y "generan graves perjuicios de forma habitual" para miles de usuarios.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro