Menú

¿Quién fue Nigel Lawson, el arquitecto del thatcherismo económico?

Bajó impuestos, desreguló mercados, equilibró el presupuesto, tumbó la inflación y privatizó empresas públicas.

Bajó impuestos, desreguló mercados, equilibró el presupuesto, tumbó la inflación y privatizó empresas públicas.
Fallece Nigel Lawson a sus 91 años. | Cordon Press

La pasada semana, en plena Semana Santa, se conoció la triste noticia del fallecimiento de Nigel Lawson, a sus 91 años de edad. Responsable del ministerio de Hacienda británico entre los años 1983 y 1989, su nombre está estrechamente ligado a las reformas económicas liberales que impulsó la primera ministra Margaret Thatcher.

A Lawson le interesaba la puesta en práctica del liberalismo. Pasó por las redacciones del Financial Times y el Sunday Telegraph, para después llegar a la dirección de The Spectator. En la década de 1970 entra en política de la mano del Partido Conservador, primero como diputado electo y después con su ingreso en la Cámara de los Lores. Por fin, asumió funciones ejecutivas bajo gobierno de Thatcher.

Su gestión liberalizó la concesión de préstamos hipotecarios, abolió el control de cambios, reconvirtió la minería y privatizó las gigantescas e ineficientes corporaciones públicas que copaban los mercados de las telecomunicaciones, el transporte o la energía, amén de numerosas ramas de actividad de la industria.

Con el aval de estas reformas, Thatcher le confió una ambiciosa rebaja de impuestos que se tradujo en la adopción de dos únicos tipos de IRPF, 25% y 40%, amén de la indexación del tributo, que Lawson había defendido con ahínco desde la década de 1970. Aunque la oposición alertó de que su estrategia dispararía el déficit, terminó sucediendo todo lo contrario. Lawson heredó en 1983-1984 un gasto público en niveles del 42,8% del PIB, pero lo recortó hasta el 34,7% del PIB en las cuentas para 1989-1990; durante el mismo periodo, los ingresos fiscales pasaron del 39,5% al 34,7% del PIB; por lo tanto, el gasto bajó, la carga impositiva también se redujo y el problema del déficit quedó finalmente resuelto.

La política de desinflación perseguida por Lawson dio buenos frutos. De los picos del 25% que se habían dado en los años previos a la llegada al poder de Thatcher se pasó a niveles mucho más manejables, del 3-4%. De igual manera, la primera ministra puso en sus manos el big bang desregulatorio que terminó propiciando el auge de la industria financiera londinense. Lo que hoy es la City no se entiende sin las reformas que puso en marcha Lawson.

Su relación con Thatcher no estuvo exenta de tiranteces, como las que llevaron a Lawson a presentar su dimisión en 1989, si bien su figura se ha entendido siempre como la del más importante de sus ministros económicos. Tras dejar el gobierno, documentó su lucha contra la obesidad en un libro de consejos dietéticos que se convirtió en un best seller. Asimismo, fue comentarista estrella en numerosos medios de comunicación y se convirtió en una de las principales figuras defensoras del Brexit. En paralelo, publicó distintos ensayos cuestionando el alarmismo climático del ecologismo de izquierdas y escribió un exitoso libro de memorias.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios