Menú

Valencia evaluará "el silencio" en la jornada laboral de 4 días y se 'olvida' de la productividad

El consistorio se limitará a estudiar si los ciudadanos viven mejor trabajando un día menos a la semana. Y la respuesta, evidentemente, será que sí.

El consistorio se limitará a estudiar si los ciudadanos viven mejor trabajando un día menos a la semana. Y la respuesta, evidentemente, será que sí.
El alcalde de Valencia, Joan Ribó, a 3 de abril de 2023. | Europa Press

Comienza a andar el proyecto estrella del Ayuntamiento de Valencia en materia laboral: la implantación de la semana laboral de 4 días, consistente en un proyecto piloto para evaluar los efectos en toda la ciudad de trabajar solo durante cuatro días a la semana. La medida se suma, además, al nuevo paquete de subvenciones que la Comunidad Valenciana acaba de aprobar para que las empresas adopten este modelo.

En cuanto a la prueba piloto, que dio comienzo este mismo lunes, tiene una particularidad muy destacable, y es que el consistorio ha logrado eliminar el quinto día laborable de la semana simplemente encadenando cuatro lunes festivos consecutivos. De esta forma, el lunes de Pascua (10 de abril) se sumará al día de San Vicente Ferrer (17 de abril), al festivo de San Vicente Mártir, trasladado desde el 22 de enero hasta el 24 de abril y el día del trabajo (1 de mayo).

"No se trata de un programa de reducción de jornada, porque eso no es competencia del ayuntamiento, sino de patronales y sindicatos. Se trata de hacer una prueba, una experiencia, un ejercicio de innovación, que muchas veces no consiste únicamente en inventar cacharros para hacer negocio", ha tratado de explicar el alcalde izquierdista de Valencia, Joan Ribó.

Durante este mes con semanas laborales de 4 días, el Ayuntamiento recopilará diversos datos que, posteriormente, permitirán evaluar los efectos de la medida en la ciudad. Concretamente, el estudio está coordinado por el centro municipal de innovación Las Naves en colaboración de la oficina municipal de estadística, y se espera que sus conclusiones se conozcan a partir del 20 de julio.

Sin embargo, resulta destacable que el consistorio valenciano no haga mención alguna a la evaluación de la productividad dentro de su experimento. "Se analizarán cuestiones como los usos del tiempo, la conciliación de la vida laboral, la sensación de bienestar, el descanso, el impacto de la medida sobre los gases de efecto invernadero, la calidad del aire, el silencio, el consumo energético, el tráfico, la red pública de transporte, el turismo de interior, la hostelería, el comercio y las compras en comercios y tiendas", detalla la web del Ayuntamiento que, como vemos, no hace ningún tipo de mención a la productividad ni al desempeño económico de las empresas.

Y es que, pese a venderse el experimento como una prueba del funcionamiento de la jornada laboral de 4 días, lo cierto es que esta no parece tener la intención de evaluar la principal cuestión de este modelo promovido por la izquierda: si realmente permite ser igual de productivo trabajando un 20% menos de tiempo. En su lugar, el consistorio se limitará a estudiar si se contamina menos o si los ciudadanos viven mejor trabajando un día menos a la semana. Y la respuesta, evidentemente, será que sí.

1,5 millones en subvenciones

Como segundo punto en el impulso de la jornada laboral de cuatro días en Valencia, destaca el plan de subvenciones aprobado, en este caso, por la Generalitat Valenciana en su intento de promover este modelo. Así, el diario oficial de la comunidad autónoma publicó el pasado jueves 6 de abril un "programa de incentivos" para desarrollar una "nueva cultura del tiempo de trabajo", cuyos beneficiarios serán todas las empresas privadas que tengan ubicado en la Comunidad Valenciana el centro o centros de trabajo por el que optan a las ayudas.

Según reconoce la propia convocatoria, las subvenciones se aprueban con el fin de paliar los costes de las empresas ocasionados como consecuencia de la adopción de "medidas de racionalización de la jornada laboral". Es decir, se asume que la jornada de cuatro días repercutirá en un menor rendimiento empresarial, el cual será asumido por los contribuyentes valencianos.

En cuanto a los importes, la Comunidad dará por el primer año completo de aplicación del programa una subvención de 5.492,19 euros por cada uno de los trabajadores incorporados al plan, 2.746,1 euros el segundo año y 1.373,05 euros el tercero. En total, la administración valenciana tiene previsto gastar 450.000 euros en estas subvenciones en lo que resta de 2023, así como 1.050.000 euros en 2024.

Como condición para acogerse a estas ayudas, las empresas deberán elaborar un plan de reducción de la jornada laboral y mejora de la productividad, incluyendo las medidas organizativas o formativas con las que que optimizará el tiempo de trabajo. Además, en el caso de empresas de hasta 49 trabajadores, al menos el 30% de la plantilla deberá de ser afectada por la reducción horaria, porcentaje que se reduce al 20% en el caso de empresas con 50 o más empleados.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro