Menú

Huerta de Soto, Mingardi, Zhang… Diez pensadores liberales recuerdan a Adam Smith

En el 300 aniversario de su nacimiento, destacados intelectuales reflexionan sobre la figura del escocés, ensalzando o criticando su legado.

En el 300 aniversario de su nacimiento, destacados intelectuales reflexionan sobre la figura del escocés, ensalzando o criticando su legado.
LM

El 16 de junio se cumple el 300 aniversario del bautismo de Adam Smith. Para reflexionar sobre su figura, he pedido a destacados economistas liberales de nueve países que compartan conmigo sus reflexiones sobre la trascendencia histórica de la figura del economista y filósofo escocés. Estas fueron sus respuestas.

Stefan Kooths, Instituto de Kiel para la Economía Mundial, IFW, Alemania

"Lo que hoy llamamos pensamiento económico clásico supuso un vuelco intelectual revolucionario, especialmente la idea de que un sistema económico basado en la competencia puede mostrar resultados socialmente beneficiosos a partir del esfuerzo de los distintos actores que participan en el mismo. Smith no fue el primero en llegar a esa conclusión, que ya estaba en el aire de algunas obras de su tiempo e incluso anteriores, pero es indudable que La riqueza de las naciones creó una referencia que permitió que esta visión del mundo se extendiera de forma más amplia. Así, su logro no radica tanto en su originalidad como en su don para la sistematización. Si Adam Smith pudiera ver cómo ha evolucionado el capitalismo en los últimos siglos, encontraría una amplia confirmación de su punto de vista central, que defendía que los mejores resultados para la sociedad se logran cuando las personas disfrutan de libertad para construir sus propias fortunas. No sólo aplaudiría los resultados por razones de asignación de recursos, sino también porque la libertad ha aumentado la empatía humana. Por esa misma razón, difícilmente le sorprendería el mal desempeño de los Estados de Bienestar masivamente expandidos en Occidente y cuyos grandes aparatos burocráticos debilitan la compasión por los conciudadanos al impedir que los individuos asuman la responsabilidad de ayudar a aquellos en una posición menos privilegiada".

Alberto Mingardi, Profesor Asociado de Historia del Pensamiento Político y Director del Instituto Bruno Leoni, Italia

"Creo que es difícil exagerar la importancia de Smith. Es cierto que otras personas escribieron antes que él sobre asuntos económicos y, de hecho, en el mismo siglo XVIII nos topamos con contribuciones sustanciales como las de Richard Cantillon o los fisiócratas. De igual modo, los ensayos de Hume plantaron las semillas de la economía clásica, mientras que autores como Montesquieu compartieron ideas brillantes sobre el comercio. Sin embargo, la economía no contaba con un gran tratado que pudiese verse como un texto fundacional. Smith suministró ese volumen, firmando un libro que no solamente resulta único por distintos motivos, sino que también podemos considerar brillante. Es un trabajo teórico que sienta las bases de toda una ciencia, pero también es un esfuerzo historiográfico e incluso hay fragmentos que pueden leerse como una suerte de reportaje periodístico. Smith era un hombre cuya pasión era comprender y explicar. Tenía la capacidad de persuadir y, de hecho, persuadió a muchos, abriéndoles los ojos a las virtudes del libre cambio y los límites del sistema mercantilista."

Weying Zhang, Universidad de Pekín, China

"La contribución más importante de Adam Smith al pensamiento económico es que los extraños que operan con el fin último de satisfacer su propio interés pueden contribuir, y de hecho contribuyen, al beneficio social y la armonía, a través del sistema de mercado y la división de trabajo. Solamente podemos progresar si nos servimos los unos a los otros en el mercado. La búsqueda del interés propio a través del mercado no es algo inmoral. Para Adam Smith, el mercado es un orden que evoluciona espontáneamente, no un orden diseñado. El rápido desarrollo económico de China durante las últimas cuatro décadas es una victoria clara de la idea de mercado de Adam Smith. China necesita inspirarse más en Adam Smith, no en John Maynard Keynes".

Emmanuel Martin, Universidad de Aix-Marseille, Francia

"Desde mi punto de vista, los primeros tres capítulos "evolutivos" de La riqueza de las naciones fueron cruciales. La idea de que, debido a que los humanos intercambian, pueden desarrollar la división del trabajo (lo que aumenta la productividad y, por lo tanto, los ingresos), y su forma de entender la importancia del tamaño del mercado, constituyen un antes y un después".

erhard Habermann, Universidad de Potsdam, Alemania

"No se debe pasar por alto lo que la Escuela de Salamanca había logrado teóricamente, pero, en la práctica, Adam Smith fue decisivo. Tanto él como otros grandes intelectuales escoceses, caso de David Hume y Adam Ferguson, contribuyeron a exponer la naturaleza y el funcionamiento de un orden económico espontáneo".

Jesús Huerta de Soto, Catedrático de Economía Política en la Universidad Rey Juan Carlos, España

"La importancia de Adam Smith está exagerada y no puede ser considerado el fundador de la economía moderna, en absoluto. Esa posición corresponde a Richard Cantillon y los escolásticos españoles. Sus contribuciones correctas no fueron propias, sino tomadas de sus predecesores. Sus contribuciones originales fueron equivocadas, caso de su apoyo a las leyes de navegación, sus ideas en materia tributaria y, sobre todo, su análisis del equilibrio a largo plazo como un proceso basado en los costes de producción (la mano de obra). El análisis de Smith encierra incluso la base del marxismo (en lo tocante a la teoría del valor del trabajo) y el intervencionismo. Con amigos como Adam Smith, los libertarios del libre mercado no necesitan enemigos (¡con Adam Smith es suficiente!)".

Profesor Leszek Balcerowicz, ex Vice Primer Ministro y ex Ministro de Finanzas, Polonia

"Es fácil señalar que algunas de las ideas más importantes de Smith se habían presentado anteriormente y que su obra recogía principios equivocados, principalmente la teoría del valor trabajo. Sin embargo, su Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones es una obra maestra debido a la amplitud de sus temas y la claridad de sus explicaciones. La idea central de Smith era que el desarrollo económico requiere libertad económica y, en consecuencia, un gobierno limitado. Pues bien, la puesta en práctica de esa idea ha demostrado que es correcta, especialmente cuando se eliminan los elementos propios del mercado. Adam Smith es también un precursor de la economía institucional, que ha sido muy importante y, hasta hace poco, muy descuidada".

Sooyoun Hwang, profesora de la Universidad Kyungsung, Corea del Sur

"Es significativo que Smith fuese uno de los primeros autores que propuso la teoría sistemática de la acción humana, tanto en asuntos económicos como morales. Para los coreanos, creo que la mayor contribución de Smith fue la de otorgar la máxima importancia al comercio. Tradicionalmente, en Corea, desde la dinastía Chosun, nuestro país había mantenido un orden jerárquico que daba menos peso al comercio, considerado una ocupación más baja, al igual que la ingeniería. De las enseñanzas de Smith hemos extraído la relevancia de darle la máxima prioridad al comercio. En la Corea moderna, ese es el esquema al que vamos evolucionando lentamente. Si los coreanos aprenden más sobre Adam Smith, más personas compartirán esta forma de ver las cosas".

Gia Jandieri, Fundadora y Vicepresidenta de la New Economic School, Georgia

"Recuerdo que una vez revisé y encontré decenas de grandes proverbios georgianos que tienen un sentido puramente económico. Supongo que fueron inventados antes de Adam Smith por personas que nunca habían oído hablar de economía. Su papel principal fue el de explicar y confirmar que el mundo está gobernado por las reglas del mercado. Estas normas estaban extendidas, pero nadie las definía como tal… hasta que se publicó su obra".

Eammon Butler, Fundador y Presidente del Instituto Adam Smith, Reino Unido

"Smith apoyó el libre comercio y el libre comercio por la misma razón que yo, a saber, porque creía que es la mejor forma de mejorar la condición de los trabajadores pobres, o más específicamente, la mejor manera de permitir que los trabajadores pobres mejoren su propia condición. Creía que lograr ese progreso es un deseo humano natural que, con demasiada frecuencia, se ve bloqueado por impuestos y regulaciones onerosas que imponen las personas con autoridad. Además, con excesiva frecuencia, estas reglas son apoyadas deliberadamente por empresarios que quieren evitar cualquier competencia y buscan alianzas con sus amigos y compinches en el gobierno. Smith proponía acabar con esas prácticas y defendía un "sistema de libertad natural" como mejor forma de traer prosperidad para todos".

Rainer Zitelmann es empresario, doctor en Historia y Sociología y autor de más de 20 libros. Sus últimos lanzamientos en español son "El capitalismo no es el problema, es la solución" (Unión Editorial, 2021), "Los ricos en la opinión pública" (2022) y "En defensa del libre mercado" (Unión Editorial, 2023).

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso