Menú

El fin del Petro, la criptomoneda creada por Maduro, cada vez está más cerca

Darío García (XTB) y Jon Aldekoa nos dan las claves sobre el token que "para muchas persona es una estafa" y "nació muerto".

Darío García (XTB) y Jon Aldekoa nos dan las claves sobre el token que "para muchas persona es una estafa" y "nació muerto".
Nicolás Maduro | EFE

A finales de 2017, Nicolás Maduro anunció la creación de su propia criptomoneda, el Petro, "para avanzar en materia de soberanía monetaria, hacer transacciones financieras y para vencer el bloqueo financiero". La moneda sería comercializada a través de seis exchanges (las plataformas online donde se intercambian criptomonedas) y estaría respaldada por "reservas de riqueza venezolana de oro, petróleo, gas y diamante".

Esta decisión, que venía acompañada por la creación de un observatorio del "blockchain", tenía como objetivo final "la desaparición del dinero fiduciario en el futuro". De este modo, desde octubre de 2018 el Petro comenzó a funcionar como moneda de intercambio internacional, y a partir de noviembre de ese mismo año se pudo adquirir en bolívares. Todo ello formaba parte del Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica, que según Nicolás Maduro aseguraría de forma definitiva el crecimiento real de la economía venezolana.

Sin embargo, toda forma de ‘socialismo financiero’ está condenada al fracaso, como explicó en abril José Basagoiti en Libre Mercado. Hoy, cinco años después, la criptomoneda creada por Nicolás Maduro podría estar cerca de su desaparición. De hecho, ya se anunció en marzo que se suspenderían las ventas de la criptomoneda, aunque esto no ha ocurrido aún.

¿Se acerca el fin del Petro?

Según ha publicado recientemente Bloomberg, la criptomoneda estaría cerca de su fin debido a un "reajuste interno y deudas por pagar" como consecuencia de una trama de corrupción que ha llegado a afectar al máximo responsable de la Sunacrip, la Superintendencia Nacional de Criptoactivos, y a PDVSA. "Si bien podría tratarse de un proceso paulatino y orgánico, la decisión habría sido tomada en medio de una intervención de la institución que se instaló a la par de la moneda digital anclada al precio del petróleo y algunos minerales del país", explica el mismo medio. De este modo, la posible extinción de la criptomoneda, según Bloomberg Línea, estaría prevista con el fin de "cancelar la deuda que mantiene el gobierno venezolano con los acreedores de petro".

El Petro ha sido un fracaso

Para Darío García, analista de XTB, el desplome que ha experimentado el valor de la criptomoneda se explica por un conjunto de factores que incluyen "la crisis económica de Venezuela, las sanciones internacionales contra el país y la falta de interés de los inversores". Según apunta, lo cierto es que se ha perdido toda la confianza en el Petro y el gobierno venezolano no ha logrado vender su criptomoneda a los inversores extranjeros. A ello debemos sumarle, además, que no existen garantías de que el gobierno de Maduro pueda pagar a los inversores, puesto que en realidad la moneda no está respaldada por reservas reales. Señala del mismo modo que otra de las claves para entender el fracaso del Petro es "la clara manipulación y uso recaudatorio y/o confiscatorio de este token a favor del gobierno venezolano", y destaca también la trama de corrupción que ha afectado a muchos parlamentarios acusados de utilizar este token como un instrumento para el blanqueo de capitales.

En definitiva, sería un instrumento recaudatorio más del gobierno de Maduro. Además, en 2019 se experimentó algunos problemas con la cadena de bloques, entre ellos su débil planificación y una toma de decisiones incorrectas, que limitó su propia capa de escalabilidad. Con todo, "muchas personas creen que el Petro es una estafa" (entre ellos los propios venezolanos) y se presenta un futuro "incierto" para la criptomoneda, puesto que ha resultado ser "un fracaso comercial y es poco probable que se convierta en una moneda importante", aunque desde el Ejecutivo continúan empleándola como medio de recaudación.

Por su parte, Jon Aldekoa sostiene que en realidad el Petro no ha fracasado, sino que "nunca ha tenido éxito". "El Petro nació muerto, fruto más de la propaganda que del sentido económico", expresa en declaraciones a Libre Mercado. En primer lugar, debemos tener en cuenta que a pesar de las intenciones del gobierno venezolano de vincular el valor de la moneda al barril de petróleo y de mantenerlo estable en los 60 dólares, todo ello era falso en la medida en que "su valor se fijaba en los hiperinflacionarios bolívares venezolanos y así en 6 meses ya se había depreciado un 80%", incluso habiendo revaluado has en dos ocasiones el token.

En segundo lugar, explica Aldekoa, otro de los aspectos destacables es que la moneda daba derecho a la posesión de un petróleo que en realidad aún no había sido extraído, por lo que el barril de petróleo aún no existía, y "así trataban de monetizar un recurso que aún estaba bajo tierra y sin procesar". Finalmente, "el fundamento filosófico de las criptomonedas es la desnacionalización del dinero de Hayek mediante la descentralización resolviendo el problema del tercero de confianza", pero el Petro "surge como una idea feliz de una república bananera con un gobierno dictatorial y una economía hiperinflacionaria al calor de la popularidad y auge de criptomonedas como Bitcoin".

La trama PDVSA-cripto

Recientemente, la asociación civil Transparencia Venezuela ha publicado una investigación sobre la trama de corrupción que ha afectado a PDVSA y al Petro en la que se estima en 16.600 millones de dólares los fondos públicos comprometidos, casi cinco veces más que los 3.000 millones publicados por el diario Últimas Noticias. Con todo, de acuerdo con la investigación, en base a lo declarado por el fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, hasta el momento habría 61 implicados.

La trama estalló el 17 de marzo de este año, cuando se supo que había en marcha una persecución contra "un grupo de personas que habría permitido que buques cargados con millones de barriles de petróleo salieran de los muelles de las refinerías venezolanas sin que el pago por esos cargamentos entrara a las arcas de las petrolera estatal". De esta forma, de acuerdo con la investigación, "las operaciones ilegales consistieron en la asignación de cargas de crudo a la Sunacrip y a particulares, incumpliendo normativas de contratación, sin ningún control administrativo, ni garantías". Después de adjudicar ilegalmente el petróleo, éste se comercializaba, y posteriormente se incumplían los pagos correspondientes a PDVSA. Para lavar le dinero, según la investigación, se habría empleado "un conglomerado de sociedades mercantiles para legitimar el capital obtenido de las ventas, por medio de adquisición de criptoactivos, bienes muebles e inmuebles e inversiones en el sector de la construcción e inmobiliario". A los implicados en la trama de corrupción se les imputan los delitos de "apropiación o distracción del patrimonio público, alardeamiento o valimiento de relaciones o influencias, legitimación de capitales, asociación y traición a la patria".

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso