Menú

El impacto de los incendios baja un 30% pero su cobertura mediática se dispara un 400%

Aunque el 96% de los fuegos son provocados, se insiste en vincular estos episodios al cambio climático.

Aunque el 96% de los fuegos son provocados, se insiste en vincular estos episodios al cambio climático.
Twitter: eltiempo.es

El alarmismo que predomina en el debate sobre el cambio climático cobra fuerza en la temporada de verano al calor de los incendios habituales en la temporada estival. La retórica de un planeta "en llamas" encaja perfectamente con el miedo al "calentamiento global", de modo que no sorprende que se establezca un discurso que vincula directamente ambas circunstancias.

Sin embargo, la realidad es mucho más compleja. Organizaciones ecologistas como Greenpeace no dudan a la hora de dar por buenas las estimaciones de las autoridades forestales, que calculan que el 96% de los incendios producidos en España son provocados. Además, en dos de cada tres casos, la superficie quemada no llega siquiera a una hectárea.

Hay, por tanto, razones de sobra para rebajar el alarmismo. La inmensa mayoría de los fuegos no se explican por dinámicas climáticas, sino por la actividad criminal de los pirómanos o por desafortunados errores humanos que terminan generando las llamas. Y, en cuanto al alcance, lo cierto es que el impacto ecológico de un número muy importante de incendios se puede considerar bajo.

A nivel global, la situación es muy clara. Si repasamos los datos que ofrecen los registros satelitales de la NASA vemos que el porcentaje de superficie terrestre calcinada por incendios llegó a superar el 3% en los primeros compases del siglo XXI, pero los últimos registros disponibles muestran que dicha cuota ha bajado hasta situarse en el 2,2%. Estamos hablando, pues, de una reducción de casi el 30% a lo largo de las dos décadas pasadas.

Lo vemos en el siguiente gráfico elaborado por el ecologista danés Bjorn Lomborg y publicado por el Wall Street Journal:

1-incendios-satelite-nasa.jpeg

Sin embargo, como apunta el propio Lomborg con el siguiente gráfico, la senda bajista que describen los incendios (ver recurso de la izquierda, línea descendiente de color naranja) contrasta con el incremento de la cobertura mediática dedicada a estos asuntos, que se ha disparado un 400% mientras se producía un descenso del 30% en este tipo de daños (ver recurso de la derecha, línea ascendente de color azul).

2-incendios-vs-cobertura-mediatica.png

Queda claro, pues, que la cobertura mediática de estos asuntos tiene poco o nada que ver con la frecuencia con la que se producen los incendios y se explica, más bien, por el incremento del alarmismo climático. El enorme eco de este tipo de episodios en numerosos medios de comunicación contrasta con la evolución positiva que describen las estadísticas de superficie quemada por fuegos, lo que confirma que la clave en materia climática fue, es y seguirá siendo la adaptación, no la propaganda o el intervencionismo.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro