Menú

Los "brutales" logros económicos de Milei en sus primeros 100 días como presidente

La economía argentina está empezando a dar algunas señales de esperanza, pero el Gobierno todavía debe seguir trabajando en estabilizar la situación.

La economía argentina está empezando a dar algunas señales de esperanza, pero el Gobierno todavía debe seguir trabajando en estabilizar la situación.
El presidente de Argentina, Javier Milei | Europa Press

Javier Milei ha cumplido cien días al frente del Gobierno argentino, y en poco más de tres meses las medidas del economista liberal-libertario ya están dando sus frutos. Entre otras cosas, el sector público argentino ha encadenado dos superávits consecutivos en enero y febrero, la base monetaria ha sido reducida, el gasto público ha disminuido en términos reales y el riesgo país ha caído de forma considerable. Del mismo modo, como solemos señalar, a ello debemos sumarle también los importantes avances que en la batalla por el relato cultural está suponiendo el fenómeno Milei.

Atrás queda, por tanto, la Argentina peronista de los Kirchner. No obstante, no podemos olvidar que el camino que queda por recorrer aún será largo y que debemos estar atentos a los movimientos del presidente durante los próximos meses para asegurarnos de que no se desvíe de la senda transitada y de las ideas que le han llevado hasta la Casa Rosada, que son las del liberalismo.

Una herencia envenenada

Para entender mejor la profundidad de los logros económicos del nuevo Ejecutivo argentino, primero debemos tener en cuenta cuál era la situación del país cuando Milei llegó al poder. Concretamente, de acuerdo con el INDEC (el INE argentino), en el mes de diciembre la inflación anual registrada alcanzó el 211,4%, mientras que en tasa mensual fue del 25,5%. Además, el mismo organismo muestra que durante el cuarto trimestre del año 2023 la tasa de desocupación alcanzó el 5,7% (lo mismo que en el trimestre anterior), mientras que el estimador mensual de actividad económica reflejaba una caída del 4,5% en diciembre de 2023 respecto del mismo período del año anterior.

A día de hoy, como es lógico, la economía de Argentina todavía permanece en una situación crítica. Lo más llamativo es el nivel de inflación, que en febrero se situó en el 276,2% anual y en el 13,2% mensual, aunque como bien ha explicado en numerosas ocasiones el propio Milei esto se debe a su política de ajuste del gasto. Asimismo, el INDEC muestra que en enero el índice de producción industrial manufacturero cayó un 12,4% en tasa interanual. Del mismo modo, según el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA (Universidad Católica Argentina), en el mes de enero la pobreza experimentó un salto del 49,5% al 57,4% y la indigencia alcanzó al 15% de la población (el dato más alto desde 2004) como consecuencia de la subida de los precios y la pérdida de ingresos. Además, según un estudio de la consultora Focus Market, el ingreso medio de los argentinos se sitúa en torno a los 196 dólares al mes. No obstante, a pesar de todo ello ya podemos atisbar algunos brotes verdes.

Superávit financiero

Como hemos dicho, quizás uno de los logros más considerables del nuevo Gobierno argentino sea haber encadenado en enero y febrero dos superávits financieros consecutivos (algo que no se producía en el país desde principios de 2011). Así lo confirmaba el Ministerio de Economía, que destacaba cómo en el mes de febrero el Sector Público había registrado un superávit financiero 338.112 millones de pesos después de que en enero éste ya hubiera alcanzado los 518.408 millones.

En este sentido, no podemos ignorar la importancia que esto tiene para la revalorización de la moneda. Si tenemos en cuenta que el valor de las monedas FIAT, como lo es el peso, que son activos financieros (frente a otros activos como el oro, la plata o bitcoin, que son activos reales al no depender su valor de una contraparte), en buena medida se determina por la solvencia de su emisor (además de la cantidad de dinero en circulación y su demanda), comprendemos que el saneamiento de la cuentas públicas mediante la consecución de superávit financiero terminará por impulsar la solvencia del Estado argentino y, en último término, a reforzar el valor de la moneda de curso legal. Esto, por su parte, puede favorecer también la confianza en el Estado y el mercado argentino, que tenderá a recibir mayores niveles de inversión privada. Eso sí, para ello hace falta que el superávit no se quede en algo anecdótico y que, en cambio, se convierta en la situación habitual de las finanzas públicas.

Al respecto es importante destacar que si el Gobierno argentino ha conseguido cuadrar las cuentas para registrar superávit es gracias a la licuación, es decir, a no haber aumentado el gasto por encima de lo que lo han hecho los precios, lo cual supone una reducción del mismo en términos relativos. En concreto, según la Oficina de Presupuesto del Congreso, durante los dos primeros meses del año los gastos totales de la Administración Nacional registraron una caída del 23,8% en términos reales. ¿Y de dónde vino este control el gasto? Principalmente, de haber disminuido el gasto en pensiones y jubilaciones, que en este período se ha reducido en un 33% en términos reales, suponiendo 12,6 puntos de la reducción del gasto total.

Del mismo modo, otros conceptos en los que se ha reducido el gasto notablemente han sido los subsidios energéticos (que ha disminuido en un 59,5% en términos reales, suponiendo 3,7 puntos de la reducción del gasto total), los gastos de capital (que con una disminución real del 85,4% representan 3,6 puntos de la reducción del gasto total) y los programas sociales (que ocupan 2 puntos de la reducción del gasto total al haber disminuido en un 29,9% en términos reales).

Ahora bien, todavía se ha de ser cauto respecto de la mejoría de las finanzas del Sector Público argentino, porque nada garantiza que esta situación de superávit vaya a mantenerse. Todavía queda por ver qué ocurre en marzo, pero desde abril Milei se verá obligado a ajustar otras partidas adicionales a las pensiones, porque la Oficina del Presidente ya ha anunciado que desde el mes de abril los jubilados argentinos cobrarán su pensión con aumentos ligados al IPC (a lo cual se le añadirá en este mes también una compensación del 12,5% «por el daño ocasionado por la fórmula previsional del gobierno anterior»). Precisamente por este motivo, en su nota la Oficina del Presidente anuncia que Milei espera poder reformar el actual sistema de pensiones para fomentar el ahorro privado.

Controla la inflación

Otras de las claves de la gestión del Gobierno de Milei durante estos primeros cien días de mandato es el drenaje de liquidez que está llevando a cabo. Como publica el BCRA, en el mes de febrero la base monetaria se contrajo un 6,3%. Así, junto con la mejoría de las finanzas públicas y las medidas de liberalización (como la llevada a cabo sobre el mercado del alquiler, por ejemplo), por el momento el gobierno de Milei ha logrado controlar la inflación, tal y como manifiestan diferentes indicadores.

Con todo, como publicaba The Economist, "después de 100 días brutales", Javier Milei está logrando hacer creer a los mercados en su proyecto político y económico. Y es que, como ya hemos informado en Libre Mercado, a mediados de marzo el riesgo país había caído un 30% (desde los 2.500 puntos hasta los 1.700). De hecho, este apoyo hacia el presidente Milei se ve reflejado también por el pueblo argentino, pues como demuestra una encuesta realizada por CB Consultora, es el tercer mandatario más apoyado de Iberoamérica, con un apoyo que alcanza actualmente el 51,2% de la población.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro