Menú

El Supremo autoriza definitivamente la Operación Chamartín tras 31 años de asfixia burocrática

Tres décadas después, se alcanza la plena cobertura administrativa y legal, puesto que el TS ha rechazado los recursos de Ecologistas en Acción.

Tres décadas después, se alcanza la plena cobertura administrativa y legal, puesto que el TS ha rechazado los recursos de Ecologistas en Acción.
Modelo de la transformación prevista en la Castellana. | Madrid Nuevo Norte

El Tribunal Supremo ha inadmitido cuatro recursos de casación presentados contra la aprobación del proyecto de Madrid Nuevo Norte. Con esta decisión, fundamentada en la no fundamentación de los reclamos y la carencia de interés casacional, el Alto Tribunal tumba definitivamente cualquier objeción de índole legal al desarrollo de la Operación Chamartín.

No hay que olvidar que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid lidió con un total de nueve recursos de tipo contencioso-administrativo con los que se pretendió tumbar la transformación de la zona norte de la capital, alegando supuestos errores de forma y vicios de fondo que no han sido hallados como tal por los distintos magistrados que han resuelto las denuncias.

Un ejemplo del tipo de actuaciones que han sido invocadas ante la justicia fue la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana del Ayuntamiento de Madrid para la prolongación del Paseo de la Castellana, que constituye una de las modificaciones burocráticas más relevantes en el proceso de desbloqueo de la operación.

Los denunciantes, entre los que figuraban asociaciones vecinales o grupos como Ecologistas en Acción, impugnaban cuestiones como la clasificación del suelo, el porcentaje de reserva de vivienda protegida, la división en áreas del proyecto, los coeficientes de edificabilidad y otras cuestiones que, según la magistratura, fueron correctamente incorporadas en el proyecto.

La propuesta de reforma de la Ley del Suelo que podría salir adelante en los próximos meses si el gobierno logra apoyo suficiente en las Cortes gira precisamente en torno a la necesidad de limitar este tipo de maniobras y tretas legales orientadas a retrasar, bloquear y frenar proyectos urbanísticos e inmobiliarios.

Más de tres décadas de espera

La Operación Chamartín, formalmente denominada Madrid Nuevo Norte, se propuso por vez primera a finales de los años 80 y se convirtió en proyecto oficial en 1993, con Renfe al frente de la iniciativa, pero la actuación ha sufrido décadas de demora por causas políticas y burocráticas y apenas obtiene ahora "luz verde" por parte de las distintas Administraciones involucradas. El parón urbanístico de más de 30 años ha generado el rechazo de la ciudadanía, como reflejan sondeos en los que se constata un amplio apoyo a la transformación de la zona.

Aunque el Ayuntamiento dio luz verde a la Operación Chamartín en mayo de 2020, los recursos de distintos colectivos han hecho que la sombra de la inseguridad jurídica siguiese lastrando el desarrollo de un proyecto llamado a generar más de 250.000 puestos de trabajo. Un estudio de la Universidad Autónoma avanza que el PIB de Madrid se elevará en más de 15.000 millones como resultado de la operación.

Impulsada por BBVA, San José y Merlin Properties, Madrid Nuevo Norte afecta a unas 311 hectáreas y supone el desarrollo urbanístico de 3,3 millones de metros cuadrados en el norte de la capital. La actuación incluye la reforma de la estación de Chamartín, el soterramiento de las vías del tren, el levantamiento de ocho torres residenciales con más de 10.000 viviendas, nuevas torres de oficinas, distintos edificios dedicados a acoger infraestructuras sanitarias y educativo-culturales, zonas verdes, etc.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro