Menú

Argentina empieza a levantar cabeza: suben los salarios y se reactivan el crédito y la inversión

La inflación se sigue moderando y los pasivos del Banco Central se han contraído un 35%. El presupuesto cumple un nuevo mes en superávit.

La inflación se sigue moderando y los pasivos del Banco Central se han contraído un 35%. El presupuesto cumple un nuevo mes en superávit.
Javier Milei en una charla en Beverly Hills. | EFE

La economía argentina vuelve a sorprender positivamente. El cambio de política económica adoptado con la llegada a la presidencia del liberal Javier Milei ha propiciado una importante mejora en las expectativas de inflación de los consumidores, al hilo con tasas de evolución de los precios que muestran una marcada tendencia a la baja. A raíz de este punto de inflexión, se aprecian importantes cambios en indicadores como el crédito al sector privado o los salarios de los trabajadores privados.

Las encuestas reflejan un acentuado cambio a mejor en las expectativas de inflación de los consumidores. Un sondeo de Aresco Instant Research revela que el 52% de los argentinos afirmó que, a lo largo de las dos últimas semanas, los precios de los productos básicos que compran habitualmente para su hogar se han mantenido constantes o incluso han bajado. Además, el porcentaje que cree que tales precios subieron ha caído en 22 puntos porcentuales desde marzo.

Los datos de inflación semanal apuntan en la misma dirección. La consultora Econométrica apunta que los precios de alimentos y bebidas entraron en mayo subiendo a una tasa mensual del 3%, más de tres veces por debajo de los niveles del 9% que se apreciaban en el primer trimestre del año. JP Morgan confirma esta evolución a la baja y espera que el IPC general de mayo se mueva en torno al 5%, en línea con lo que espera la fundación Libertad y Progreso.

El banco de inversión estadounidense también considera que la política de desinflación está permitiendo dejar atrás el escenario de hiperinflación heredado por Milei. Esta perspectiva también la confirma el propio Banco Central, que espera una tasa anual de inflación del 145% en 2024, una tasa aún extremadamente elevada pero que también se queda claramente por debajo del 232% que se manejaba cuando Milei llega a la presidencia. Para 2025, el IPC anual caería al 45,2%, mientras que en 2026 se reduciría al 23%. De nuevo, son tasas muy altas, pero la clave aquí es recordar la herencia recibida del peronismo, con los precios apuntando a un alza del 232%.

La caída de la inflación está anclada en el rigor fiscal que ha permitido poner fin a la monetización de déficits públicos. En abril, el saldo de ingresos y gastos del gobierno argentino volvió a ser positivo tanto en términos financieros como medido en clave primaria, marcando ya un cuatrimestre entero sin déficit público. Esta circunstancia ha permitido que Argentina abandone un círculo vicioso de déficit e inflación y entre en un proceso virtuoso de superávit y desinflación, al hilo de una contracción real del 35% en los pasivos monetarios del Banco Central.

Cambio a mejor en la economía

Uno de los aspectos más llamativos de la recuperación económica es la progresiva reactivación del crédito al sector privado, que a fecha de hoy es casi inexistente en comparación con cualquier economía avanzada, puesto que apenas ronda el 4% del PIB. Por comparación, el stock de crédito ofrecido al sector privado por las instituciones financieras del vecino Chile alcanza el 84% del PIB. Sin embargo, la previsión es que Argentina logre alcanzar cotas del 10% del PIB a raíz de la mejoría apreciada en los últimos meses, tras el cambio de política económica.

Otra métrica relevante son los salarios, que cayeron a plomo durante la época de gestión del peronismo, hasta situarse en términos reales en torno a un 15% por debajo de las cotas de hace una década. Pese al hundimiento de esta rúbrica que heredó Javier Milei, la caída de los salarios se ha frenado y ya se aprecia una mejora en las retribuciones de los argentinos expresadas en términos reales.

gnpzhavwiae-deg.png

También se perciben cambios muy positivos en la oferta de alquiler y venta de vivienda, especialmente en Buenos Aires, donde las decisiones de desregulación del gobierno de Milei han hecho que el stock de pisos y casas disponibles en el mercado deje atrás un escenario deficitario y crezca con una fuerza inaudita.

gnf4wohwuaaa8dj.jpg

Asimismo, los inversores extranjeros miran con creciente apetito a la economía del país del Cono Sur. Solamente con el desarrollo de nuevas técnicas de producción energética como el fracking, así como la privatización de YPF, Argentina espera llegar a 2030 habiendo consolidado un aumento de 30.000 millones de dólares en sus exportaciones anuales.

Grandes empresarios internacionales como Stanley Druckenmiller, Peter Thiel o Elon Musk han manifestado públicamente su apoyo a Milei, quien ha señalado confiado que Argentina "tiene todas las condiciones para ser la nueva meca de Occidente".

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios