Menú
José María Rotellar

Así maquilla el efecto estacional los datos de paro y afiliación de mayo

En mayo, es la estacionalidad de la temporada de verano la que marca la evolución laboral, sin que se asiente de manera estructural. Siempre es una buena noticia el descenso del paro y el incremento del empleo, pero no son los suficientemente buenos.

En mayo, es la estacionalidad de la temporada de verano la que marca la evolución laboral, sin que se asiente de manera estructural. Siempre es una buena noticia el descenso del paro y el incremento del empleo, pero no son los suficientemente buenos.
Un hombre entrando en una oficina de empleo | Europapress

Tras la EPA del IVTR-2023 y del ITR-2024 que mostraron que se había destruido empleo en el trimestre y que si no caía más se debía a la importante creación de empleo público en el IVTR-2023, los datos de enero, donde el paro registrado y la Seguridad Social confirmaron que el año comenzó con un importante deterioro del mercado laboral, y de febrero, donde ya se produjo un cierto espejismo, llegó marzo, que mostró que la bajada del paro y el aumento de cotizantes se debía, realmente, a la estacionalidad, al efecto de la Semana Santa, que este año ha sido pronto. Ese mismo espejismo estacional continuó en abril, como dijimos el mes pasado.

En mayo, es la estacionalidad de la temporada de verano la que marca la evolución laboral, sin que se asiente de manera estructural. Siempre es una buena noticia el descenso del paro y el incremento del empleo, pero no son los suficientemente buenos como para cambiar la tendencia del mercado laboral, sino más bien para confirmar el agotamiento del mismo.

Paro registrado

La reducción del paro es el tercer peor registro de un mes de mayo de los últimos trece ejercicios.

paro-1-recorte.jpg

La bajada interanual del paro es la tercera peor de un mes de mayo de los últimos once ejercicios. De hecho, el paro mensual sube en 4.485 personas si se elimina la estacionalidad.

Baja el paro mensual en Andalucía en 15.585, que lidera la bajada. Andalucía, Valencia, Galicia y Madrid también lideran la bajada del paro interanual, con 44.325 parados menos, 14.822 parados menos, 12.398 parados menos y 12.047 parados menos, respectivamente.

La bajada de paro interanual a nivel nacional se queda en el 71% de la bajada del mes anterior y la mensual es, junto con la del año pasado, dos de las peores de un mes de mayo.

paro-2-recorte.jpg

Además, el paro no se comporta peor porque no se contabilizan como parados los temporales convertidos en fijos-discontinuos.

Adicionalmente, España tiene la mayor tasa de paro de la UE, con un 11,7% (casi el doble que la media de la UE, en el 6%), y la mayor tasa de paro juvenil de la UE, con un 26,5%, con la particularidad de que, por ejemplo, en Grecia, lo ha reducido mucho más intensamente, de forma que ya no es ni el segundo con mayor tasa de paro juvenil, sino el tercero, mientras que España, desgraciadamente, mantiene ese triste liderazgo.

Por sectores, se reduce el paro mensualmente en servicios (-44.467), construcción (-3.867), industria (-3.715) y agricultura (-2.249). Disminuye en el grupo "sin empleo anterior", al hacerlo en 4.352 parados. Baja el paro femenino, en 31.954 personas y baja el masculino en 26.696 personas. El paro entre los jóvenes (menores de 25 años) baja en 9.007 personas y siguen liderando, tristemente, la tasa de paro juvenil europea, con una tasa de paro juvenil del 26,5%, además de ser el séptimo país de la UE con más porcentaje de jóvenes que ni estudian ni trabajan.

Contratos

Vuelve a caer el número de contratos, retomando la tendencia bajista de tantos meses. No sólo es que el empleo que se creó en los meses anteriores no fuese sólido: realmente, no se crea empleo, sino que se reparte empleo, en línea con el descenso de horas efectivamente trabajadas que muestra la EPA; es que la productividad desciende en términos interanuales, según la contabilidad nacional.

Además, un 60,58% de los contratos indefinidos del mes son o a tiempo parcial o fijos-discontinuos.

En 2022 hubo, al menos, un artificio de más de un millón y medio de este tipo de contratos acumulado en el año, con muchos trabajadores que firman varios contratos indefinidos a lo largo del mes al haberse prohibido la contratación temporal y no optar algunas empresas por la figura del fijo-discontinuo, sino por breves contratos indefinidos. En enero, febrero y marzo de 2023, prosiguió el efecto del artificio normativo, que empezó a corregirse, por comparación estadística, en abril y continúa, por los mismos motivos, en mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre, que en enero, febrero, marzo, abril y mayo de 2024 se ve que comienzan a descender los fijos-discontinuos con claridad en tasa interanual, que puede indicar que se está empezando a deteriorar también ese segmento.

Cuando dichos contratos, antes temporales, acababan, engrosaban las listas del paro. Al pasar a fijos discontinuos, cuando cesan actividad no son considerados parados (de hecho, el incremento de los demandantes de empleo ocupados en la suma global de los últimos meses indica la merma en los datos de paro que antes se contabilizaban por este motivo y que por los propios datos que dio el ministerio en una respuesta parlamentaria a una pregunta escrita cifró en casi medio millón de parados no contabilizados) y que nunca más han vuelto a dar. La UE considera que hay casi un millón de personas (985.000) que no trabajan en España y que no están incluidas en las listas del paro. Recientes análisis de Fedea lo estiman, a partir de los demandantes de empleo con relación laboral, son más de 700.000, por más que la vicepresidenta del Gobierno diese unos datos que distan mucho de esa realidad.

Afiliación

En mayo, aumenta el número de afiliados en 220.289 personas, pero debido a la estacionalidad, responsable del 72% de dicho incremento. Baleares y Madrid son la primera y tercera región, respectivamente, donde más se crea empleo, con 52.949 y 22.895 nuevos afiliados, respectivamente.

paro-3-recorte.jpg

Se destruye empleo el último día del mes a nivel nacional, con 173.420 afiliados a la Seguridad Social menos, destruyéndose, ese día, casi cuatro quintas partes de lo creado en media en el mes. Además, ese empleo es casi todo estacional, ya que el 72% del empleo se evapora al desestacionalizar, quedándose en 62.505 afiliados.

El número de afiliados interanual aumenta en 506.395 afiliados. Este registro es el tercero peor de un mes de mayo de los últimos diez años (el segundo si no incluimos el año de la pandemia, 2020). Y esa tasa interanual crece un 13% menos que en el mismo mes del año pasado.

paro-4-recorte.png

El impulso interanual se debe a Madrid, con 134.318 nuevos afiliados, liderando la creación de empleo, y a Andalucía, en tercer lugar, con 64.452 afiliados más. Desde febrero de 2020 hay 32.737 empresas menos.

Por tanto, los datos de mayo no son buenos, sino sólo maquillados por la estacionalidad, además de por el artificio de los fijos-discontinuos. Ésa es la realidad: la de un mercado laboral que sigue, cada mes, perdiendo intensidad, por mucho que la estacionalidad genere un espejismo.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro