Menú

Podemos busca un linchamiento público en el Congreso a Josu Jon Imaz (Repsol) por la lección que dio a una ecologista

Imaz desarmó los argumentos de los ecologistas en la reciente junta de acciones de Repsol y ahora Podemos quiere vengarse.

Imaz desarmó los argumentos de los ecologistas en la reciente junta de acciones de Repsol y ahora Podemos quiere vengarse.
EFE

La muy reciente junta de accionistas de Repsol propició una de las mayores lecciones que ha recibido en los últimos tiempos el ecologismo. El CEO de la compañía, Josu Jon Imaz, escuchó la pregunta acusatoria de una ecologista —afirmaba que la política de carburantes de Repsol destruía el planeta— y le contestó con infinidad de datos y argumentos que desmontaban por completo el mantra ecologísta. Ahora Podemos quiere vengarse de Imaz. Lo quiere hacer por medio de linchamiento público en el Congreso acusando a Repsol de todo lo que la ecologista no pudo demostrar, básicamente, porque no es verdad.

La impulsora de la iniciativa de linchamiento público en el Congreso es lone Belarra. Y admite en su propia exposición el mal perder de haber visto tumbados, uno tras otro, todos los falsos argumentos de la citada ecologista. "El pasado 10 de mayo, durante la Junta General de Accionistas de Repsol, su Consejero Delegado, Josu Jon Imaz, acusó a las organizaciones en defensa del clima de ser las responsables del calentamiento global: Greenpeace, Finanzas Éticas y muchas personas como ustedes, movidos por el
dogma y la ideología, son los responsables de que el consumo de carbón y las emisiones de CO2 [dióxido de carbono] en el mundo estén subiendo", admite Podemos.

El texto de Belarra prosigue y señala que, "según Imaz, organizaciones como Greenpeace son culpables del aumento de las emisiones porque, en muchos casos, presionan a las instituciones financieras y a los inversores para que no inviertan en petróleo y gas y, por tanto, no acometan la financiación de proyectos, esto hace que el precio del gas suba y que los países del sur global se vean obligados a comprar carbón, mucho más contaminante que el gas fósil".

La citada ecologista era "la representante de Greenpeace, Celia Ruiz, que en el turno de preguntas ha criticado que sigan acaparando riqueza a costa de una actividad que causa pobreza energética y desastres naturales y se cobra la salud y la vida de millones de personas", detalla Podemos. Belarra, a partir de ahí, pretende que todos los partidos condenen a Imaz en el Congreso porque, según Podemos, "Repsol está en el puesto 50 de 122 entre los mayores contaminadores mundiales desde la revolución industrial" y "Repsol es responsable de al menos 26.000 de esas muertes prematuras potenciales debido exclusivamente a temperaturas extremas".

Y, por ello, Belarra quiere "reprobar las declaraciones del señor Josu Jon Imaz, en la medida en que suponen un discurso claramente negacionista; poner en marcha una auditoría que determine la cantidad de recursos públicos que se destinan a la industria de los combustibles fósiles, y realizar un plan de desinversión; promover controles y garantías para frenar la influencia de los lobbies en el proceso legislativo, en concreto, de la industria petrolera en las políticas climáticas; y mostrar su apoyo expreso a las organizaciones de la sociedad civil que luchan contra el cambio climático". Lo cierto es que Belarra muestra su mal perder por el tremendo varapalo argumental que le dio a la representante de Greenpeace el CEO de Repsol.

Respuesta de Imaz a la activista de Greenpeace

Imaz respondió de esta manera a las acusaciones de la ecologista: "¿Dicen que son sostenibles, sociales y éticos pidiendo que dejemos de producir petróleo y gas? ¿Cómo va a llenar este mundo sus necesidades de energía?", "hace falta seguridad de suministro y energía asequible", es decir, que "las empresas puedan comprar" energía, las familias también, y tener "una sociedad donde se pueda cobrar buenos salarios y los jóvenes, y la miro a usted, tengan un futuro mejor en una sociedad en que tengamos cobertura de competitividad".

Imaz señaló que, si dejaran de producir, se generaría una mayor dependencia energética en Europa: "¿Es ético reforzar a Putin de esta manera?". Y preguntó a la ecologista si es ético añadir dificultades en el acceso de las familias a los recursos: "¿Me lo dice con la cabeza alta?". El CEO de Repsol subrayó que frente a la aspiración verde, "la demanda de petróleo y gas está creciendo y va a seguir creciendo hasta 2030". Mientras, "si hacemos lo que dicen, y no hace falta ser doctor en Harvard", el precio va a aumentar y va a impactar "en las familias europeas que tienen dificultades para pagar las facturas energéticas y en las industrias" y por tanto en el "empleo industrial", recordando los puestos de trabajo que ya se han perdido. "No es ético cerrar los ojos ante la realidad social de las familias y las empresas que no pueden pagar".

Imaz siguió y reprochó a gente "como ustedes, desde su ideología cerrada" y la defensa "de los intereses del lobby eléctrico", el incremento de las emisiones de CO2 en 2023. Al respecto, señaló cómo las presiones para no invertir en proyectos relacionados con el gas y el petróleo en países emergentes que quieren "desarrollar esas sociedades porque tienen el mismo derecho a un futuro," les están haciendo recurrir a la única fuente de energía disponible por su precio: el carbón. "Ustedes son los responsables: personas movidas por el dogma y la ideología, de que el consumo de carbón esté subiendo", insistió, señalando que hoy por hoy la producción de electricidad es la "mayor emisora de CO2" en cifras superiores a las del "denostado" transporte global.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso