Menú

Las consultoras temen un golpe a los países más débiles por Francia: "Una crisis de deuda que pague España"

"El riesgo de una crisis de deuda en la segunda mayor economía de la UE, sería algo muy grave por el peligro, cierto, de contagio a España" avisan.

"El riesgo de una crisis de deuda en la segunda mayor economía de la UE, sería algo muy grave por el peligro, cierto, de contagio a España" avisan.
Marine Le Pen | EFE

Llega el temor a la ingobernabilidad de Francia. Con él, a la consiguiente crisis de credibilidad de la deuda europea. Y, como siguiente rebote, al golpe colateral que pueden recibir los países más débiles y con mayor peso de la deuda pública. Es decir, a un coletazo de esa crisis en España, como señala la consultora Freemarket.

"Los dos grandes grupos a izquierda y derecha, salidos de las urnas francesas, plantean una revisión drástica de la política desplegada por Macron durante los últimos siete años tanto en el plano doméstico como exterior", afirma la consultora. "Con una bicefalia entre la Jefatura del Estado y el Primer Ministro, la posibilidad de hacer frente a los desafíos de Francia en el horizonte del corto-medio plazo resulta una tarea extremadamente difícil", advierte.

Y el problema no se circunscribiría a Francia ni mucho menos. Se trata de un gigante económico en la UE y eso supone que sus coletazos se trasladarían de forma automática a los países más endeudados, como España. "En el plano económico, al margen de los problemas estructurales clásicos, Francia ha entrado en el Procedimiento de Déficit Excesivo de la UE y, en consecuencia, habrá de presentar un plan de consolidación presupuestaria para cumplir las reglas fiscales. Ni la AN (la Agrupación Nacional de Marine Le Pen) ni el NPF (el Nuevo Frente Popular que engloba a la Francia Insumisa de Jean-Luc Melenchon) tienen planes-programas compatibles con ese objetivo", afirma la consultora.

Y "esto implica el riesgo de una crisis de deuda en la segunda mayor economía de la UE, lo que sería algo muy grave por el peligro, cierto, de contagio, sobre todo, a los estados con posiciones más frágiles en sus finanzas públicas, léase España", alerta el informe.

El documento de la consultora avisa de que "en el plano internacional, las diferencias entre el posicionamiento de Macron y el de la AN y el NPF son radicales. Ambos plantean revisar las relaciones de Francia con la UE y, también, la orientación de la acción exterior de Europa. Ello plantea un panorama muy inquietante en una Europa y en un escenario global en pleno proceso de transformación dinámica". El documento analiza una segunda posibilidad, pero tampoco obtiene conclusiones tranquilizadoras: "En paralelo, una hipotética cohabitación debilita aún más el eje franco-alemán y su ya mermada capacidad de liderazgo en una Europa que tras las elecciones del pasado mes de junio ha experimentado una mutación sustancial en el equilibrio de fuerzas. Salvo una sorpresa en la segunda vuelta el próximo domingo, Francia está abocada a un escenario inestable e incierto de consecuencias imprevisibles" subraya Freemarket.

La consultora detalla el abanico de escenarios. La primera posibilidad pasa por que, "en ausencia de un partido con mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, Macron pueda intentar la formación de un Gobierno de "unidad nacional" con su partido, los socialistas, los republicanos e independientes dejando fuera a la izquierda y a la derecha extremas". Pero esta alternativa "quizás sea atractiva para el Presidente de la República, pero no lo es para sus potenciales socios izquierdistas que han hecho del cuestionamiento total de la gestión de Macron el eje de su campaña, lo que les ha permitido resucitar. El Partido Socialista francés estaba al borde de la desaparición y es improbable que acepte pactar con un Presidente muy impopular. No tiene nada que ganar".

La segunda posibilidad "es un Gabinete en solitario de AN con el lepenista Jordan Bardella de Primer Ministro o una fórmula a la "italiana", esto es, un Gobierno presidido por Bardella con el soporte de, al menos, una parte de los republicanos. Cualquiera de esas dos fórmulas se traduce en un escenario de cohabitación compleja y con un alto grado de inestabilidad por las potenciales, seguras, tensiones entre la agenda doméstica e internacional del presidente de la República y de su Primer Ministro. Le Pen ha dicho ya que la política internacional, campo donde el Jefe del Estado tiene un amplio margen de acción, es competencia del Gobierno".

La última opción de Macron en caso de "ingobernabilidad" podría ser "el recurso al artículo 16 de la Constitución, que concede poderes extraordinarios al Presidente, previa consulta oficial al Primer Ministro, a los Presidentes de las Cámaras y al del Consejo Constitucional. Ahora bien, esa consulta es puramente formal y no vinculante ya que la invocación de ese precepto corresponde en exclusiva al Jefe del Estado. Ahora bien, el Presidente de la República no puede disolver la Asamblea durante ese período ni tampoco antes de cumplirse 12 meses desde su elección. Esto produciría una revuelta social y política en Francia".

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso