Menú
Autores Invitados

El Plan VIVE revivido: ¿otro fiasco?

El VIVE ha logrado 10 vehículos al mes y el PREVER, 25.000. Es decir, la eficacia del VIVE ha sido 2.500 veces inferior a la del PREVER

Muerto el 31 de diciembre de 2007 el Plan PREVER, cuya indudable eficacia para modernizar el parque automovilístico español permitió que éste:
 
  • Abandonara la última posición de Europa en antigüedad de vehículos
  • Mejorara progresivamente el consumo medio por vehículo
  • Redujera las emisiones de gases tóxicos (NOx, SO2, CO, NC, compuestos de plomo..) por vehículo gracias a los mejores parámetros (catalizadores) de los vehículos nuevos
  • Incrementara las ventas de vehículos nuevos, con las consecuencias positivas que para el sector se derivan
  • Generara ingresos en cascada para el sistema productivo asociado
  • Produjera el pago de impuestos en las Haciendas Central, autonómicas y locales
  • Disminuyera la mortalidad asociada a los accidentes gracias a las mejoras en seguridad activa y pasiva,
 
El Gobierno de España – el Ministro de Industria, Turismo y Comercio –, con un retraso de seis meses desde el final del PREVER, produjo un Plan alternativo, de nombre VIVE (acrónimo de Vehículo Innovador, Vehículo Ecológico) cuyas características fundamentales eran:
 
  • Se financiaba la adquisición a crédito al 100% de su valor de un turismo nuevo de hasta 20.000 €, achatarrando otro de propiedad del adquirente de al menos 15 años de antigüedad
  • El vehículo adquirido debía emitir hasta 120 grs./Km. de CO2 ó 140 si además poseía TCS y detector de ocupantes en el asiento del copiloto
  • El MITYC se hacía cargo de los intereses de los primeros € 5.000
  • El Plan duraría tres años, con una dotación de € 1.200 millones
 
El Plan VIVE I ya no está vigente: ha durado entre el 28 de junio de 2008, fecha de su publicación en el BOE, y el 21 de noviembre de 2008, fecha de la publicación del VIVE II, es decir, cuatro meses y tres semanas, contra 14 años del PREVER.
 
¿Razón? El VIVE I apenas ha logrado achatarrar unos 50 automóviles en esos casi 5 meses, frente a las 3.300.000 vehículos reciclados por el PREVER en 132 meses (en otros términos, el VIVE ha logrado 10 vehículos al mes y el PREVER, 25.000. Es decir, la eficacia del VIVE ha sido 2.500 veces inferior a la del PREVER); ha desesperado a fabricantes, distribuidores, asociaciones del sector automoción, concesionarios y usuarios, no estimulando las ventas en el peor año (2008, en el que las ventas han caído más del 28% respecto al año anterior, ya distorsionado en sus resultados por la política medioambiental del Gobierno de España y su reflejo en la fiscalidad asociada) de la serie histórica disponible y, last but not least, ha reducido sustancialmente los ingresos del Estado en sus ámbitos geográficos e institucionales de actuación: unos 2.400 millones de Euros en 2008.
 
Mas héteme aquí que el Sr. Ministro sabiamente rectifica y publica en el BOE el Plan VIVE II, un remake menos voluntarista que su antecesor, que corre el riesgo de estrellarse igualmente contra la realidad por razones similares: no hay liquidez disponible, pues la que el Gobierno habilita vía cesiones y subastas se utiliza para reponer caja en las instituciones financieras y para devolver los créditos que obtuvieron de los prestamistas europeos, esencialmente el BCE.
 
En esas circunstancias, la venta condicionada a la disposición de crédito es más que dudosa. Y en España se financia el 80% de las ventas de turismos y el 100% de las ventas de vehículos comerciales e industriales.
 
Las características de VIVE II son las siguientes:
 
  • Los vehículos ya no tienen que ser adquiridos a crédito al 100%
  • Su valor llega hasta los 30.000 €, 10.000 más que el VIVE I
  • El primer tramo a cargo del MITYC asciende a 10.000 Euros
  • Sus límites de emisión de CO2 ascienden a 140 grs./Km. en lugar de 120
  • Se incluyen vehículos industriales de hasta 3.5 Tm., con hasta 160 grs. de CO2 por kilómetro recorrido
  • El vehículo a achatarrar será de 10 años y no de 15 años como en VIVE I.
 
Veremos qué pasa en 2009 con este VIVE II. ¿Que por qué el Gobierno no prorrogó o renovó el Plan PREVER, dada su eficacia desde todos los puntos de vista? Resulta un contraste sorprendente ver cómo países del tipo de Italia y Francia (con ayudas directas de € 800 y 1.000 por vehículo, respectivamente) están aplicando medidas de renovación del parque automovilístico basadas en la filosofía del Plan PREVER y en España se esté instrumentando un VIVE II basado en su financiación por Cajas y Bancos, en ayudas indirectas y en presupuestos ecologistas desnortados.
 
¿Será porque se trataba de un Plan PP? ¿Será porque reducía las percepciones del Impuesto de Matriculación y en materia de automoción, la pulsión recaudatoria es irrenunciable? ¿Será porque el Gobierno de España se pretende más ambientalista que sus socios comunitarios? ¿Será porque confunde contaminación ambiental con emisión de CO2 a la atmósfera? Averígüelo Vargas.
 
Sea como fuere, esta es una muestra más del grado de éxito de las políticas socialistas en el ámbito de la regulación de la demanda. Viene a cuento retomar el conocido aserto: “El PSOE sólo acierta cuando rectifica” para retocarlo, añadiendo “…y no siempre”.
 
Artículo elaborado por Santiago Estrada, técnico de comercio exterior.

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro