Menú

El repunte del turismo, ¿un mero espejismo?

El número de pernoctaciones está en máximos históricos, pero el gasto por turista cae mucho más.

Juan Carlos Barba
0

El supuesto milagro del sector se basa en la venta de paquetes a bajos precios y no en la mejora de la calidad, lo que repercute en que el número de turistas aumente, pero el gasto por turista disminuya mucho más.

Hace pocos días conocimos los datos de pernoctaciones de extranjeros y de entrada de turistas. Ambos han subido notablemente respecto al pasado año (8,4% y 9,2%, respectivamente). Como podemos ver en el gráfico, el número de pernoctaciones está en máximos históricos, mientras que el número de turistas todavía (tomando el año móvil) está por debajo de los números de 2006-2008. La tendencia, no obstante, y dado el fuerte incremento de este año, es a terminar también el año en máximos históricos.

El gasto de los turistas extranjeros también está aumentando a buena marcha, concretamente, un 8,2% respecto a 2010, teniendo en cuenta los últimos datos de septiembre. Esto se ve claramente en el gráfico, en el que se aprecia cómo está casi en máximos.

Sin embargo, la situación cambia radicalmente -algo obligado- cuando deflactamos el gasto, que es lo que vemos a continuación.

Vemos que el gasto a precios constantes está por debajo del de 2004. ¿Qué ha ocurrido entonces? ¿Por qué ha aumentado tanto el número de turistas y pernoctaciones y, sin embargo, el gasto no lo ha hecho?

La única respuesta posible es que los turistas que vienen a España gastan mucho menos debido, por un lado, al ajuste de precios por la crisis, ya que muchos empresarios del sector han reducido márgenes de forma drástica y, por otra -probablemente más importante- por el cambio en las costumbres de estos turistas, seguramente relacionado con el fenómeno del "todo incluido", otra estrategia low-cost para captar turistas.

Es decir, que tenemos más turistas y durante más días pero menos ingresos. Esto quiere decir que las externalidades asociadas al turismo (gasto médico, policial, uso de infraestructuras, etc.) aumentan mientras que los ingresos y el margen empresarial baja. El milagro del turismo no es, pues, tal milagro, sino más bien un espejismo, cuyo futuro en el entorno recesivo en el que está entrando Europa está seriamente amenazado.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios