Menú

España entra en caída libre

Los últimos datos avanzan una fuerte recaída en 2012, con un panorama muy deteriorado por la crisis.

España está gestando una bomba de relojería para 2012 a la vista del desplome que está sufriendo la industria, el sector servicios y la desaceleración de la demanda exterior en los últimos meses, tal y como avanzó Libre Mercado. Los últimos datos publicados vienen a confirmar esta negativa tendencia.

El Índice General de Producción Industrial (IPI) registró un descenso interanual del 7% el pasado noviembre, 2,5 puntos por debajo de la tasa registrada en el mes de octubre, cuando este indicador retrocedió un 4,5%, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). De esta forma, la producción industrial ahonda la senda negativa que volvió a retomar en septiembre y encadena tres meses consecutivos de descensos en tasa interanual. Corregido el efecto calendario, la variación interanual de la producción industrial también se situó en noviembre en el -7%. La variación media de la producción industrial en los once primeros meses del año 2011 se situó en el -1,4%.

Un dato que, sumado a la caída que está registrando la actividad manufacturera, pintan un negro panorama para comienzos del presente ejercicio. No en vano, España comenzará 2012 en recesión (dos trimestres consecutivos con caída del PIB), tras el decrecimiento registrado en el último trimestre de 2011, según alertó el Banco de España.

Así, ambos indicadores avanzan una dura contracción el presente ejercicio. Y el problema, aquí, es que la economía nacional sufrirá el golpe en una posición muy deteriorada. La industria nacional ha experimentado uno de los mayores desplomes de los países desarrollados tras el estallido de la crisis, dibujando una figura en L (estancamiento), mientras que el número real de parados se aproxima ya a los 5,3 millones (cerca del 23%), según adelantó el martes el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en referencia a los datos que arrojará la Encuesta de Población Activa (EPA) del último trimestre de 2011.

Y ello, en un contexto de recaída en la zona euro. Las agencias de calificación y principales firmas de análisis ya descuentan una "leve" contracción en la eurozona durante 2012. Por el momento, el sentimiento inversor en la zona euro no muestra síntoma alguno de fortaleza sino más bien al contrario.

Sin embargo, su dureza dependerá, en gran medida, de las locomotoras de la UE, y hoy por hoy la situación de Francia y Alemania no arroja un escenario demasiado optimista en este ámbito. Francia permanece estancada, mientras que la todopoderosa industria germana empieza a registrar tasas negativas. Y es que, aunque el PIB alemán aumentó un 3% en 2011, se contrajo en el último trimestre del pasado año.

Escenario de JPMorgan para 2012

Pero en un escenario de recaída europea, los analistas destacan que España será uno de los países que más sufrirá, dada la necesidad de ajustar de forma sustancial tanto el déficit público como la balanza por cuenta corriente. Es el caso de JPMorgan, que alerta de que los ajustes más duros aún están por llegar a la economía nacional. Dado el mal panorama que presenta el país, el esfuerzo de austeridad que deberá afrontar España, tanto en el ámbito público como el privado, será de los más significativos de toda la zona euro.

El siguiente cuadro resume algunos de los principales indicadores de España a finales de 2011: actividad del sector servicios, tasa de desempleo, producción industrial, consumo de cemento, ventas minoristas y exportaciones.

Temas

En Libre Mercado