Menú

Bestinver: "China es el mercado más flexible y dinámico del mundo"

La compañía de inversión destaca las buenas oportunidades que ofrece la renta variable en Europa después de una década con fuertes caídas.

0
La compañía de inversión destaca las buenas oportunidades que ofrece la renta variable en Europa después de una década con fuertes caídas.

Desde hace ya dos décadas, Bestinver se ha convertido en un auténtico referente en España y en Europa. La compañía de inversión del Grupo Acciona ha conseguido batir de forma consistente al mercado y ha logrado que sus clientes obtengan grandes rentabilidades, basándose en las reglas de la inversión en valor. Los responsables del éxito son Francisco García Paramés, Álvaro Guzmán y Fernando Bernard, sus gestores.

Este lunes tuvo lugar la Conferencia Anual de Inversores, un encuentro de más de dos horas de duración en el que los tres responsables han desgranado su visión de la situación de la bolsa, de la economía española y mundial y de las empresas en las que invierten. Escuchar a estos tres excelentes gestores es una auténtica delicia para todo aquél que crea que el capitalismo, la innovación empresarial y la economía de mercado son el camino más corto para el desarrollo de la humanidad.

Bolsa: "No puede estar muy cara"

Evidentemente, en una compañía de inversión tan exitosa, lo primero que todo el mundo pregunta es cómo irá la bolsa en los próximos años. En Bestinver siguen la regla de comprar barato y vender caro y, tras diez años de caídas en los parqués, éste parece un buen momento para acudir a los mercados de renta variable.

"La rentabilidad de la bolsa en los últimos 200 años ha sido del 6% (sin contar la inflación) y lo normal es que en los próximos 200 años tenga rentabilidades parecidas. Hay que recordar que ha habido rentabilidades medias del 1% en diez años, pero en los años previos, desde 1982, el mercado había tenido rentabilidades del 16% anual acumuladas. Para nosotros [como inversores] el momento de más indefinición era en los años 98-99. Ése era el período crítico para nosotros. Ahora lo vemos mucho más fácil. Las expectativas están en cero, por lo que es muy fácil batir a las expectativas. Es bastante más probable que tengamos rentabilidades interesantes".

El problema es que hay muchos inversores que pueden tener miedo tras diez años malos de los mercados (aunque en Bestinver han mantenido una rentabilidad media del 12%, la renta variable europea se ha quedado en un -1%). Paramés lo sabe: "Estos años no han sido en balde. Años tan malos tienen un impacto en la psicología de la inversión, en los flujos de entrada. Pero nuestra experiencia en los últimos seis meses es aleccionadora. No ha pasado lo mismo que en 2008. Se ha formado un cuerpo compacto de inversores. Una base sólida".

Economía mundial: "No estamos ante algo único"

Los profundos conocimientos teóricos del equipo de Paramés les capacita también para hacer un inteligente análisis de la coyuntura económica mundial, bastante alejado del habitual en los medios europeos en los últimos meses: "Lo que está pasando no es único. Todos los países del mundo han quebrado en los últimos doscientos años. No pensamos que haya ningún paradigma nuevo".

Por eso su actitud es fundamentalmente positiva. Si están decididos a seguir invirtiendo y confiando en el sistema capitalista y en la capacidad de mejora del ser humano es por las pruebas que éste les ha dado a lo largo de los años: "El mundo ha crecido desde el año noventa al 2007 al 3,6%. Y este año la previsión es que el mundo va a crecer al tres y pico: por lo tanto, es la media de los últimos veinte años. Es la realidad, aunque no lo parezca leyendo los periódicos".

"Es cierto que ha cambiado el cómo, ahora crecen otros países. El tamaño de China es tan significativo que un 8,5% de su crecimiento ahora impacta más que un 10% hace veinte años. En 2007, España, Italia, Portugal y Grecia tenían un PIB conjunto de 4 billones de dólares y China de algo menos; en 2012, las cifras son 3,9 para los países europeos y China alcanzará los 7,9 billones aproximadamente".

Además, su cálculo es que el gigante asiático crecerá este año, en valores absolutos, siete veces más de la riqueza que perderán los cuatro periféricos de Europa: "No hay que perder la perspectiva cuando leemos cada día los periódicos. La clave es lo que está pasando en China".

China: "Creemos complicado que haya una catástrofe"

Desde hace unos años, son numerosos los estudios y predicciones sobre la posible explosión de la burbuja de la economía del gigante asiático. Tras veinte años de crecimiento ininterrumpido (con tasas muy importantes) y con algunos problemas evidentes en su estructura, como el peso de un Estado que, no hay que olvidar, sigue en manos del Partido Comunista, muchos analistas creían que podíamos acercarnos a un desplome repentino del país. Sin embargo, en Bestinver no piensan lo mismo y lo argumentan muy bien.

"El crecimiento será sostenido en los próximos años, irá cayendo, pero de forma tranquila. Creemos que es complicado que haya una catástrofe. El crecimiento se basa en el trabajo, en la productividad. Además, empieza a ser un crecimiento relativamente interno, aunque las exportaciones siguen siendo importantes, cada vez más la base es interna".

En su opinión, todavía hay margen de crecimiento para China: "El stock de capital per cápita no llega al 15% del de Corea. La red de ferrocarriles es menor de la de EEUU en 1880. Fuera del sector paraestatal (que representa el 30% de la economía) es el mercado más flexible y dinámico del mundo". Claro, el problema es que el peso de un Estado dominado por el Partido Comunista es muy importante, pero tampoco en esto se diferencia tanto el país respecto a los occidentales.

"Que tire la primera piedra el país en el que el sector bancario o el eléctrico no estén completamente regulados. Lo que es diferencial en China (probablemente la causa de crecimiento) es que fuera del sector paraestatal es el más dinámico del mundo. Lo vemos aquí, en los chinos que viven en Madrid y lo mismo ocurre allí. Si un negocio no funciona, al día siguiente montan uno diferente. Toda esa capacidad de trabajo la tienen financiada con ahorro. Además, el conjunto es que la deuda pública es muy baja (75% del PIB), teniendo en cuenta que el valor de las empresas es superior al 100% del PIB. De un plumazo podría quitarse toda la deuda pública".

Pese a todos estos buenos datos hay quien sigue con la mosca detrás de la oreja, especialmente en lo que hace referencia al mercado inmobiliario. Las ciudades fantasma han aparecido en los medios españoles y a muchos les recuerdan las urbanizaciones vacías que jalonan la costa española. Sin embargo, Paramés ve algunas diferencias: "Los tipos de interés de las hipotecas son razonables (el 6%) y los activos inmobiliarios son el 15% de los créditos totales. El incremento de los precios, el 10% anual, es similar a la renta disponible. Ahora mismo es imposible encontrar una oficina en Pekín o Shangai, las tasas de ocupación están al 90%. El problema no es de deuda. La tasa de ahorro de las familias es superior al 20%. Y si uno se compra una casa con su dinero y luego cae un 50% de precio, pues se da de cabezazos con la pared [pero no hay quiebras, ni burbujas que explotan, ni colapso del sector financiero]".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia