Menú

La pantomima de los sindicatos con la huelga general

Toxo y Méndez argumentan que esperaron al último momento y agotaron el "diálogo". Sin embargo, los carteles de la huelga ya estaban impresos. 

ld/agencias
0

El Congreso de los Diputados no aprobó hasta este jueves la reforma laboral, tras su debate en el Pleno. Según los secretarios generales de CCOO y UGT, esperaron hasta que finalizase la tramitación del decreto para tomar una decisión sobre la huelga general y agotar las “vías de diálogo”. Teóricamente las direcciones sindicales tomaron este viernes por la mañana la decisión de convocar el paro y decidieron también la fecha. Sin embargo, cuando al mediodía comparecieron Toxo y Méndez lo hicieron que un impresionante despliegue de cartelería en los que ya aparecía “29-M Huelga General”, ante la sorpresa de los presentes de los periodistas allí presentes.

La fecha elegida, el jueves 29 de marzo, coincide con el paro general convocado por los sindicatos nacionalistas en País Vasco y Navarra contra la reforma laboral y el día previo a la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2012.

Toxo: "En un Estado democrático hay otras legitimidades"

Los líderes sindicales, Cándido Méndez, de UGT y Fernández Toxo, de CCOO, explicaron en rueda de prensa la convocatoria de huelga general. Ignacio Fernández Toxo, que ha acusado al Gobierno de jugar a la "contraposición de legitimidades" de forma "imprudente". El sindicalista ha dicho que aunque no discute que "estamos frente a la actuación de un Gobierno legítimo, en un Estado democrático hay otras legitimidades" que no hay que contraponer.

Fernández Toxo ha dicho que la reforma es "imprudente" porque arruina "varios decenios de diálogo social" en España. El secretario general de CCOO ha dicho que "no ha habido negociación de ningún tipo" y ha añadido que esta no puede justificarse con las convocatorias "por separado" que hizo Rajoy antes de que fuera presidente del Gobierno.

El sindicalista ha continuado diciendo que España "tiene otras prioridades" antes que la reforma laboral: la fiscal y la financiera. Toxo ha continuado diciendo que padecemos los efectos de la reforma anterior y que la nueva no va a generar empleo. "Y en lo que significa un ejercicio de imprudencia inminente", ha seguido, "el propio presidente del Gobierno afirma que, como consecuencia de la caída de la actividad económica, se pueden destruir en España del orden de 650.000 empleos".

El secretario general de CCOO ha dicho que las leyes actuales no son franquistas, ya que estas fueron acabadas en su día por el Estatuto de los Trabajadores, que ha conocido más de 52 reformas. Por último, Toxo ha dicho que la huelga "no es un fin", sino un medio para que "el Gobierno se siente a negociar".

Toxo explicó que su cambio de actitud en un mes, pues antes no estaban convencidos de convocar la huelga, es debido a que han comprobado que "el nivel de rechazo es altísimo y creciente" y hay una "demanda importante" de huelga general.

Méndez dice que la huelga "es justa y necesaria"

Cándido Méndez calificó de "difícil" la convocatoria de la huelga, pero "intachable" e "inevitable" por las "decisiones injustas del Gobierno". "Es justa y necesaria", dijo Méndez, que calificó de "brutal" la reforma laboral porque "nos introduce en un camino desconocido sin medir las consecuencias" y un "modificación negativa del modelo de convivencia laboral en nuestro país". El gobierno lo que hace es "desentenderse del problema del paro", en opinión de Méndez.

Méndez confirmó lo dicho por Toxo de que los sindicatos tienen "avales muy fuertes" entre la ciudadanía para convocar la huelga.

Petición de diálogo al Gobierno, sin éxito

La idea que siempre han tenido las centrales sindicales era la de caminar hacia una escalada de movilizaciones, acompasándola al ánimo de la población. Aunque en ningún momento descartaron convocar una huelga general, su intención siempre ha sido la de parar la reforma antes de tener que llegar a esa decisión. Para ello, además de las movilizaciones en las calles, los sindicatos se han dirigido en numerosas ocasiones al Gobierno para pedirles que abriera un escenario de negociación donde echar por tierra aquellos aspectos de la reforma más lesivos para los trabajadores.

Enviaron dos cartas al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para pedírselo, incluyendo en la última de ellas sus alternativas a la reforma laboral, como la creación de un contrato para empresas de menos de 25 trabajadores con una indemnización creciente de cinco días por trimestre.

Los sindicatos dieron de plazo al Ejecutivo hasta ayer, día en que la reforma se convalidó en el Congreso, para darles una respuesta y anunciaron la convocatoria de sus órganos de dirección para este viernes a fin de decidir si iban o no a la huelga.

Sexta huelga general de 24 horas de la democracia

Ésta será la sexta huelga general de 24 horas de la historia de España y la segunda que se convoca a un Gobierno del PP. La primera huelga que se hizo en el país se celebró en el año 1985 durante el Gobierno de Felipe González por la Ley de Pensiones que, entre otras cuestiones, aumentaba el período de cálculo de las pensiones de 2 a 8 años.

La segunda se celebró en 1988 cuando también gobernaba Felipe González aunque, en esta ocasión, los trabajadores pedían la retirada del plan de empleo juvenil. En 1994 y debido a la reforma laboral, se convocó la última huelga general durante el mandato de González.

En el año 2002, con José María Aznar ya en el Gobierno, CCOO y UGT convocaron un paro general llevado para protestar por las medidas de reforma de la protección por desempleo y de la Ley Básica de Empleo aprobadas por el Ejecutivo popular.

La cuarta huelga a un Gobierno socialista tuvo lugar el 29 de septiembre de 2010, con José Luis Rodríguez Zapatero de presidente. Los sindicatos protestaron por la reforma laboral y las políticas de ajuste del Ejecutivo del PSOE. Hasta la fecha, es la última huelga general de 24 horas celebrada en España.

Además de dichas huelgas, en los años 1978 y 1992 se celebraron dos paros de una hora y de media jornada, respectivamente. En 1978 los sindicatos salieron a la calle motivados por una convocatoria europea, mientras que en 1992 fue el recorte de las prestaciones por desempleo propuesto por Felipe González lo que provocó el paro.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco