Menú

La UE impondrá pérdidas a los poseedores de deuda bancaria

El crédito europeo aplicará quitas a los titulares de participaciones preferentes y deuda subordinada de las entidades rescatadas.

Libre Mercado
0

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha dicho este martes que la recapitalización del sector bancario con el préstamo de hasta 100.000 millones de euros aprobado por el Eurogrupo podría comenzar a finales de julio, con un primer tramo de 30.000 millones de euros, y concluirá en un plazo de 18 de meses.

Esta cantidad podría utilizarse para las entidades que están nacionalizadas (Bankia, Catalunya Caixa, Novacaixagalicia y Banco de Valencia). "Vamos a acelerar el proceso de análisis de capital de las mismas y si está finalizado por ejemplo para finales de julio, que para estas entidades podría ser, entonces se podría hacer la inyección de capital rapidísimamente", ha indicado.

La ayuda a la banca se materializará a través de bonos del fondo de rescate con un vencimiento medio de 12 años y medio. El Fondo Ordenado de Reestructuración Bancaria (FROB) los asignará a las entidades, que podrán descontarlos en el BCE si necesitan liquidez. El tipo de interés podría ser inferior al 3%, según De Guindos. De este modo, el crédito europeo contabilizará como deuda pública y afectará al déficit hasta que exista el nuevo supervisor único europeo, posiblemente a mediados de 2013, momento a partir del cual el Fondo permanente de rescate (ESM, por sus siglas en inglés) podrá recapitalizar directamente entidades.

Condiciones a las entidades rescatadas

A cambio del rescate bancario, el Eurogrupo ha impuesto a España numerosas condiciones, tanto a nivel financiero como macroeconómico. Entre ellas, destaca la aplicación de quitas a parte de los acreedores de las entidades que precisen ayuda. Así, según el memorando de entendimiento acordado este martes por el Eurogrupo, y tal y como establece la normativa comunitaria sobre ayudas de Estado, los titulares de capital híbrido y deuda subordinada de las entidades rescatadas tendrán que asumir pérdidas en sus inversiones (quitas) con el fin de reducir al mínimo el coste de la reestructuración para los contribuyentes. De este modo, los tenedores de participaciones preferentes y bonos subordinados perderán parte de su inversión.

No es la primera vez que sucede. El rescate de la banca irlandesa y griega haciendo uso de fondos europeos ya penalizó a los tenedores de bonos en porcentajes elevados. Según la normativa europea los tenedores de bonos sénior quedarían salvaguardados de una posible quita.

El listado de condiciones financieras que incluye el memorando también impone la necesidad de activar "planes de resolución" [es decir, de cierre] "para los bancos no viables que necesiten fondos públicos". Siempre garantizando la estabilidad financiera, en particular con la protección de los depósitos bancarios, e impidiendo así un coste excesivo para el contribuyente.

Por otro lado, la UE clasificará a las entidades financieras españolas en cuatro grupos: en el grupo 0 estarán las entidades sanas; en el grupo 1 estarán las entidades nacionalizadas; en el grupo 2 estarán las entidades que suspendan las pruebas de resistencia y no sean capaces de captar fondos por sí mismas; y en el grupo 3 estarán las que suspendan pero tengan planes de recapitalización creíbles sin ayuda estatal. Las entidades del grupo 0 deberán aportar sus activos tóxicos a un banco malo que deberá estar creado antes de fin de año. En octubre se establecerá qué entidades pertenecen a los grupos 0, 2 y 3, en función de las pruebas de resistencia.

Exigencias al conjunto del sector financiero

Por lo que se refiere a los requisitos para el conjunto del sector, el memorando de condiciones pactado este martes obliga a todos los bancos españoles a reforzar su nivel de capital básico hasta el 9% "al menos hasta 2014", e impiden "en cualquier caso" que las instituciones de crédito reduzcan su capital respecto al nivel que tendrán en diciembre de 2012 sin autorización previa del Banco de España.

Además, se aumenta la transparencia y el marco de gobierno corporativo de las antiguas cajas y se refuerzan los mecanismos de liquidación bancaria, "clarificando" los poderes del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria y del Fondo de Garantía de Depósitos. En concreto, Europa exige una reforma de las cajas con el fin de que dejen "eventualmente" de controlar bancos filiales e impone incompatibilidades entre los Consejos de Administración de las cajas y de sus bancos participados. En noviembre de 2012, el Gobierno deberá estar listo para aclarar el papel que tiene en las cajas de ahorros en su calidad de accionistas de los bancos. La idea es reducir la participación de las cajas en sus bancos filiales por debajo del nivel de control.

Finalmente, el Eurogrupo obliga a reforzar el papel del Banco de España en detrimento del Ministerio de Economía, para que resulte más eficaz e independiente, y a potenciar los mecanismos no bancarios de financiación de la economía, como el capital riesgo. Por otro lado, obliga a crear una institución fiscal independiente que supervise la política fiscal española, y sostiene que el Banco de España deberá poner en marcha un examen interno para identificar las deficiencias más graves antes del final de octubre de 2012, en especial en los cuerpos de inspectores encargados de evaluar "las vulnerabilidades y el riesgo en el sistema financiero".

Además, el memorando exige aprobar una legislación de protección del consumidor para evitar episodios como los de la deuda subordinada y las participaciones preferentes, y en general en los productos que no están bajo el paraguas del Fondo de Garantía de Depósitos (FDG).

Y requisitos macroeconómicos

Asimismo, a nivel macro, el ministro de Economía ha admitido que el memorando recoge expresamente la obligación de España de cumplir las exigencias de recortes impuestas por el procedimiento por déficit excesivo así como las recomendaciones realizadas por la Comisión, como la de subir el IVA y suprimir la reducción de vivienda.

Guindos ha explicado que Finlandia es el único país de la eurozona que ha pedido avales a cambio de su parte de la contribución al rescate bancario español, que no cubrirán el 100% sino un porcentaje "muy inferior". El Gobierno está negociando ya con las autoridades finlandesas para lograr un acuerdo antes del 20 de julio para que el parlamento del país nórdico respalde la ayuda a España. El memorando se firmará así en una próxima reunión del Eurogrupo en esa fecha.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios