Menú

La Comisión Europea entierra los 'brotes verdes' de Mariano Rajoy

Paro del 26%, deuda del 100% del PIB y déficit del 6% hasta 2014, según Bruselas. El PIB caerá un 1,4% el próximo año frente al 0,5% del Gobierno.

Paro del 26%, deuda del 100% del PIB y déficit del 6% hasta 2014, según Bruselas. El PIB caerá un 1,4% el próximo año frente al 0,5% del Gobierno.
El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy | Archivo

Nuevo jarro de agua fría a las previsiones económicas y, por ende, presupuestarias del Gobierno, en este caso por parte de Bruselas. En las últimas semanas, distintos miembros del Ejecutivo, incluido el propio presidente, Mariano Rajoy, han trasladado a la opinión pública un discurso tendente a enfatizar las señalas positivas que presenta la economía española, una especie de lavado de imagen que a muchos ha recordado los ya famosos "brotes verdes" del anterior Gobierno socialista.

Primero, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, afirmó a finales del pasado octubre que "estamos saliendo ya de la crisis" ante la existencia de ciertos indicadores que apuntan a la recuperación. Después fue el ministro de Economía, Luis de Guindos, el que destacó ciertos signos positivos, hasta el punto de afirmar a la prensa extranjera que "el futuro de España es brillante". Y, por último, Rajoy, tras indica ayer que "el próximo año será mejor" y en 2014 "volverá el crecimiento". La combinación de estos mensajes sirve como base al Gobierno para rechazar que España precise un rescate por parte de la UE a corto plazo, al tiempo que contrarresta las numerosas críticas que han recibido las previsiones incluidas en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2013.

Lo cierto es que el sector privado español sí presenta ciertos datos positivos a tener en cuenta, tales como el saldo por cuenta corriente, el desapalancamiento de familias y empresas o la estabilización que parece reflejar el empleo privado. El Gobierno elaboró un documento en el que se recogen dichos indicadores positivos. De hecho, estas señales acaban de ser ratificadas por Bruselas en sus previsiones económicas de otoño publicadas este miércoles. Los técnicos europeos aplauden la reforma laboral por flexibilizar la rígida regulación previa, evitando así un paro aún mayor; se felicitan de la buena evolución del sector exterior español; y destacan la actual moderación salarial.

Sin embargo, la Comisión Europea (CE) considera en su informe que estos signos todavía son insuficientes para neutralizar la gravedad de otros indicadores económicos. Por ello, empeora, prácticamente, todas las previsiones del Gobierno. Así, la CE estima que el PIB caerá un 1,4% este año y un 1,4% adicional en 2013 -frente a la contracción del 0,5% que incluyen los PGE-, para crecer luego un 0,8% en 2014; asimismo, el paro escalará hasta el 26,6% en 2013 frente al 24,3% previsto en los PGE, y apenas bajará hasta el 26,1% en 2014 (seis millones de personas).

¿La razón? Fuerte caída del consumo interno y de la inversión, un menor impacto de la demanda exterior, el desapalancamiento privado, el ajuste fiscal y la restricción crediticia. Además, el ajuste en los precios de la vivienda (que acumula un 28% en términos reales y un 36% en términos reales desde su pico en 2007) proseguirá "debido a que queda un gran número de casas no vendidas"; y la inflación se mantendrá más o menos estable hasta finales de 2013 debido al impacto de los precios de la energía, la subida del IVA, el copago farmacéutico y el aumento de las tasas universitarias (prevé una inflación media del 2,5% este año, 2,1% en 2013 y el 1,3% en 2014).

Previsiones de la Comisión Europea

Más déficit y deuda

Lo más preocupante, si cabe, es la evolución de las cuentas públicas. Bruselas tumba por completo las estimaciones del Ejecutivo en esta materia al señalar que España incumplirá los objetivos de reducción de déficit pactados con la UE los próximos tres años. La brecha fiscal se situará en 8% del PIB este año -7% si se descuentan las ayudas a la banca-, lejos del objetivo del 6,3%; en el 6% en 2013 frente al 4,5% previsto; y en el 6,4% en 2014 en lugar del 2,8% comprometido.

En cuanto al déficit, la Comisión denuncia que "la consolidación fiscal apenas ha avanzado durante los primeros ocho meses de 2012" y que la caída de ingresos, el pago de los intereses de la deuda y el aumento de transferencias sociales "casi contrarrestan" los ahorros logrados con los recortes. Aunque sí espera una mayor consolidación fiscal en la segunda mitad del año gracias a la subida del IVA y los recortes de las CCAA, advierte de que las medidas previstas en los PGE y en los planes regionales sólo permitirán una rebaja del déficit del 1% del PIB en 2013.

En 2014 -año en que vence el plazo que la UE ha dado a España para situar su déficit por debajo del 3%- la expiración de la subida del IRPF aprobada por Rajoy el pasado diciembre "prácticamente contrarrestará la consolidación prevista incluida en el plan presupuestario 2013-2014". Además, Bruselas avisa de riesgos a la baja porque todavía se desconoce cuánto dinero necesita la banca y porque podría haber una mayor caída de ingresos. Como resultado, el déficit estructural -sin tener en cuenta el impacto de la recesión y el pago de intereses- pasará del 6% del PIB en 2012, al 4% en 2013 y al 5,3% en 2014.

Por otro lado, el elevado déficit, la contracción del PIB, el impacto del rescate bancario y los elevados costes de financiación acabarán disparando la deuda pública desde el 86,1% en 2012 al 92,7% en 2013 y al 97,1% del PIB en 2014. Es decir, según la Comisión, España contará con un paro del 26%, un déficit del 6% y una deuda de casi el 100% hasta 2014.

En cuanto a la crisis del euro, Bruselas dice que el anuncio por parte del Banco Central Europeo (BCE) de su nuevo programa de compra de deuda ha reducido la presión sobre España, pero "la incertidumbre se mantiene elevada y las condiciones de financiación están sometidas a una tensión considerable".

Temas

En Libre Mercado