Menú

Montoro castiga a las empresas con los impuestos más altos de la UE

La nueva fiscalidad del PP resta a las compañías cerca del 60% de sus ingresos en 2012, la cuarta más elevada de Europa, según un informe de PwC.

0
La nueva fiscalidad del PP resta a las compañías cerca del 60% de sus ingresos en 2012, la cuarta más elevada de Europa, según un informe de PwC.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro | Archivo

"España es uno de los países de la UE que más avances ha realizado en la simplificación de su sistema tributario en los últimos ocho años"... hasta que llegó 2012. Ésta es una de las conclusiones más relevantes del informe Paying Taxes 2013, elaborado por PwC Tax and Legal Services, el despacho de abogados y asesores fiscales de PwC, junto con el Banco Mundial e IFC.

Efectivamente, desde 2006, el tiempo medio que dedican las empresas españolas al cumplimiento con Hacienda ha descendido desde 298 horas hasta 167 en 2011, mientras que el coste total de la carga tributaria ha descendido 23 puntos porcentuales, del 61,8% hasta el 38,7% de sus ingresos netos, entre otros avances significativos. Sin embargo, en 2012, el Gobierno de Mariano Rajoy, incumpliendo su compromiso electoral, decidió disparar la fiscalidad de empresas y particulares para tratar de reducir el déficit público.

Como resultado, España no sólo goza ya de una de las fiscalidades más elevadas de toda Europa en materia de IRPF y tributación sobre el capital (ahorro) sino que, tras las últimas medidas aprobadas por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, también sufrirá uno de los sistemas fiscales más confiscatorios sobre las empresas.

"Después de restringir las deducciones a la amortización, a los costes financieros y por compensación de bases negativas, las empresas españolas quedarían entre las más gravadas de la UE", según señaló el socio de la firma Jaume Cornudella durante la presentación del estudio el pasado martes. En concreto, la fiscalidad española pasaría de suponer el 38,7% de los ingresos empresariales, la duodécima posición de Europa, a un nivel próximo al 60% (un aumento de más de 20 puntos porcentuales), la posición 27 de un total de 30 países europeos.

Es decir, las compañías nacionales estarían pagando ya los impuestos más altos de toda Europa, por encima de Bélgica, y sólo por detrás de Francia, Estonia e Italia. En apenas un año, Montoro ha elevado más de un 50% la carga tributaria que soporta el sector productivo, con el objetivo de elevar la recaudación del Impuesto de Sociedades, tras desplomarse desde los 45.000 millones en 2007 a una tercera parte durante los años de crisis.

Avances desde 2006 hasta 2011

De este modo, tras varios años consecutivos en los que la fiscalidad empresarial registró avances positivos, el año 2012 ha supuesto un fuerte retroceso en esta materia. Así, según el citado informe, que analiza los regímenes fiscales de 185 países y su impacto en las empresas, las compañías españolas destinaron 167 horas a cumplir sus obligaciones con el Fisco en 2011 (un 10% menos que en 2010 y 17 horas menos que la media europea), situándose en el puesto 13 del ranking de la UE, por delante de países como Alemania (207 horas) o Italia (269 horas).

Bulgaria y la República Checa son los dos países que exigen una dedicación muy por encima de la media con 454 y 413 horas, respectivamente. En cambio, Luxemburgo (59 horas), Irlanda (80 horas) y Estonia (85 horas) se mantienen en los tres primeros puestos de la tabla.

Las cotizaciones a la Seguridad Social son las que acapararon mayor cantidad de tiempo en las diferentes economías europeas. En el caso de España, las empresas invirtieron en ellas 90 horas el pasado año, es decir, el 54% de su tiempo. Por lo que se refiere a los impuestos sobre el consumo (IVA), de media, las empresas europeas dedicaron el 32% de su tiempo a estos tributos. En España, el porcentaje fue ligeramente inferior, un 26%, con un total de 44 horas.

En relación con el número de pagos, la media europea se situó en 12,8 pagos en 2011, siendo Europa la región con una tasa más baja después de Norteamérica. Esta cifra tan baja se explica por el uso generalizado de los sistemas electrónicos de presentación y pago de los principales impuestos. En España, los pagos que deben afrontar las empresas fueron 8, al mismo nivel que países como Francia (7 pagos), Alemania (9 pagos) o Reino Unido (8 pagos). Solamente Rumanía, Islandia y Chipre contó con un número de pagos superior a la media mundial (27).

El coste total de la carga tributaria (de impuestos sobre los ingresos netos) de las empresas se ha ido reduciendo en los últimos años en Europa, pasando de estar próximo al 50% en 2006 al 42,6% de media que recoge esta edición del informe. La crisis económica y los mayores incentivos fiscales están en el origen de esta reducción.

En España, la carga tributaria para las empresas fue de un 38,7% en 2011, siendo las cotizaciones y los impuestos laborales los que más peso tienen. Y ello, gracias, en gran medida, al anterior régimen fiscal de libertad de amortización para las inversiones en activos fijos nuevos, ya que supuso una reducción importante en el impuesto sobre sociedades. Montoro, sin embargo, ha eliminado este tipo de deducciones.

Alberto Monreal, socio de la firma, advierte de que, aunque la mayor parte de las medidas fiscales aprobadas potr el Gobierno tendrán una duración limitada, afectando únicamente a la recaudación de 2012 y 2013, "la forma en la que la economía va evolucionando podría alterar este escenario de manera significativa".

Carga fiscal sobre las empresas en 2011

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot