Menú

Pánico en Chipre a que el 'corralito' se prolongue sine die

Las autoridades podrán congelar cuentas y depósitos, reducir la disposición de efectivo en cajeros, restringir transferencias...

Aunque el Gobierno de Chipre anunció que los bancos del país permanecerán cerrados hasta el próximo martes, sus ciudadanos, muy probablemente, tendrán que acostumbrarse a hacer largas colas en los cajeros automáticos para retirar algo de dinero en metálico. ¿Cuánto? Lo que, arbitrariamente, definan las autoridades monetarias del país como "lo mínimo para vivir".

Entre las medidas que pretende aprobar el Gobierno chipriota, destaca la posibilidad de otorgar poderes especiales al ministro de Finanzas o al gobernador del Banco Central de Chipre para imponer controles de capital en el país durante un tiempo indeterminado. "El propósito de esta ley es, en caso de emergencia y por razones de seguridad, dotar de poderes al ministro o al gobernador (del banco central) para adoptar e imponer medidas restrictivas temporales, incluyendo controles de capital", según el texto que se someterá a aprobación parlamentaria.

El citado control de capitales incluye las siguientes medidas (aquí el texto original en griego):

1. Restricciones para retirar dinero en efectivo de los cajeros: hasta ahora la mayoría de bancos del país permitían a sus clientes retirar hasta un máximo de 1.000 euros al día de sus cuentas, pero el jueves la segunda entidad del país (Laiki Bank) decidió reducir esta cuantía a 260 euros por cliente y día, tras el visto bueno del Banco Central.

2. Prohibición de retirar depósitos a plazo: lo normal es que si un cliente quiere recuperar su depósito a plazo tenga que abonar una comisión en forma de penalización, pero ahora estos fondos podrían quedar congelados hasta su vencimiento.

3. Renovación obligatoria de depósitos: las autoridades monetarias podrían incluso decretar la renovación obligatoria de todos los depósitos a plazo del país tras su vencimiento. Esto significa la congelación por tiempo indeterminado de todos los depósitos a plazo, en función de lo que determinen las autoridades monetarias. Es decir, si una persona tiene un depósito a 1 año, por ejemplo, no sólo no podrá retirarlo antes sino que podría verse obligado a renovarlo de forma indefinida, con lo que no podría recuperar su dinero hasta que así lo autorice el Gobierno.

4. Conversión de cuentas en depósitos: las autoridades también podrán convertir meras cuentas corrientes en depósitos a plazo si lo estiman conveniente. Esto, junto a las anteriores medidas, restringiría de forma muy sustancial la retirada de dinero y, por tanto, el acceso de los chipriotas a metálico.

5. Prohibición o restricción de transacciones electrónicas, uso de tarjetas de crédito/débito y cheques: las autoridades podrán limitar todo tipo de transacciones no monetarias y todo tipo de movimientos financieros tanto dentro del país como hacia el exterior. Esto impedirá a los chipriotas disponer libremente de su dinero para poder transferirlo o moverlo a otro banco o fuera del país.

6. El movimiento de capitales, pagos y transferencias podrá limitarse y restringirse en la medida que estimen los poderes públicos.

7. Cualquier otra medida que el Ministro de Hacienda o el gobernador del Banco Central de Chipre considere conveniente por razones de orden público y seguridad.

El BCE extenderá el control de capitales

En Bruselas, la Comisión Europea se presenta como mera comparsa "técnica" en el caso de que Chipre prolongue el corralito al que -recuerdan fuentes del Ejecutivo comunitario- tiene derecho. "La restricción del libre movimiento de capitales es una decisión unilateral de los países", ha destacado este viernes la portavoz del comisario de Servicios financieros, Michel Barnier, que ha aclarado que Chipre no necesita ninguna "luz verde" para extender el corralito indefinidamente cuando el martes abran los bancos.

Así, pues, Chipre puede decidir, sin permiso de Bruselas, mantener el corralito hasta cuando estime necesario, siempre que que se den razones de "interés general, orden público, seguridad o estabilidad financiera". Lo que sí podría hacer la Comisión Europea es pedir explicaciones sobre si, efectivamente, se dan esos criterios definidos en los tratados.

Pero es que, además, el corralito ni siquiera tiene por qué depender en última instancia de las autoridades chipriotas. Según informa este viernes la prensa alemana, el Banco Central Europeo (BCE) prepara controles de circulación de capitales en Chipre para evitar la fuga masiva de depósitos. "Independientemente del resultado de las negociaciones, el BCE prepara una limitación masiva de la circulación de capital", según el rotativo Handelsblatt.

Añade que la entidad monetaria europea prevé "congelar los depósitos de los ahorradores y permitir transferencias sólo con la aprobación anterior del banco central nacional", el Banco de Chipre. El BCE teme que se produzca un pánico bancario en el país si los bancos abren sus puertas con normalidad el próximo martes, tal y como se anunció en un principio. Es decir, que los ahorradores, tanto nacionales como extranjeros, exijan la devolución de todos sus depósitos. Así pues, lo más probable es que se imponga algún tipo de control de capitales por tiempo indefinido. El corralito bancario en Chipre podría alargarse durante meses, según distintas fuentes financieras.

La idea inicial es que "los ciudadanos tengan acceso a dinero en efectivo suficiente para seguir con su vida". Es decir, que puedan retirar lo mínimo imprescindible para afrontar el día a día. Una cuantía límite que, en todo caso, será determinada por las autoridades monetarias de Chipre o de la zona euro.

Temas

En Libre Mercado